Un niño de 8 años repartió éxtasis de su papá entre sus amiguitos

Varios niños de ocho años de edad acabaron hospitalizados debido a un accidente que podría haber sido mortal por culpa de la irresponsabilidad de un padre.

El sujeto, progenitor de dos hijos y natural de Riau, Indonesia, dejó en la parte trasera de su auto unas pastillas de éxtasis de diferentes colores. Su hijo de dos años de edad las agarró y se las dio a su hermano mayor, de ocho años. Éste las llevó a la escuela, la dividió en varias partes y las compartió con sus amigos.

Pocos minutos después, los pequeños comenzaron a sentirse mal, según se desprendió del reporte del Departamento de Policía de Riau publicado en Detik News. Sufrieron mareos, dolores de cabeza y vómitos. Fueron trasladados al hospital y atendidos de la intoxicación. El único que no sufrió daños fue el niño de dos años de edad, a quien no le gustó nada la amargura de aquellos ‘caramelos’.

El padre de lo pequeños fue detenido y confesó tener una reserva oculta de éxtasis.