El qué y porque desde Washington: 'Los Tres Amigos' y el daño de las críticas mutuas

El presidente estadounidense Joe Biden, el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador y la primera dama estadounidense Jill Biden participan en una ceremonia el lunes 9 de enero de 2023, en el Palacio Nacional, en la Ciudad de México. (AP Foto/Andrew Harnik)
El presidente estadounidense Joe Biden, el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador y la primera dama estadounidense Jill Biden participan en una ceremonia el lunes 9 de enero de 2023, en el Palacio Nacional, en la Ciudad de México. (AP Foto/Andrew Harnik) (Andrew Harnik / Associated Press)

El presidente Joe Biden está en México tratando de mantener estable la relación comercial de los tres países de Norteamérica. Ahí también está el primer ministro de Canadá para la décima reunión cumbre de los llamados ‘Tres amigos”. Le tocó al presidente de México ser el anfitrión.

Hoy en esta reunión de socios comerciales, vecinos y supuestos “amigos” resulta curioso revisar la prensa de los tres países, porque cada una publica a su manera los detalles, no tanto del éxito económico del tratado, sino de los conflictos que ponen en duda la salud de esta relación. Al leer estas crónicas, surge la duda de si esta relación entre los, “tres amigos” está cumpliendo los objetivos que la hacen necesaria.

Se hace evidente que muchos de los conflictos son verdad. Esto es normal porque en relaciones tan dinámicas en las que participan los tres gobiernos y millones de empresas y empresarios de todos tamaños y giros, hay naturalmente todo tipo de incendios grandes y pequeños. Por eso fue necesario que los tres países incluyeran desde el diseño original del tratado, muchos mecanismos para que los conflictos se resuelvan, sin necesidad de que nadie salga lastimado... o al menos, muy lastimado.

Pero cuidado, también hay muchos malos entendidos, causados por los intereses políticos locales que ocurren en los tres países. Los políticos los usan porque les conviene. Son los políticos de cada país quienes prenden estas llamaradas para servir a sus propios intereses locales. Y lo que hay que decir es ¡cuidado! Seguir haciéndolo descuidadamente, o pensando que nadie fuera del país de origen se va a enterar, puede malograr toda la relación.

Las tormentas creadas por los políticos, para beneficio local

En privado todos los días Estados Unidos, México y Canadá tratan de entenderse uno con otro. La verdad no es fácil, especialmente por las enormes diferencias culturales de los estadounidenses y los canadienses con los mexicanos. Pero Don Dinero es un gran motivador. Y esto convence a los tres pueblos de la necesidad de entenderse. El Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (T-MEC) en 1994 nació fuerte y ha seguido creciendo.

Hoy en enero del 2023 es uno de los pactos comerciales más importantes del planeta. Anote usted, este acuerdo comercial entre los tres países registra ya un intercambio de 50 mil dólares estadounidenses por cada segundo, de cada minuto, de cada hora de todos los días del año.

Fue bajo el T-MEC, y gracias a él que el comercio ya recuperó los niveles que tenía previos a la pandemia del covid. Y que hoy, a pesar de la posible recesión, el tratado sigue creciendo a un promedio de 6 % en toda la región norteamericana.

Para borrar las malas interpretaciones de los muchos mexicanos que creen que encontrarían esto mismo en otros países. Entérese que durante el año 2021, un récord del 75 % de las importaciones canadienses y mexicanas provino de Estados Unidos. Esto hace que ambos países sean ya los mayores mercados de exportación de EE.UU. esto los hace los principales socios comerciales del mayor mercado del mundo.

El T-MEC representa más del doble del comercio que EE. UU. tiene con China. Sí, leyó usted bien. Más del doble del comercio que existe entre los dos gigantes económicos del planeta.

Los chismes que se vuelven conflictos 

Muchos políticos mexicanos habitualmente hablan mal de Estados Unidos, y eso les reditúa ventajas con sus bases. Al mismo tiempo, hay que decir que los políticos estadounidenses también hacen lo mismo, porque también eso les da buenos frutos.

Criticar e insultar, no solo a los políticos mexicanos, sino a México es políticamente correcto para la derecha estadounidense. El problema se hizo peor cuando Donald Trump enseño a usar estos conflictos artificiales para ganar adeptos y distraer de los problemas internos de cada país.

Ahora con los ultraconservadores controlando la nueva Cámara baja, habrá acciones que si no van a dañar a la relación bilateral, si seguro, la van a irritar.

Los canadienses ya entraron a la misma jugada y en la antesala de esta décima reunión de mandatarios de Norteamérica. La prensa canadiense se ha referido a varios desacuerdos comerciales con Washington publicando encabezados como el que leía: “Con amigos como Estados Unidos, Canadá no necesita enemigos”.

La agridulce relación bilateral será mucho más agria y mucho menos dulce

En cuanto a México, ya se cumplieron cuatro años de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, y esta es la primera vez desde el inicio de la era moderna en México, que su presidente, no tiene relaciones directas con los miembros del congreso de Estados Unidos. Es la primera vez, que el presidente mexicano no ha levantado ni un dedo para propiciar una relación de amistad cercana con los legisladores estadounidenses.

Sí esa relación existiese y fuera buena hoy, eso seguramente habría aminorado la comezón que causa en los lideres políticos de Estados Unidos, el saber que el presidente mexicano es más amigo de Cuba, Venezuela y Nicaragua, que de sus vecinos del norte con quienes tiene tanto en juego diario.

Por eso también es que en esta capital no saben cómo interpretar a AMLO y sus criticas constantes hacia Estados Unidos.

“Ojo”, cuando las relaciones personales no existen, las malas interpretaciones y los malentendidos dañan seriamente las vidas, empresas y destinos que dependen de ella. Y de la relación México -Estados Unidos- Canadá dependen muchas vidas y haciendas.

En Washington también, a muchos políticos les cuesta entender que en la Ciudad de México, no se reconozca que las relaciones exteriores en EEUU no las lleva exclusivamente la Casa Blanca, y que el Congreso tiene a miembros poderosos e influyentes cuya función incluye ser parte de las consultas internacionales. Por eso se preguntan… “Si lo sabe y lo entiende el mundo entero… ¿Porque México elige ignorarlo?

Lo que se anticipa del nuevo congreso republicano

Tom McClintock, congresista republicano por California y principal republicano en el Subcomité de Inmigración y Ciudadanía-- del Comité Judicial de la Cámara, es autor de una cantaleta que los gobernadores republicanos ya adoptaron, y que afirma:

“Cada comunidad en Estados Unidos ya se convirtió en una comunidad fronteriza”.

Los gobernadores republicanos lo usan, porque con eso muy eficientemente ya convencieron a millones de votantes en EEUU. que el presidente Joe Biden y los demócratas crearon una política migratoria de puertas abiertas en la frontera con México. Eso por cierto no es verdad, pero aun así, ya les costó a los demócratas millones de votos que hubieran necesitado para mantener la mayoría de la Cámara de Representantes.

En el nuevo Congreso, número 118 de Estados Unidos, el representante republicano Michael McCaul de Texas, seguramente será el próximo presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la cámara baja.

McCaul es un crítico de la falta de acciones mexicanas creíbles contra el narcotráfico, y por eso afirma que esa inacción es, “Un Peligro Claro y Presente para la Seguridad Nacional de Estados Unidos”.

McCaul ya introdujo recientemente H.R. 9167: “La Ley de Asociación para Combatir el Tráfico Internacional de Drogas y el Contrabando de Personas, de 2022”. Esta otorgaría a Aduanas y Protección Fronteriza la autoridad permanente para operar en países extranjeros y proteger así a los estadounidenses, de la actividad delictiva internacional.

¿Sabe usted que mal caerá esto en México?

Y que mal caerá también que Jim Jordan, congresista republicano por Ohio, sea el nuevo presidente del Comité Judicial de su Cámara. Jordan ya advirtió… “Necesitamos legislación para hacer permanente el plan, “Remain in Mexico” (Permanecer en México). Y necesitamos legislación para construir el muro. El próximo congreso, va a terminar todo el muro”.

Otro más, el congresista Chip Roy, republicano por Texas, está ya comprometido para presentar en el nuevo congreso, lo que los congresistas conservadores llaman… “HR 1 -Paquete de Seguridad Fronteriza”.

Todo esto que le informo, más que ser parte de una estrategia real, es un juego electorero similar al que habilitaron los demócratas en el 2018 y que les sirvió para ganar el control de la Cámara de Representantes.

Los republicanos ahora han hecho públicos una serie de proyectos de ley, que más que ser lo que parecen, son en realidad posturas con cero posibilidades de convertirse en ley, pero que les demuestra a millones de personas aun en estados no afectados por la inmigración indocumentada, que la prioridad del partido republicano, es contra la carga, que según ellos, representan los inmigrantes.

No hay que tomarlo personal. Pero si hay que reconocer que a la derecha, todo lo anterior le sirvió para ganar el congreso en el 2022, y por eso puede usted apostar que lo volverán a usar otra vez... Para retomar la presidencia en el 2024.

* Por casi tres décadas el periodista Armando Guzmán se ha ganado el reconocimiento en México y Estados Unidos por su cobertura en Washington. Puede seguirlo en los diferentes medios y plataformas, como radio, televisión, prensa escrita e internet.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.