Una "colonia del infierno": revelan inquietantes llamadas al 911 desde almacenes de Amazon

Jesús Del Toro

Es una empresa icónica a escala global. Pero algunos de sus empleados enfrentan severa tensión y presión a un grado tal que han exacerbado sus padecimientos previos y los ha llevado, se afirma, a tener ominosos pensamientos y conductas suicidas. Tanto que ha sido necesario llamar al número telefónico de emergencia 911 para pedir ayuda urgente para ellos con singular frecuencia.

Se trata de trabajadores de Amazon, el gigante del comercio electrónico, empresa que ha catalizado una transformación en las formas de consumo y es objeto de fascinación y crítica a la vez. Su creador y principal accionista, Jeff Bezos, es la persona más rica del mundo gracias a la pujanza de Amazon. Pero la empresa es también foco de críticas por las condiciones laborales dentro de sus centros de acopio y distribución de productos, y una serie de llamadas de emergencia realizadas desde ellos ponen luz en a ciertas realidades punzantes que afectan a algunos de quienes laboran en esos lugares.

Amazon posee decenas de instalaciones de distribución en Estados Unidos. (Getty Images)
Amazon posee decenas de instalaciones de distribución en Estados Unidos. (Getty Images)

De acuerdo a llamadas al número 911 realizadas desde bodegas de Amazon, una cantidad importante de empleados de esa compañía han sufrido momentos de crisis e intentos de suicidio dentro de su lugar de trabajo. Según reveló el portal The Daily Beast, entre octubre de 2013 y octubre de 2018 se realizaron al menos 189 llamadas al número 911 desde 46 instalaciones de Amazon en 17 estados para reportar situaciones de “intento de suicidio, pensamiento sobre suicidio u otros episodios relacionados a enfermedades mentales”.

En ciertos casos se ha tratado de empleados de Amazon que comentan con compañeros sobre su intención de suicidarse o lesionarse, de modo tan grave o creíble que motivan un reporte de ello al 911. Y en ciertos casos se han registrado incidentes concretos de intento de lesión o suicidio dentro de instalaciones de Amazon. No se habría registrado, con todo, un suicidio allí, si bien al menos en un caso reportado por The Daily Beast una persona que fue empleada por Amazon se quitó la vida fuera de sus instalaciones. Y en ello, según familiares de la víctima, la tensión laboral que sufrió por trabajar en Amazon habría sido un factor en su trágico desenlace.

Con todo, no puede afirmarse que las condiciones laborales en Amazon o la forma como esa empresa trata a sus empleados produzca enfermedades mentales en ellos o los impulse de modo directo al suicidio. En realidad, como se indica en el reportaje de The Daily Beast, por lo general las personas que sufrieron episodios relacionados con el suicidio ya padecían enfermedades mentales antes de convertirse en empleados de Amazon

Por su parte, la empresa ha declarado a ese portal que “el bienestar físico y mental de nuestros empleados es una prioridad mayor y estamos orgullosos de nuestro éxito en general en esta área”. Amazon en ese sentido considera que los casos de empleados con las crisis descritas serían casos específicos y afirma que considerar que se trata de una suerte de tendencia es una sobregeneralización que “no toma en cuenta el total de nuestra plantilla, las horas trabajadas y nuestra creciente red”.

Amazon ha publicado en Twitter un video sobre la actividad en sus bodegas para mostrar, desde su perspectiva, lo que allí sucede y ofrece visitas abiertas y gratis para quien quiera visitarlas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y ciertamente, The Daily Beast reconoce que la cantidad de casos de personas con tendencias suicidas y las llamadas al 911 al respecto que reporta no son evidencia de que los empleados de Amazon tengan esas conductas en mayor cuantía o frecuencia que empleados de otras empresas ni tampoco que las tensiones laborales allí sean causa de esos episodios. Pero, afirma, pinta un escenario rudo sobre lo que algunas personas sufren allí y sobre las condiciones de presión que enfrentan los empleados de Amazon.

Algunas de esas situaciones son ilustrativas:

“Tengo a una empleada amenazando con suicidarse, ella tiene planes muy específicos y ha mostrado rasguñaduras en sus brazos… ella trata de salir del edificio. Necesita ayuda médica”.

“Tengo un empleada a la que le hemos descubierto una carta de suicidio a sus hijos que ha escrito hoy”.

“Tengo un empleado [con conducta] suicida en una de nuestras oficinas, él ha tratado de cortarse tres o cuatro veces esta noche. Y ha aceptado ir a un servicio médico de emergencia…”.

Todas esas voces son de personas que, desde una instalación de Amazon, llamaron al 911 para alertar sobre empleados que decían que querían suicidarse o trataban de hacerlo y para pedir que se enviara ayuda para evitarlo o para llevar a la persona a un sitio donde pudiera ser atendida médica y psicológicamente.

Y no son las únicas. The Daily Beast añade el caso de una mujer que “está embarazada y amenaza a su bebé” y que decía que quería “apuñalarse ella misma en el estómago”, y el de un joven que amenazaba con lanzase desde un segundo piso. Todo dentro de instalaciones de Amazon. Y comenta el caso de un empleado que se quejaba de que “las exigencias que le impone su empleador y cosas que él ha tenido que lidiar en su vida… se han vuelto demasiado y [él ha] considerado lesionarse a sí mismo” además de que ha dicho sentirse “engañado por Amazon…”.

Y otros simplemente consideran que las severas exigencias que se les imponen en el trabajo implican que los tratan “como robots” y califican las bodegas de Amazon son “colonias del infierno”. El esquema es tan dramático que The Daily Beast plantea el caso de un empleado que, decepcionado con Amazon y con muchas otras cosas, al final se suicidó efectivamente. Y si bien el portal no afirma que haya sido las condiciones laborales de Amazon la causa de ello, pues esa persona tenía ya problemas mentales preexistentes y otras tribulaciones, sus familiares ponen lo que vivió en Amazon como parte del contexto que lo llevó a su fatal decisión.

Pero, ¿cuáles son esas condiciones laborales? ¿Son tan severas que en efecto llegan a sacar de balance a personas al grado de hacerlas pensar en el suicidio?

Una bodega de Amazon en Nueva York, una de las muchas desde la que gestiona los envíos de la mercancía que vende en línea. (AP)
Una bodega de Amazon en Nueva York, una de las muchas desde la que gestiona los envíos de la mercancía que vende en línea. (AP)

Sobre la primera pregunta se menciona, por ejemplo, que muchos empleados realizan trabajos repetitivos y mecánicos durante muchas horas, en ocasiones en aislamiento, bajo fuerte supervisión para cumplir cuotas y con escasas pausas para descansar. Se menciona que algunos empleados optan por orinar en botellas antes que perder incluso unos minutos de trabajo para ir al baño y otros que se sienten desilusionados o engañados porque las condiciones de trabajo y las compensaciones no eran lo que se les prometió o lo que esperaban.

Amazon ha negado varias de esos señalamientos extremos y matizado que sus prácticas de operación son estándar en la industria. Y ciertamente hay una cantidad de empleados que se encuentran satisfechos con las condiciones en que laboran en Amazon.

Sea como sea, las llamadas al 911 y las historias tras ellas sugieren que el empleo en Amazon, como en cualquier otra empresa, no es un idilio sino una labor con sus exigencias y posibilidades, sus beneficios y sus complicaciones. Y que en algunos casos se dan cortos circuitos que aunque no puedan ser generalizados no dejan de ser de relevancia. Por ello, el colofón de estas historias y denuncias es que, en toda empresa y en Amazon en lo específico, el cuidado del trabajador debe estar en la primera línea de prioridades.