Scholz y Laschet, en manos de verdes y liberales para lograr la cancillería

·4  min de lectura

Berlín, 29 sep (EFE).- Las aspiraciones de llegar a la cancillería alemana del socialdemócrata Olaf Scholz y su rival conservador, Armin Laschet están en manos de Los Verdes y del Partido Liberal (FDP) que han empezado por tratar de fijar una postura común de cara a futuras negociaciones.

Las elecciones del pasado domingo no dejaron otra opción que un tripatito o una reedición de la gran coalición, esta presidida por los socialdemócratas, lo que de momento no está en los planes de nadie.

La primera reunión entre representantes del FDP y Los Verdes tuvo lugar anoche en medio de una gran confidencialidad y de ella ha trascendido muy poco.

"En busca de un nuevo Gobierno hemos explorado puntos en común y puentes para superar lo que nos separa. Incluso hemos encontrado alguno", dice un lacónico texto publicado este miércoles en redes sociales después de que los dos copresidentes de Los Verdes, Annalena Baerbock y Robert Habeck, se reunieran con el jefe de los liberales, Christian Lindner, y su secretario general Volker Wissing.

No es un secreto, y los partidos no lo ocultan, que mientras los liberales preferirían una coalición presidida por los conservadores Los Verdes apuntan a una alianza con los socialdemócratas.

Sin embargo, de momento verdes y liberales hablarán tanto con los socialdemócratas de Scholz como con el bloque conservador de Laschet, formado por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera.

UN CALENDARIO APRETADO

Los Verdes y los liberales volverán a reunirse el viernes. El sábado los liberales tendrán una reunión con la CDU/CSU y el domingo otra con el SPD.

Los Verdes también se reunirán con el SPD el domingo y tienen una invitación de la CDU/CSU para la próxima semana, sin que haya todavía fecha determinada.

En el cuarteto negociador hay una particularidad y es que dos de ellos, Wissing y Habeck, ya tienen experiencia en formar coaliciones tripartitas.

Wissing participó en las negociaciones para formar la llamada coalición semáforo -el rojo por el SPD y el amarillo por el FDP además del verde de Los Verdes- en Renania-Palatinado (oeste del país).

Habeck, por su parte, fue clave para crear la coalición Jamaica -con la CDU, Los Verdes y el SPD- en Schleswig-Holstein (norte de Alemania).

LOS SOCIALDEMÓCRATAS APREMIAN

Los socialdemócratas, que resultaron ganadores en las elecciones, están tratando de acelerar al proceso y ya han nombrado un equipo negociador, en el que se destaca la presencia de la primera ministra de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, que preside en el ese estado federado la coalición semáforo.

Habeck, pese a haberse aliado el Schleswig-Holstein con la CDU/CSU, ha dicho que una coalición solo con el SPD hubiese funcionado sin problemas. "Un semáforo es otra cosa, hay que definir un proyecto común de los tres partidos", agregó.

Baerbock, por su parte, ha aludido al resultado de las elecciones, con claro ascenso de votos del SPD, Los Verdes y los liberales y una caída de la CDU/CSU, y ha dicho que estos implican un llamado a la "renovación".

Mientras tanto en la CDU/CSU, pese a que Laschet no ha desistido de lograr una mayoría parlamentaria, hay primeras señales de retirada. Sobre todo de parte de la CDU/CSU hay preocupación de que un posible acuerdo con verdes y liberales implique concesiones programáticas que lleven a desnaturalizar al bloque conservador.

"Estamos dispuestos a asumir responsabilidad y por eso hemos hecho la oferta a los otros partidos pero no queremos formar Gobierno a cualquier precio", dijo el líder parlamentario de la CSU, Alexander Dobrindt.

Laschet, sin embargo, insiste en que ha recibido "fuertes señales" de los liberales y se apoya en su relación personal con Lindner, con quien formó una coalición en Renania del Norte-Westfalia.

En todo caso, mientras que el reto de Laschet es atraer a Los Verdes para Scholz lo más difícil será definir un plan de Gobierno con el que puedan sentirse identificados los liberales.

Todos los partidos tendrán que hacer concesiones, al margen de la coalición que se forme al final, pero está claro que para verdes y liberales es más difícil prescindir de aspectos que forman parte de sus señas de identidad.

En el caso de los liberales, está el rechazo a las alzas de impuestos y al deseo de alivios fiscales. Los Verdes tienen como su punto central la transformación ecológica y la lucha contra la crisis climática, para lo que piden una ofensiva de inversiones.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.