La violencia de los cárteles causa estragos en México, ¿deberías cancelar tu viaje?

·11  min de lectura
La violencia del narcotráfico ahora afecta los principales centros turísticos de México  (AFP via Getty Images)
La violencia del narcotráfico ahora afecta los principales centros turísticos de México (AFP via Getty Images)

A principios de 2020, dos viajeros estadounidenses conducían a través de la boscosa región de Tabasco en México hacia el centro turístico costero de Cancún cuando hombres armados detuvieron su automóvil.

En un vídeo de la cámara al interior del vehículo que se volvió viral el año pasado, los hombres armados parecen interrogar a los estadounidenses en español antes de darse cuenta de que solo son turistas. “No hay problema, no hay problema”, dice un hombre armado en inglés, pone una mano en el hombro del conductor y estira la otra para estrechar la mano del pasajero.

El presunto incidente ilustra la tensa situación que enfrentan los extranjeros que visitan México. Si bien las notorias bandas criminales del país rara vez atacan de forma directa a los viajeros, los sangrientos conflictos entre ellas parecen extenderse a las principales áreas turísticas.

El miércoles, el Departamento de Estado de EE.UU. amplió su advertencia de “no viajar” para cubrir seis de los 31 estados de México e instó a los estadounidenses a “reconsiderar viajar” a otros 11 después de una ola de violencia orquestada por cárteles criminales en todo el país.

En una semana, asesinaron a civiles asesinados, además de incendiar automóviles y edificios a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, incluso en el popular destino turístico de Tijuana.

“Hasta hace poco, mi consejo ha sido que definitivamente no cancelaría mi viaje a México debido a los informes de violencia”, le dice a The Independent Ken Bombace, un exoficial de inteligencia militar de EE.UU. cuya compañía, Global Threat Solutions, proporciona guardaespaldas para turistas.

“Sin embargo, parece que la violencia entre los cárteles se ha extendido cada vez más a las áreas más visitadas por los turistas... y los turistas incluso han sido víctimas de las peleas entre pandilleros en áreas que a menudo se pensaba que estaban fuera del alcance de los cárteles, como como hoteles, resorts y restaurantes”.

Para los extranjeros y para los millones de mexicanos que dependen del turismo para sus ingresos, surge la pregunta de qué tan seguro es ser turista en México en estos momentos.

Cárteles causan estragos en México en semana de “narcoterrorismo”

El turismo representará alrededor del 8,3 por ciento del PIB de México en 2022, según el gobierno federal mexicano, y contribuirá con US$35.000 millones. El año pasado, alrededor de 31 millones de extranjeros visitaron el país, luego de un descenso durante los comienzos de la pandemia de covid-19.

Una gran parte de esa industria proviene de EE.UU., cuyos ciudadanos representaron el 81 por ciento de todas las llegadas a México por vía aérea entre enero y agosto del año pasado.

En los estados centrales de Jalisco y Guanajuato, más de dos docenas de tiendas de conveniencia y numerosos autos y autobuses fueron incendiados en lo que parecía ser un ataque de venganza por parte del CJNG (Cártel Jalisco Nueva Generación) debido a la detención de Ricardo Ruiz, conocido como “RR”. o, a también, “El YouTuber” por su papel en los vídeos de propaganda del cártel.

En Tijuana, un popular destino turístico y de fiestas para los estadounidenses que cruzan la frontera desde California y el oeste de EE.UU., al menos robaron y quemaron dos decenas de vehículos, mientras que los informes de que el Cartel de Jalisco había declarado un toque de queda provocaron que sus calles normalmente concurridas se vaciaran.

Esa semana de caos ocurrió después de una serie de incidentes en los que asesinaron a turistas o quedaron atrapados en el fuego cruzado entre pandillas, incluido un tiroteo en una playa cerca de Cancún en noviembre pasado el cual hizo que cientos de turistas buscaran refugio y varios resultaron heridos.

José Andrés Sumano Rodríguez, profesor especializado en violencia fronteriza en el Colef (Colegio de la Frontera Norte) en Tijuana, le comentó a The Independent que los ataques en su ciudad parecían tener la intención de aumentar las estafas de protección de los perpetradores al sembrar el terror entre los negocios locales.

“Las motivaciones detrás de cada uno de estos ataques son muy diferentes, [pero tienen] varios patrones comunes", dice. “Esta parece ser una táctica creciente de los grupos criminales mexicanos, quienes han aprendido de experiencias pasadas con el gobierno federal... [ellos] creen que pueden lograr mejores resultados al generar terror y miedo en la población en lugar de involucrarse en un conflicto contra el ejército”.

Imagen del vídeo vital grabado a inicios de 2020 que muestra a dos turistas estadounidenses ser interceptados por miembros de un cártel en Tabasco (YouTube)
Imagen del vídeo vital grabado a inicios de 2020 que muestra a dos turistas estadounidenses ser interceptados por miembros de un cártel en Tabasco (YouTube)

Otros describieron los ataques como “narcoterrorismo”, es decir, intentos de los cárteles de la droga de influir en la política del gobierno a través de la violencia contra los civiles.

En respuesta, el Consulado de EE.UU. en Tijuana ordenó a todos sus empleados que se refugiaran en el lugar hasta que terminara el caos, y les dijo a los estadounidenses que se encontraban cerca que “evitaran el área” o, si ya estaban ahí, “buscaran refugio seguro”.

El Departamento de Estado de EE.UU. advertió durante mucho tiempo a los ciudadanos que “los delitos violentos como homicidios, secuestros, robos de vehículos y robos son generalizados y comunes en México”, y los instó a seguir el mismo consejo que da a sus empleados, como nunca viajar entre ciudades después del anochecer y nunca parar taxis en la calle.

El miércoles, sin embargo, amplió su alerta de “no viajar” de cinco estados mexicanos a seis, su lista de “reconsiderar viajar” de siete estados a once, y su lista de “ejercer mayor precaución” de 14 estados a 17, lo que resultó en que solo dos estados tengan “precauciones normales”.

“Nada de lo que vimos la semana pasada era nuevo”, le dice a The Independent Alejandro Hope, analista de seguridad y exmiembro del Centro Nacional de Inteligencia de México. “Sin embargo, ver que todo pase en una sola semana es bastante significativo”.

Los principales centros turísticos aún son seguros, pero la preocupación crece

En general, los expertos consultados por The Independent dijeron que México aún es seguro en general para los viajeros extranjeros, siempre que eviten ciertas regiones.

“Gran parte del miedo es un miedo irrazonable, y muchos de los riesgos pueden mitigarse con la inteligencia”, dice Brad Bonnell, consultor forense que a trabajó en México como jefe de seguridad global de IHG (Intercontinental Hotels Group), propietario las cadenas hoteleras Intercontinental, Crowne Plaza y Holiday Inn.

Miembros armados de la Guardia Nacional de México se desplegaron en varios destinos turísticos del país (AFP via Getty Images)
Miembros armados de la Guardia Nacional de México se desplegaron en varios destinos turísticos del país (AFP via Getty Images)

“La Ciudad de México es uno de los lugares más fascinantes en los que he estado, pero si buscas problemas, los encontrarás. Y si eres tonto y decides vagar porque crees que estás en Disneylandia, podrías meterte en problemas”.

Dan Howell, un agente de viajes en Cincinnati que reserva viajes a México para sus clientes de forma habitual, estuvo entre las personas obligadas a refugiarse durante el tiroteo en la playa cerca de Cancún el año pasado. Aun así, no planea dejar de visitarlo, y sus reservas para la Riviera Maya, una serie de centros turísticos que se extienden al sur de Cancún a lo largo de la costa este de México, no han disminuido.

La clave es que diferentes partes de México tienen niveles de peligro muy diferentes. Es mejor evitar estados fronterizos como Tamaulipas, Sonora y Chihuahua, o estados con una fuerte presencia de carteles como Sinaloa, Jalisco, Michoacán o Gurerro; estados más tranquilos como Yucatán y Quintana Roo (donde está Cancún) son mucho más hospitalarios.

“No recomendaría a ningún turista que vaya a la zona rural de Michoacán... o Sonora, o la zona rural de Guerrero”, dice Andrés Sumano. “Otros lugares son seguros, por ejemplo, Monterrey, Ciudad de México. No vería ningún tipo de preocupación con respecto a estos [ataques]”.

Del mismo modo, Hope dice: “No está en todas partes. Está en áreas muy específicas... es muy poco probable que un turista se enfrente a algo como esto, pero aún así, el riesgo está ahí y estará ahí por un tiempo”.

Sin embargo, Bombace dice que los viajeros deben evitar Tijuana por completo en este momento, a pesar de su popularidad. Y advierte que incluso las zonas turísticas como Quintana Roo se están volviendo más peligrosas.

"La verdadera preocupación es que hemos visto violencia en restaurantes populares e incluso en propiedades turísticas", dice. “Si hubiera signos de un aumento de la violencia como hemos visto en Tijuana, cancelaría cualquier plan de viaje”.

La estrategia de seguridad del presidente mexicano no es sostenible, dice Sumano (AP)
La estrategia de seguridad del presidente mexicano no es sostenible, dice Sumano (AP)

Las autoridades mexicanas dicen que los propios turistas son parte del problema. “Sabemos que no es fácil cortar el suministro mientras haya demanda”, dijo el jefe de seguridad del estado de Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, a The Washington Post en diciembre pasado.

De hecho, los funcionarios de seguridad le dijeron al Post que el tiroteo en la playa de noviembre en realidad comenzó cuando dos grupos rivales de traficantes de drogas respondieron a una llamada de un responsable de un hotel a quien algunos de sus invitados le habían pedido que les proporcionara cocaína.

Un promotor de fiestas en Tulum, en la Riviera Maya, comentó que parte de su trabajo consiste en “asegurarse de que solo haya un cártel que suministre drogas en una fiesta, para que no haya peleas entre traficantes”.

Andrés Sumano describe la venta de drogas como una importante fuente de ingresos para las bandas criminales en Quintana Roo, mientras que los delincuentes en Tijuana obtienen gran parte de su dinero del insaciable apetito de los turistas estadounidenses por la prostitución y el juego.

Incluso si no buscas drogas, puede ser difícil evitar contribuir a las arcas criminales debido al dinero de protección que pagan muchas empresas turísticas. Y cuando los dueños de bares o restaurantes no pueden pagar las tarifas de extorsión de una pandilla, Andrés Sumano dice que a menudo se ven obligados a aceptar que vendan drogas en su establecimiento.

La única ventaja es que los delincuentes organizados rara vez tienen algún incentivo para atacar a los turistas, aunque es posible que no tengan mucho cuidado para evitar daños colaterales cuando se enfrentan.

¿Cómo pueden los turistas en México evitar problemas?

La violencia en Quintana Roo alarmó lo suficiente al gobierno mexicano como para enviar un flamante “Batallón de Seguridad Turística” a la Riviera Maya, compuesto por 1.445 oficiales de la Guardia Nacional creada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en 2019.

Las tropas ahora se pueden ver de forma visible en las playas, dice Howell, lo que hace que algunos de sus clientes se sientan intimidados y otros más seguros.

Sin embargo, ni Hope ni Andrés Sumano creen que el gobierno federal mexicano sofocará la violencia a corto plazo.

“El gobierno ahora desplegó hasta 200.000 soldados y miembros de la Marina para hacer cumplir la ley, ya sea de forma directa o indirecta a través de la Guardia Nacional", dice Hope. “E incluso eso, vemos que pasa esto, lo que debería cuestionar la sabiduría [del enfoque de Obrador]”.

Andrés Sumano describe la estrategia del gobierno como enviar unidades de la Guardia Nacional por todo el país a cada nueva crisis, lo que “no es sostenible”. Él dice que los problemas logísticos hicieron que los miembros de la Guardia tuvieran que dormir en el piso después de ser enviados a una ciudad sin instalaciones para albergarlos, sin mencionar la corrupción en la fuerza.

Por lo tanto, los turistas deberán tener en cuenta los problemas de pandillas de México en el futuro previsible. Entonces, ¿qué deberían hacer?

Tanto Bonnell como Bombace dicen que hay que monitorear cuidadosamente la información más reciente del gobierno local y las noticias sobre delitos o disturbios de la región específica que se visita, así como planificar el viaje con cuidado para siempre saber a dónde se dirige y qué riesgos se podrían correr.

Bonnell aconseja a los ciudadanos estadounidenses que se registren en el STEP (programa inteligente de inscripción de viajeros) del Departamento de Estado, el cual envía boletines regulares sobre los riesgos de seguridad en el área que se visita y ayuda a las embajadas y consulados estadounidenses a rastrear y buscar a los ciudadanos que tienen problemas.

"Hay una increíble cantidad de información disponible sobre los riesgos, ya sea por enfermedad, crimen, amenaza de disturbios civiles", dice. "Te proporcionan números de teléfono de emergencia, te dan instrucciones... tienes tu propia estrategia de seguridad dirigida por inteligencia personal.

“Se trata de la responsabilidad individual... nos corresponde asumir cierta responsabilidad para no ponernos en peligro. O si tenemos que ir a algún lugar donde sabemos que podría haber un elemento de riesgo, tomar precauciones razonables para mitigar esos riesgos”.

Ambos hombres también recomiendan alojarse en grandes complejos turísticos, que con frecuencia comparten información entre ellos y donde las bandas criminales rara vez inician peleas. Bonnell dice que los hoteles en México tienden a tener un oficial de seguridad de servicio por cada 250 habitaciones, y los hoteles más grandes (de 750 habitaciones o más) tienen varios oficiales uniformados y vestidos de civil.

Los administradores del hotel, agrega, también pueden dirigir a los huéspedes a servicios seguros de alquiler de automóviles y taxis, además de proporcionar información crucial sobre el área.

Por ultimo, Bombace agrega, “para quienes podrían estar tentados a usar drogas mientras están en México, lo reconsideraría. Le abren la puerta a los problemas y acercan a ustedes y a su grupo de forma intencional al tráfico de drogas, el cual puede ser violento y peligroso”.