La vestimenta de la familia real para el funeral de la reina transmitió mensajes sutiles

·5  min de lectura
Kate, Camilla y Meghan junto a otros miembros de la realeza, durante el funeral
Kate, Camilla y Meghan junto a otros miembros de la realeza, durante el funeral - Créditos: @Martin Meissner

LONDRES.- Los funerales, debe decirse, rara vez brindan oportunidades para declaraciones de moda audaces. Sus códigos de vestimenta se encuentran entre los más simples y obligatorios de todos.

Un funeral para un monarca británico tiene protocolos particularmente estrictos. El servicio del lunes en honor a la reina Isabel II mostró el pináculo de la formalidad europea, ya que el evento fue facilitado en gran medida por personas cuyos atuendos habían sido decididos con mucha anticipación por la tradición real, militar y eclesiástica. Tres de los cuatro hijos de la reina, por ejemplo, vestían uniformes militares, el vestido funerario esperado para los miembros de la realeza que trabajan con títulos militares, mientras caminaban en la procesión fúnebre real. Lo mismo hizo el príncipe William. (El príncipe Harry, que renunció a su estatus de miembro de la realeza trabajadora en 2020, y el príncipe Andrés, a quien se le despojó de sus títulos militares a principios de este año en medio de un escándalo, fueron las excepciones, y en su lugar se vistieron con sencillos jaquettes).

Los hombres usaron en su mayoría trajes militares
Los hombres usaron en su mayoría trajes militares - Créditos: @Martin Meissner

Aún así, encontrar formas sutiles de comunicarse a través de la elección de ropa es una habilidad, así como una tradición real por derecho propio: la propia Isabel, que murió el 8 de septiembre, era conocida por enviar mensajes de apoyo y afecto, así como por afirmar su propio poder, a través de la ropa que usaba en público. El lunes, las que ahora son las tres mujeres más prominentes de la familia real pusieron en práctica la misma estrategia. Todos vistieron conjuntos funerarios de buen gusto con toques cariñosos en honor a la reina, pero lograron enviar un trío de mensajes diferentes.

Kate, princesa de Gales y esposa del príncipe William, vestía un vestido tipo blazer negro cruzado con hombros afilados y pliegues, una cintura estrecha y un escote en forma de V moderadamente profundo. La prenda angular era una versión negra del vestido de Alexander McQueen que usó a principios de este año en un evento del Jubileo de Platino. Combinó el conjunto con un sombrero negro de ala ancha, así como dos selecciones de la extensa colección de joyas de la reina: un par de aretes largos de perlas (regalados a la reina por el jeque Salman bin Hamad Al-Khalifa de Bahrein en 1947) y una espectacular gargantilla de perlas (hecha de perlas que el gobierno japonés regaló a la realeza y que usó la princesa Diana en 1982) que se destacaba sorprendentemente contra los tonos oscuros del día.

Kate junto a su familia
Kate junto a su familia - Créditos: @Phil Noble

A medida que Kate asciende en la línea de sucesión real a la reina consorte en espera, su perfil se eleva aún más a la vista del público; el tiempo de su esposo en el trono, antes una eventualidad algo lejana, ahora se siente más inminente. Su conjunto llamativo invocó los trajes de poder y las modas atrevidas de la década de 1980, e indicó comodidad con ser el centro de atención nacional.

Meghan, duquesa de Sussex, por el contrario, eligió un vestido de cuello redondo con una sutil capa negra, combinándolo con discretos aretes de diamantes y perlas que le regaló la reina. Su vestido con capa, literalmente un sudario, una forma en la que uno puede desaparecer, tenía un aspecto solemne y recatado y, al igual que su cuñada, Meghan lucía una silueta que había usado antes, repitiendo el patrón de Stella McCartney que usó de azul en el concierto de cumpleaños de la reina en 2018.

El discreto diseño de Meghan Markle
El discreto diseño de Meghan Markle - Créditos: @Phil Noble

Antes del evento del lunes, los tabloides y las revistas especularon sobre si Meghan (quien con Harry “se retiró” de los deberes reales a principios de 2020) asistiría al funeral, debido a la tensa relación con la familia real que ha descrito en el pasado. Meghan también ha expresado su consternación por sus representaciones en varios medios de comunicación británicos, y un vestido modesto como este es lo que usas cuando quieres minimizar las posibilidades de llamar la atención; cuando te gustaría mezclarte con el paisaje y ser excluido de la narrativa. Cuando te gustaría que nadie hablara de tu ropa, excepto quizás para notar que combinaste adecuadamente con el tono de la ocasión.

Carlos asume el trono en un clima de incertidumbre sobre el futuro de la monarquía. Ha considerado “reducir” la monarquía, como lo han hecho otras naciones en los últimos años, despojando a algunos miembros menos prominentes de la familia real de sus títulos y, por lo tanto, reduciendo la carga fiscal sobre los civiles. Pero la elección del vestido fúnebre de Camilla no indicó tal ruptura con la historia. Llevaba un vestido negro ligeramente cuadrado con cuello almidonado, un pequeño sombrero elegante y un broche en el hombro izquierdo: una combinación de silueta y accesorios a menudo asociada con Isabel (el broche, según el medio británico Metro, era de la Reina Victoria, que sus nietos le regalaron en su Jubileo de Diamante).

Camilla, rodeada por el rey y la princesa Ana
Camilla, rodeada por el rey y la princesa Ana - Créditos: @Ben Stansall

Aunque Camilla estuvo rodeada el lunes por las características de un mundo cambiante, por ejemplo, los geniales mocasines con los tobillos descubiertos que usaba su nieta, sin mencionar las cámaras de transmisión en vivo instaladas en todo el perímetro, ella comunicó que, al menos por el momento, la monarquía como el mundo la conoce perdura.

Por Ashley Fetters Maloy

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los momentos más emotivos del funeral de Isabel II en imágenes