Varados en Iruya: el drama del pueblo turístico en Salta que quedó partido en dos por un alud

·2  min de lectura
Un impresionate alud de barro asustó a lugareños y turistas en el pueblo salteño de Iruya
Un impresionate alud de barro asustó a lugareños y turistas en el pueblo salteño de Iruya

Un impresionante alud de barro partió en dos al pueblo salteño de Iruya, y si bien no se reportaron heridos, muchas personas quedaron varadas en los alrededores. “Parecía un volcán”, relataron lugareños y turistas al sitio Qué Pasa Salta, sobre el drama que vivieron.

El riesgoso episodio ocurrió ayer, cuando un desprendimiento de tierra bajó por el cauce del río Milmahuasi y provocó un alud de barro que dividió en dos al pueblo turístico de Iruya. Según relató a Nuevo Diario, Eugenio Herrera, intendente de aquella localidad, turistas y vecinos quedaron aislados.

“El río divide a la ciudad y causa que estos barrios queden aislados cuando se dan altas precipitaciones en los cerros, que luego bajan como crecidas por el cauce”, explicó Herrera, en diálogo con el Nuevo Diario, de Salta.

“El municipio gestionó hospedajes tanto para los vecinos que quedaron en el centro de Iruya como para los turistas que regresaban del paraje San Isidro y quedaron varados en los barrios Campo La Huerta y Medalla Milagrosa”, precisó Herrera al medio local.

La presidenta del Concejo Deliberante de Iruya, Gloria Herrera, sostuvo que en el pueblo nadie podía creer lo que estaba observando y explicó que el fenómeno no se daba con tal magnitud “en los últimos años”, por lo que “muchos se asustaron por lo sucedido”.

Por último, el intendente ahondó en la necesidad de construir un puente sobre esa parte del Milmahuasi que pueda “solucionar el tránsito de los habitantes y turistas”, y que resista este tipo de hechos para conectar al pueblo con los distintos barrios cercanos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.