Venezolanos republicanos de Miami apoyan la política migratoria de DeSantis para Florida

·5  min de lectura

La comunidad venezolana de Estados Unidos, concentrada mayoritariamente en el Sur de la Florida, vive una dualidad de posiciones políticas con respecto a la medida del gobernador de Florida, Ron DeSantis, de enviar de forma intempestiva a unos 50 migrantes en su mayoría oriundos de Venezuela, a Martha’s Vineyard en Massachusetts.

Pero los venezolanos republicanos que admiran a DeSantis por sus políticas conservadoras estiman que su decisión fue necesaria ante la presión que hay por aumentar los controles migratorios, si bien otros más moderados y los demócratas se sienten frustrados, llenos de incertidumbre e incluso vulnerados, según testimonios recogidos por el Nuevo Herald.

Un grupo de 48 migrantes fue trasladado en avión a la isla desde Texas a principios de esta semana, dejándolos varados. Ahora están siendo trasladados a una base militar en Cape Cod.
Un grupo de 48 migrantes fue trasladado en avión a la isla desde Texas a principios de esta semana, dejándolos varados. Ahora están siendo trasladados a una base militar en Cape Cod.

Josefina Carrasco, seguidora confesa de DeSantis, apoya la polémica medida del gobernador. “Apoyo que haya algún tipo de plan migratorio, las autoridades responsables no están haciendo nada para regular la situación. La sociedad que ya tiene una vida en este país se verá afectada por la migración masiva de venezolanos y de otras nacionalidades”, dijo.

Carrasco, de 34 años, vive desde hace siete años en Doral y tiene una hija de cuatro años nacida en Estados Unidos.

Le reprocha sí a DeSantis que esta medida haya afectado principalmente a migrantes venezolanos y no de otros orígenes. “Creo que lo hace porque nuestra comunidad votante en este país es minoritaria. ¿Por qué no lo está haciendo con otras nacionalidades, como los cubanos, por ejemplo?, se preguntó.

“Es necesario que las autoridades tomen una medida migratoria. La migración desordenada y abrupta va a afectar a todas las comunidades en Florida, ya empezamos a verlo en el Doral. Hemos invertido nuestros ahorros en tramitar una visa que nos lleve a la residencia y no me parece justo que con cruzar la frontera, la vida se le resuelva a estos migrantes”, opinó Carrasco.

El jefe de policía de Edgartown, Bruce R. McNamee, ayuda a migrantes venezolanos a subir a un autobús en la Iglesia Episcopal de St. Andrews el viernes, 16 de septiembre de 2022, en Edgartown, Misa en la isla de Marthas Vineyard.
El jefe de policía de Edgartown, Bruce R. McNamee, ayuda a migrantes venezolanos a subir a un autobús en la Iglesia Episcopal de St. Andrews el viernes, 16 de septiembre de 2022, en Edgartown, Misa en la isla de Marthas Vineyard.

Por su parte, Vicente Ramírez, venezolano de 58 años, radicado en Kendall desde hace ocho años estima que “la decisión que tomó DeSantis es muy arriesgada, aunque creo que salió airoso. Es su manera de presionar a (el presidente Joe) Biden para que haga algo en la frontera; tiene que hacerlo”.

Ramírez, quien ejerce como periodista en Radio World TV, le da la razón a DeSantis, “aunque esto no va a solucionar el problema”, observó. “Creo que el gobernador debería establecer un plan formal sobre esta medida, analizar caso por caso, revisar sus antecedentes penales antes de enviarlos a otro estado”, dijo.

El comunicador alega que hay venezolanos recién llegados que no han venido como residentes legales a ordenar sus vidas, sino que algunos están cometiendo delitos, mientras otros, dijo, “viven de pedir limosna en la calle”.

“En algún sentido, le doy la razón a DeSantis, entiendo que no puede dejar que todo el mundo venga al estado”, afirmó Ramírez.

Gabriel Rondón, de 21 años, estudiante de Ingeniería y Negocios en la Universidad Internacional de Florida (FIU) y presidente de la Alianza de Estudiantes Venezolanos se identifica como republicano, pero no está del todo de acuerdo con DeSantis.

“Como venezolano me entristece que nuestra comunidad sea utilizada para dar un mensaje político al país. No me siento cómodo al escuchar estas historias, pero creo que DeSantis quiere evitar que la migración en el estado se convierta en un problema exponencial”, estimó Rondón, quien lleva cinco años viviendo en Miami.

El apoyo a DeSantis es más sólido especialmente entre los venezolanos expatriados mejor conocidos como “MAGAzolanos” por su respaldo contundente al ex presidente Donald Trump y a su movimiento político de derecha.

Jesús Tarre, un republicano venezolano estadounidense se encuentra entre ellos.

“Claro que apoyo las acciones de DeSantis, lo hizo porque esos políticos hipócritas que apoyan las fronteras abiertas son los primeros en vivir en complejos privados y cerrados, con controles para entrar”, escribió Tarre en un comentario enviado a el Nuevo Herald por redes sociales.

Por su parte, Felipe García, residente de Weston de 53 años, manifestó a el Nuevo Herald su rechazo contundente a la migración ilegal, independientemente de si los migrantes son venezolanos como él o no.

“Alguna medida deben tomar los políticos para frenar esta ola migratoria de venezolanos, cubanos y otras nacionalidades que están llegando masivamente. Si Biden no lo hace, alguien más debe hacerlo. Aplaudo lo que hizo DeSantis y lo que ha hecho el gobernador de Texas”, explicó García, en referencia a medidas similares tomadas por Greg Abbott en meses recientes.

Aunque DeSantis cuenta con el apoyo venezolano republicano, los demócratas venezolanos han elevado su voz crítica del gobernador y sus políticas migratorias ante los sucesos de esta semana.

Adelys Ferro, directora del Caucus Venezolano Americano (VAC) dijo que “utilizar a venezolanos recién llegados como peones en su juego político es despreciable. La intención del gobernador DeSantis es galvanizar a su base extremista para lograr votos y apoyo en su infinito deseo de ser el candidato”, estimó.

Adelys Ferro, directora del Caucus Venezolano Americano (VAC)
Adelys Ferro, directora del Caucus Venezolano Americano (VAC)

Para la directora de VAC es una dicotomía decir por un lado que el mandatario venezolano Nicolás Maduro es un dictador, y por otra parte, rechazar a los migrantes y refugiados que huyen de Venezuela.

“Basta de humillaciones, de tratarnos como si no fuésemos seres humanos que merecemos una oportunidad”, exclamó Ferro.

Por su parte, Patricia Martín, venezolana radicada en Hialeah en los últimos 12 años, es políticamente independiente aunque suele respaldar a los republicanos. Sin embargo, considera que “el uso indebido del poder (del gobernador) pisotea, destruye y reemplaza a quienes no lo sostienen”.

De acuerdo con la Oficina del Censo, Florida es el estado con mayor número de venezolanos en Estados Unidos, con unas 273,216 personas oriundas de Venezuela registradas.