Venezuela: la salida de DirecTV deja al país solo con el relato oficial

Daniel Lozano

CARACAS.- La noticia cayó como una bomba en Venezuela, sin aviso previo y en medio de la pandemia: DirecTV, líder de la televisión por satélite y refugio para los venezolanos ante la abrumadora propaganda de los canales oficiales, anunció el cierre de operaciones en el país de forma inmediata. Así lo dijo AT&T "ante la imposibilidad de cumplir con los requisitos legales" de Estados Unidos y de Venezuela.

Por un lado están las sanciones del gobierno de Washington, que impiden la transmisión de los canales de Globovisión y Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Y por el otro, la imposición chavista, que no solo bloqueó la emisión de una docena de canales en DirecTV, desde CNN a emisoras colombianas, sino que también exige la presencia en la parrilla televisiva de sus canales sancionados.

Globovisión, que era un canal de noticias, fue adquirido en 2013 por el abogado Raúl Gorrín en cumplimiento de órdenes del gobierno. Desde entonces, la censura y la autocensura se hicieron fuertes entre sus profesionales, hasta convertirlo en otro órgano de prensa de la revolución. Gorrín, a quien se considera uno de los testaferros más importantes de los jerarcas de la revolución, se encuentra en la lista de personas más buscadas y se lo acusa de lavado de dinero y de liderar "una trama significativa de corrupción".

El impacto que supone la salida de DirecTV es enorme, tanto que la acerca aún más a las condiciones que sufren los cubanos, que solo pueden ver los canales del Estado y Telesur, el órgano de propaganda internacional del chavismo.

DirecTV contaba con 2.300.000 suscriptores y una estimación por encima de 10 millones de espectadores. Su gran éxito fue que gracias a su tecnología masificó su servicio y se implantó en zonas populares, con precios muy baratos y prepagos que facilitaban su adquisición.

"Sin luz, sin agua, sin combustible, sin gas y ahora sin DirecTV", resumió el economista José Toro Hardy. En un país donde Hugo Chávez y Nicolás Maduro abusaban a diario de las cadenas televisivas, que obligan a su emisión a todos los canales y radios nacionales, DirecTV era el refugio donde además se veían las grandes series como Juego de Tronos, las ligas de fútbol europeas y regionales, los programas infantiles, películas y también los informativos sin censura, pese a la persecución del gobierno.

Las televisiones públicas, convertidas en órganos de propaganda con porcentajes muy bajos de encendido, se convierten así en la principal alternativa para el venezolano, que además dispone del segundo internet más lento del planeta, en medio de constantes cortes de electricidad y caídas del servicio. Está por ver si los usuarios pueden tener acceso a los servicios de DirecTV Colombia, otra decisión que está en manos del gobierno.

En las primeras horas de hoy los canales nacionales se dejaron de ver, aunque todavía permanecían algunos internacionales. La empresa informó a sus trabajadores por WhatsApp y otros medios del cese de sus labores, e incluso se les ingresó en sus cuentas bancarias la liquidación del sueldo.

Las quejas se multiplicaron en las redes sociales. "DirecTV dejará de transmitir en Venezuela, un efecto de la manera cómo las sanciones terminan afectando a la población. Apoyamos las sanciones individuales a violadores de derechos humanos; las económicas, no", protestó la ONG Provea.

Un búmeran que se puede volver en contra de la oposición, lo que provocó la reacción inmediata del líder opositor y presidente encargado Juan Guaidó : "Estamos entrando en contacto con el proveedor del servicio para conocer las exigencias que le hacía la dictadura para poder seguir operando y evaluando posibles reacciones, siempre en una misma dirección: la vuelta de la democracia a Venezuela".

Guaidó insistió en que la decisión que afectó a DirecTV "es una consecuencia más de que una dictadura, apoyada en el narcotráfico y la violación de derechos humanos, esté usurpando el poder".