Visitas de jueces a Olivos: la Cámara de Casación se negó a apartar a Mariano Borinsky en la causa por espionaje

Hernán Cappiello
·3  min de lectura
Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación
Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación

La Cámara Federal de Casación resolvió que la visita de un juez a Mauricio Macri cuando era presidente no es causal para anular una sentencia vinculada con la causa que investiga hechos de espionaje ilegal durante su gobierno, ni para que ese juez, Mariano Borinsky, deje de intervenir en el caso.

Así lo resolvió la Sala IV de la Casación con el voto del propio Borinsky y de su colega Javier Carbajo, que rechazaron in limine (es decir, sin más trámite) los planteos de nulidad y recusación. La jueza Angela Ledesma votó en disidencia porque dijo que debía pedirse opinión a las partes antes de resolver.

Los jueces Carbajo y Borinsky escribieron que las razones por las cuales se reclamaba la recusación estaban basadas “en expresiones imprecisas y conjeturales” y dijeron que “el requerimiento de desplazamiento de uno de los jueces [Borinsky] de una causa no puede, válida y legítimamente, sustentarse en esa clase de hipótesis especulativas, sin mengua de la garantía del juez natural”.

La solución ante este planteo preanuncia lo que puede ser una respuesta en caso de que prospere otro pedido de nulidad, el que anunció que iba a plantear Cristina Kirchner en la causa del pacto con Irán, donde interviene la misma sala de la Cámara de Casación.

El caso que ahora se resolvió fue planteado por Rafael Resnick Brenner, condenado por la Causa Ciccone, y por Jorge Chueco, condenado por lavado de dinero junto con el empresario Lázaro Báez. Ambos son querellantes en la causa del espionaje ilegal que tramitó en los tribunales federales de Lomas de Zamora porque fueron escuchados ilegalmente mientras estuvieron presos en la cárcel de Ezeiza.

La Casación rechazó también un planteo contra Gustavo Hornos, que ya no integra la Sala IV del tribunal
Daniel Jayo


La Casación rechazó también un planteo contra Gustavo Hornos, que ya no integra la Sala IV del tribunal (Daniel Jayo/)

La Sala IV de Casación -cuando estaba integrada por Borinsky, Carbajo y Gustavo Hornos- decidió que el expediente debía tramitar en Comodoro Py 2002 y no en la justicia federal de Lomas de Zamora. Los abogados de los condenados dijeron que Macri “contaba con la aquiescencia de algunos jueces del fuero federal que se prestaron a estos fines espurios”. Y aportaron lo que dicen que es una foto de la pantalla del teléfono del secretario privado de Macri Darío Nieto, donde aparece como agendado un diálogo con el juez Borinsky sobre una “denuncia”. El peritaje sobre se celular está impugnado y Nieto denunció que le plantaron mensajes.

“Siendo su correveidile, tenía apuntado en su teléfono celular un recordatorio para contactar a Borinsky por un tema relacionado con una ‘denuncia administrativa y penal’, lo cual demuestra familiaridad cuando no amistad”, afirmaron los abogados.

Pero Borinsky y Carbajo fulminaron las objeciones y la nulidad. En cuanto a la recusación señalaron que “los peticionantes postulan la existencia de supuestos de recusación que se basan en expresiones imprecisas y conjeturales”.

En cuanto a la nulidad, recordaron que las reglas del tribunal señalan que sus fallos no son atacables mediante este incidente, revocatoria o reconsideración, sino que el camino para cuestionarlos es presentar un recurso extraordinario federal.

Los abogados también recusaron al juez Gustavo Hornos por sus visitas a Macri en la Casa Rosada. Pero los jueces declararon abstracto el planteo porque este año Hornos no integra la Sala IV de la Cámara de Casación.

Angela Ledesma, en disidencia, dijo que correspondía dar vista a las partes antes de tomar una decisión, máxime cuando afectaba a uno de los jueces. “Resulta ineludible cumplir con el trámite previsto y, además, dar intervención a todas las partes, de modo de garantizar el derecho de defensa y la contradicción; con el fin de impartir un trámite igualitario en todas las incidencias de este caso y evitar, en definitiva, mayor litigiosidad y la posible afectación de derechos”, escribió.