Ermitaño desalojado de su cabaña recibe donación de multimillonario para volver al bosque

·4  min de lectura

David Lidstone, conocido como ‘River Dave’, ha vivido aislado en los bosques de New Hampshire y la ribera del río Merrimack por 27 años. Según reportó la agencia AP, Lidstone, de 81 años, habitaba en calidad de ermitaño en una pequeña cabaña de madera construida en la propiedad de otra persona, cultivaba su propia comida, obtenía agua del río, cortaba su propia leña, obtenía electricidad con paneles solares y atendía a sus perros y gallinas.

Eso hasta que Leonard Giles, el dueño del terreno donde se ubicaba la cabaña, finalmente no pudo más y demandó a Lidstone, acusándolo de haber ingresado ilegalmente a sus terrenos. El ermitaño fue arrestado el pasado 15 de julio y se le dijo que sería liberado si dejaba esa vivienda y esta era demolida, a lo que él se negó.

David Lidstone, de 81 años, ha vivido por casi tres décadas como ermitaño en un bosque de New Hampshire. (Facebook/Jodie Gedeon)
David Lidstone, de 81 años, ha vivido por casi tres décadas como ermitaño en un bosque de New Hampshire. (Facebook/Jodie Gedeon)

“Ustedes vinieron con sus pistolas, me arrestaron, me trajeron aquí, se quedaron con todas mis posesiones… Yo me sentaré aquí con su uniforme hasta que me pudra, señor”, le dijo Lidstone al juez.

El ermitaño es un veterano de la Fuerza Aérea y, aunque tiene cuatro hijos y otros familiares, él eligió vivir apartado en las soledades del bosque. Había vivido 27 años en esa cabaña apartada, tanto que el dueño del terreno solo supo de él en 2015.

En tanto, la cabaña se incendió en circunstancias no aclaradas que están bajo investigación, indicó AP.

El juez reconoció que Lidstone no lo hacía daño a nadie pero también señaló que la ley estaba del lado del propietario. Y aunque amigos del ermitaño trataron de ayudarlo e incluso recaudaron dinero para su causa, parecía que no había modo de lograr que Lidstone pudiera volver a su casa.

O a lo que quedaba de ella tras el extraño incendio.

“Él es una persona realmente muy bondadosa y simplemente ha elegido vivir desconectado de los servicios públicos… [Su caso] es realmente de humanidad, de compasión, empatía… él no le hace daño a nadie”, dijo Jodie Gedeon, amiga de Lidstone a la AP.

Lo cierto es que las autoridades habían ya, desde hace algunos años, presentado quejas en torno a la cabaña, que según Giles tenían que ver con el manejo de desechos sépticos y violaciones a las regulaciones de zonificación.

La situación parecía legalmente insoluble para el ermitaño, pues la ley está del lado de propietario, que desde hace años deseaba echar abajo esa cabaña y, en todo caso, la casa ha ya ardido. Lidstone no tiene allí ya nada a dónde volver. Y aunque sus pertenencias fueron retiradas del lugar antes del incendio, no se halló rastro de sus animales domésticos.

La situación pintaba, así, sombría para Lidstone, quien enfrentaba la indigencia. Amigos salieron en su ayuda y crearon una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe que ha ya recibido casi 15,000 dólares.

Fue entonces cuando Lidstone recibió otra ayuda inesperada.

Una donación de 180,000 dólares fue realizada el pasado 11 de agosto por el multimillonario Alexander Karp, presidente de la empresa Palantir Technologies, especialmente para que Lidstone pueda conseguirse un sitio para vivir a su gusto, según reportó el portal Insider.

Gedeon escribió en un post de Facebook que con el dinero que ellos han reunido más la sustancial donación de Karp podrán “ayudar a Dave a tener una buena vida ahora y estamos por siempre agradecidos”.

Así, como dijo Gedeon, Lidstone podrá “regresar a la paz y la armonía de la naturaleza que tanto ama” aunque ella espera que él opte por no irse “tan lejos dentro del bosque para que de esta manera pueda estar en contacto con sus nuevos y viejos amigos, su familia y la comunidad”.

Todos ellos realizarán este sábado una fiesta para celebrar el feliz desenlace. Gideon invitó a Karp a asistir, para que todos puedan agradecerle en persona, aunque no es claro si el empresario (cuya fortuna suma 2,100 millones de dólares, según Forbes) acudirá a la cita.

En un video publicado en Facebook, Lidstone agradeció personalmente a Karp el apoyo, dijo que “no tenía palabras” para expresar su gratitud y que simplemente podría echarse a llorar.

“Yo no veía la forma de volver a ser un ermitaño porque la sociedad no está permitiéndomelo”, dijo el ermitaño en los momentos más duros cuando enfrentaba a la justicia y su cabaña había ardido.

Ahora, él podrá volver a la soledad y la naturaleza.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Ermitaño serbio se vacuna contra el covid-19 y llama a otros a seguir su ejemplo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.