Cómo la venta de Radio Mambí intensificó la lucha por la radio en español en Miami

·12  min de lectura

Fue una vez a través de los micrófonos de Radio Mambí, la principal emisora de radio en español de Miami, que los operativos y personalidades de la campaña republicana ayudaron al Partido Republicano a detener el recuento de las elecciones presidenciales de 2000 en el Condado Miami-Dade.

En lo que contribuyó a una protesta de película en el Centro Gubernamental Stephen P. Clark, en el centro de la ciudad, los locutores de Mambí ayudaron a despertar el temor de que se produjera una toma de poder delante de ellos, algo que podría haber surgido de la Cuba de Fidel Castro. La intervención de los manifestantes, ahora conocida como “Brooks Brothers Riot”, ayudó a presionar a la Junta de Escrutinio del Condado Miami-Dade para que detuviera el recuento manual de los votos en disputa, lo que ayudó al presidente George W. Bush a ganar la Florida y su primer mandato.

Más de 20 años después, con las reclamaciones de fraude electoral y otras narrativas deformadas que vuelven a filtrarse en los medios de comunicación locales y nacionales, las tensiones por la influencia de la radio en español de Miami están en un punto álgido, y Mambí, una figura de la comunidad cubana de exiliados de Miami, vuelve a estar en el centro de la controversia por la verdad y el poder, en medio de una lucha relacionada con quién debe narrar la historia de las comunidades hispanas de Miami.

Las líneas telefónicas se activaron la semana pasada, cuando el actual propietario de Mambí, la gigantesca corporación en español TelevisaUnivisión, anunció que le cedería las riendas a Latino Media Network como parte de un acuerdo de $60 millones, que incluye 18 emisoras en mercados mayoritariamente hispanos. En Miami, la venta incluye WAQI Mambí y WQBA-AM.

Después de meses de un debate cada vez más polarizado acerca de la veracidad de los contenidos en los medios de comunicación en español de Miami, el acuerdo le lanzó a Mambí una tormenta emocional teñida de referencias a la Cuba comunista, reclamaciones de censura y amenazas de boicots y huelgas. Los críticos han señalado que una empresa de inversión vinculada al megadonante demócrata George Soros está ayudando a financiar el acuerdo, y ha llamado al nuevo grupo propietario “Radio Granma” en una alusión a los medios de comunicación estatales de Cuba. Los oyentes inundaron los programas de Mambí con mensajes de solidaridad.

La oposición a la venta se ha extendido tanto que los exiliados cubanos, junto con la vicegobernadora Jeannette Núñez, han prometido boicots y han denunciado la venta como un silenciamiento de los cubanos en el exilio, que impediría el acceso a las noticias acerca de las violaciones de los derechos humanos en Cuba. El senador Marco Rubio y el congresista de Miami Mario Díaz-Balart le enviaron cartas al gobierno federal oponiéndose a la venta, y la campaña del gobernador Ron DeSantis lanzó un sitio web en español, así como un anuncio respaldado por una compra de $6,500 en Mambí que ataca la inversión de Soros y la califica de “toma de posesión propagandística”.

“Este esfuerzo concertado para apoderarse de nuestra amada emisora Radio Mambí es algo que no vamos a permitir sin hacer algo”, dijo Núñez el miércoles durante una conferencia de prensa celebrada en el museo de Bahía de Cochinos, en La Pequeña Habana.

El acuerdo entre TelevisaUnivisión y Latino Media Network incluye emisoras en 10 ciudades de Estados Unidos. Pero la reacción fue más intensa entre los latinos conservadores de Florida, en donde la venta es la última escalada en una batalla que se ha desatado desde 2020 por el control de los contenidos en el radio en español.

Los demócratas argumentan que la desinformación en español está en aumento, en gran medida no está regulada y necesita ser desafiada, mientras que los republicanos dicen que sus opiniones están siendo censuradas y los anfitriones conservadores son el chivo expiatorio de un partido que está sangrando el apoyo entre los votantes hispanos.

“Si hay algo que le molesta a este grupo de progresistas”, dijo Ninoska Pérez, comentarista conservadora en Mambí, mientras reaccionaba a la venta al aire la semana pasada, “es el exilio cubano”.

No está claro qué cambios, si es que hay alguno, traerá la nueva dirección a WAQI y a las otras 17 emisoras que pronto podrían estar en su expediente.

La Comisión Federal de Comunicaciones todavía tiene que evaluar cada estación de forma independiente antes de aprobar una venta, y es un proceso que los compradores esperan que lleve al menos un año.

Los fundadores de LMN, Stephanie Valencia y Jess Morales Rocketto, dicen que la venta está motivada por el deseo de mantener la emisora en manos de propietarios latinos. El grupo ha dicho que no habrá cambios de personal en un futuro próximo, pero un portavoz de LMN le dijo a Herald que es difícil predecir las circunstancias del mercado una vez que la venta se haya concretado.

En un comunicado, Valencia y Morales Rocketto dijeron que “creen en la libertad de expresión, en el derecho a la protesta y a reunirse y en una prensa libre que valora los hechos verificables y el equilibrio”, añadiendo que “todos los puntos de vista serán bienvenidos”.

“Las emisoras que adquirimos en Miami son instituciones de la comunidad cubana desde hace décadas y la libertad de Cuba es uno de sus temas estrella. Creemos de todo corazón en esa misión y nos mantendremos fieles a ese espíritu de libertad que las ha guiado durante décadas”, dice el comunicado.

El impacto de la radio en la política de Miami

La venta de Mambí ha avivado el fuego de un debate que se intensificó en 2020, cuando algunos medios de comunicación en español elevaron las conversaciones que tenían un origen conspirativo respecto al fraude electoral, Black Lives Matter, el comunismo y otros temas.

El escrutinio ha ido más allá del radio. Periodistas y analistas advirtieron de la existencia de narrativas manipuladas en chats de grupo en aplicaciones de mensajería y en YouTube, en donde los influencers en español están aumentando su influencia. En un momento dado, una congresista demócrata de Miami solicitó una investigación del FBI de la desinformación en los medios de comunicación en español.

Y en los meses que siguieron a las elecciones de 2020 —cuando los votantes hispanos del Condado Miami-Dade cambiaron drásticamente su apoyo a favor del ex presidente Donald Trump—, la intensidad del debate no hizo más que aumentar: el congresista de la Florida, Darren Soto, y otros miembros del Caucus Hispano del Congreso se opusieron públicamente a la venta de una emisora en español en Miami, por temor a lo que Soto llamó “silenciar las voces progresistas”, y los demócratas del Comité de Administración de la Cámara celebraron una audiencia en el centro de la ciudad para advertir de la manipulación de los medios de comunicación en español.

Radio Mambí, históricamente un megáfono para la comunidad conservadora del exilio cubano de Miami, en ocasiones ha protagonizado el debate. Después de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, varias organizaciones sin ánimo de lucro vinculadas a los progresistas emitieron un reporte, en el que afirmaban que los presentadores de la emisora promovían caravanas relacionadas con el mitin “Stop the Steal” del ex presidente Donald Trump en Washington, y luego difundían desinformación acerca de quién estaba detrás de la insurrección y lo que ocurrió ese día.

Raúl Martínez, el ex alcalde de Hialeah que conduce el programa de YouTube Sin Mordaza con Raúl Martínez, dijo que lo que los presentadores dicen en los programas de Mambí se propaga de boca en boca.

“Lo que la gente hace es repetir las mentiras”, dijo Martínez, quien participó en la audiencia de la comisión del Congreso el 7 de febrero en Miami Dade College. “Escuchan el programa y, en lugar de comprobarlo porque no tienen tiempo, van al salón de belleza o a la barbería o van a la tienda y empiezan a repetirlo”.

Los republicanos se han opuesto. Núñez, mientras los republicanos se reunían en La Pequeña Habana esta semana para denunciar la compra de Mambí, describió la adquisición como un esfuerzo para “silenciar las voces conservadoras y elegir candidatos extremistas y apoyar causas extremistas”.

Giancarlo Sopo, quien trabajó en la campaña de reelección de Trump como estratega de comunicación hispana, dijo que las afirmaciones de los demócratas respecto a la desinformación en español tienen que ver menos con comentaristas que difunden narrativas falsas y más con el creciente impulso de los republicanos entre los hispanos.

“Los demócratas deberían aceptar este problema y corregir el rumbo, pero no lo hacen. En su lugar, recurren a excusas ilógicas para explicar sus pérdidas”, dijo Sopo. “Los demócratas pueden quejarse de las emisoras de radio en español todo lo que quieran, pero está claro que tienen problemas mucho mayores con los latinos y con ellos mismos”.

La adquisición de la radio

Pero el alboroto relacionado con quién es el dueño de una emisora de radio en español, por muy ruidoso que sea, no ha sido unilateral.

El año pasado, América CV, la empresa matriz de la emisora de televisión local AmericaTeVé, hizo un movimiento para comprar Radio Caracol de Miami.

A diferencia de Mambi, WSUA Caracol 1260 AM sirve a un grupo demográfico más amplio de hispanos de Miami, como los colombianos, un electorado que los republicanos han trabajado para organizar.

Aunque la venta podría haber pasado desapercibida, los nuevos propietarios —el abogado y empresario cubano-americano Marcell Felipe y el director general de América TeVé, Carlos Vasallo, un magnate español de los medios de comunicación— despidieron a Martínez, ex alcalde de Hialeah y presentador del programa estrella de Caracol.

“A la mañana siguiente me llamaron, ‘Tu programa está fuera del aire’; parte del trato era que yo podría dar las gracias y despedirme de la audiencia, pero luego me dijeron que no podía”, dijo Martínez, quien una vez se presentó sin éxito al Congreso como demócrata contra la luminaria cubanaamericana republicana Lincoln Díaz-Balart.

Siguió la controversia. Los demócratas de la Florida se involucraron en el Congreso, pidiéndole a FCC que interviniera en la venta.

“Cuando se compró Caracol, antes de transferir la licencia, hicieron algo que es claramente ilegal, que es despedir a su director de contenidos y a su programa número uno en el aire”, dijo Joe García, un ex congresista demócrata de Miami.

García acabó presentando una queja ante FCC oponiéndose a la solicitud, y alegando que ATV Holdings, el fideicomiso controlado por Felipe, estaba mintiendo respecto a quién era el verdadero comprador y estaba omitiendo información. Aunque la solicitud presentaba a Felipe como el principal propietario, FCC hizo preguntas relacionadas con Vasallo y sus conexiones con el acuerdo.

En lugar de responder a las preguntas, ATV Holdings retiró la solicitud y la venta quedó paralizada. Martínez no ha sido restituido.

“Marco Rubio, Rick Scott y Mario Díaz-Balart apoyaron inmediatamente ese acuerdo y dijeron que FCC no tenía nada que ver con la cuestión del contenido”, dijo García. “Y ahora argumentan lo contrario”.

Felipe dijo en una declaración a Herald que el gobierno “no debe ni puede conceder o denegar licencias basándose en razones ideológicas”.

“Deberían obtener su licencia”, dijo Felipe acerca de LMN. “La pregunta es si les servirá de algo si no tienen el mensaje adecuado”.

La evolución de la radio en español

Debido a que emisoras como Radio Mambí crean un nivel de confianza con sus oyentes, estos se vuelven leales a los presentadores y se acostumbran a sintonizarla cada semana, dijo Martínez. Sin embargo, por todo lo que se habla del poder del radio en español, la compra de las 18 emisoras de radio fue sorprendente para algunos expertos.

“Deben saber algo que yo no sé”, dijo Eduardo Gamarra, profesor de política y director del Foro de Opinión Pública Latina de FIU, acerca de las adquisiciones de LMN. “No veo que la radio crezca tanto como la gente cree [...]. Los mayores de 65 años, claro, pero las generaciones más jóvenes realmente no escuchan la radio”.

Aunque cuenta con el mejor índice de audiencia general de Nielsen para una radio hablado en español en el sur de la Florida, la audiencia de Radio Mambí se ha reducido a medida que más personas obtienen sus noticias en línea o a través de la televisión, añadió Gamarra. Un nuevo liderazgo y un cambio en la programación, como la falta de enfoque en Cuba, podría disminuir aún más la audiencia.

“La radio en español ha ido evolucionando a lo largo de los años aquí en Miami. Univisión Radio, por ejemplo, compró emisoras que antes tenían un éxito increíble. Había 14, 18 emisoras realmente potentes que tenían mucho impacto en la comunidad, y hacían noticias realmente buenas hasta donde yo sé”, dijo Ricardo Brown, un veterano periodista y presentador del programa Panorama Nacional en Actualidad Radio. “No les ha ido tan bien [...] desde que fueron vendidos a Univisión”.

Y, en cuanto a los temas que se discuten en el aire, “Hay una gran diferencia ahora”, agregó Brown, diciendo que los programas profundizan más entre su discusión actual de la política nacional en comparación con los programas del pasado centrados más en los programas más antiguos, cuando atendían a la diáspora cubana de Miami. “No era solo Radio Mambi, era la radio cubana... hablaban de cosas que nos interesaban: la cultura cubana, la literatura. Eso ya no se oye”.

Aun así, desde que se anunció, la venta de Mambí ha sido el tema de Miami y de sus políticos conservadores.

El viernes, junto con el congresista de Estados Unidos, Carlos Giménez, y el alcalde de Hialeah, Esteban Bovo, en Doral, los dos senadores republicanos de la Florida se turnaron para arremeter contra el plan, alegando que este supondría el silenciamiento de importantes voces del exilio cubano que se oponen al régimen comunista de la isla.

Rubio enfatizó que cree que el grupo de compra recientemente formado necesita ser investigado.

“Este es un grupo completamente nuevo”, dijo Rubio. “Esta no es una empresa que existía hace un mes. Esta gente salió de la nada”.

En una entrevista con Herald después del panel, Scott pareció suavizar los ataques, sugiriendo que la venta solo es una preocupación si está “silenciando voces”.

“Creo que es lo mismo. Creo que solo queremos asegurarnos de que estas cosas se hacen con fines comerciales legítimos”, dijo. “Y que no silencien las voces de ninguno de los dos bandos”.

Cuando se le preguntó si FCC debería evaluar la venta en términos de qué contenido político se emitirá, Scott dijo que “no debería hacerse con el propósito de silenciar voces”.

“Esto es como la quema de libros”, dijo Scott. “La gente tiene derecho a comprar emisoras de radio, pero asegurémonos de que las voces se siguen escuchando en la comunidad”.

El redactor de Miami Herald, Joey Flechas, contribuyó a este informe.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.