Los 1001 viajes de avión de Von der Leyen, una master class de hipocresía con el cambio climático

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, la COP26, comienza este 31 de octubre en la ciudad escocesa de Glasgow bajo la copresidencia de Reino Unido e Italia y, ante la urgencia de actuar y el temor a que la cita sea una nueva oportunidad perdida, la Comisión Europea ha lanzado un video con un solo mensaje: “Tenemos que actuar ya”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

“El tiempo ha terminado” para tomar medidas comprometidas con la reducción de emisiones de efecto invernadero, para cambiar combustibles fósiles por renovables y para proteger la biodiversidad: “líderes del mundo, os necesitamos”. Es el llamamiento que está haciendo la UE de cara a la COP26, sin embargo, el vídeo de la Comisión parece olvidarse de que Ursula Von der Leyen es uno de esos líderes que necesitamos para luchar contra el cambio climático y su liderazgo es clave.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (Photo by EU Commission / Pool/Anadolu Agency via Getty Images)
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (Photo by EU Commission / Pool/Anadolu Agency via Getty Images)

Von der Leyen hace campaña por la transición ecológica pero al mismo tiempo no escatima en viajes y actos que aumentan radicalmente su huella de carbono. Tras la aprobación del paquete Next Generation EU ha volado a buena parte de las capitales europeas para entregar a los gobiernos la evaluación de la Comisión de los planes de recuperación que posteriormente se entregan al Ecofin, que es el que aprueba (o suspende) los planes y el inicio del desembolso del dinero europeo.

Así, por ejemplo, la presidenta de la Comisión visitó en tres días, del 16 al 18 de julio, España, Portugal, Grecia, Dinamarca y Luxemburgo, con sendos viajes en avión, cuyas emisiones de CO2 se podrían haber evitado, dado que la visita ha sido puramente simbólica.

La presencia de Von der Leyen en cada ciudad podría haber sido por videoconferencia y el resultado habría sido el mismo, excepto que no podría haberse hecho la foto. Si la UE apuesta por la transición verde y realmente quiere alcanzar la neutralidad climática en 2050 hay que impulsar inversiones para la transición pero también crear la conciencia ciudadana necesaria para frenar las emisiones de efecto invernadero.

Von der Leyen y Pedro Sánchez durante la presentación de los fondos de recuperación. (Photo by BERNAT ARMANGUE/POOL/AFP via Getty Images)
Von der Leyen y Pedro Sánchez durante la presentación de los fondos de recuperación. (Photo by BERNAT ARMANGUE/POOL/AFP via Getty Images)

La industria de la aviación contribuye a casi el 2% de la emisiones de carbono del mundo, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), y se calcula que en poco más de diez años el número de pasajeros se va a duplicar. 

Por ello, a la Comisión Europea habría que decirle que “es la hora de pasar de las palabras a los hechos” e impulsar realmente una alternativa al avión entre capitales europeas, como el proyecto para promover un tren nocturno en toda Europa que han presentado los Verdes alemanes. 

En algunos países como Suecia, con mayor concienciación sobre lo que implica el cambio climático, se puso de moda el “flygskam”, que significa “vergüenza de volar”. Si bien buena parte de los europeos son ajenos a esa sensación de vergüenza, no deberían serlo al conocimiento de su huella de carbono y las emisiones que implica un viaje en avión o en coche, así como las consecuencias a corto, medio y largo plazo del calentamiento global.

Por ello, dentro de las tareas de la Comisión Europea, las labores didácticas y de concienciación no pueden ser de menos importancia que los eslóganes. Bruselas justifica los viajes como la oportunidad de mostrar una “implicación personal” de von der Leyen por la importancia del paquete de recuperación y lo que supone para la Unión Europea. “Estamos al inicio de un procedimiento extremadamente importante para Europa y nuestros esfuerzos de recuperación”, alega la Comisión. 

El tren es una alternativa sostenible al avión en Europa. (Photo by ROBIN VAN LONKHUIJSEN/ANP/AFP via Getty Images)
El tren es una alternativa sostenible al avión en Europa. (Photo by ROBIN VAN LONKHUIJSEN/ANP/AFP via Getty Images)

Sin embargo, la falta de gestos (y hechos) suficientes para la reducción de emisiones ensombrecen cualquier gesto de la Comisión hacia los países de la Unión. 

La consecución de nuevas medidas, como el Mecanismo de Ajuste en Frontera de las Emisiones de Carbono, un impuesto al carbono sobre los productos importados, es mucho más urgente y debe ir de la mano de acciones simbólicas de los representantes políticos, como intentar reducir la huella de carbono de cada uno.

La Comisión Europea es posiblemente la entidad supranacional más volcada con frenar el cambio climático (junto a las agencias de Naciones Unidas), sin embargo, a los europeos (una vez más) les falta pasar de los papeles a las acciones y apostar con más fuerza en el plano internacional por la lucha contra el cambio climático. De esta manera la UE podría tener una voz más potente en el plano internacional.

EN VÍDEO I La capa de luz verde que rodea a la Tierra vista desde el espacio

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.