Un hombre que sufría un goteo nasal persistente descubre que perdía líquido cerebroespinal

Greg Phillpotts le contó al canal ABC 11 que durante años creyó que sus síntomas se debían a una alergia.

Un hombre de Carolina del Norte que sufrió un goteo nasal constante durante años descubrió que en realidad estaba perdiendo líquido cerebroespinal.

Esta semana, Greg Phillpotts le dijo al canal local ABC 11 que durante cinco años pensó que su goteo nasal persistente se debía a una alergia. Sin embargo, el canal de noticias reveló que un médico del Hospital Mount Sinai de Nueva York había confirmado que se trataba de una pérdida de líquido cefalorraquídeo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades describen esta condición como un “escape del fluido que rodea el cerebro y la médula espinal”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pensó que se trataba simplemente de una alergia o de un goteo nasal. Sin embargo, necesitaba una cirugía. Sigue la noticia en la 11 #ABC11 @MountSinaiNYC.

La pérdida de este líquido incoloro ocurre cuando se produce un desgarro o un agujero en las membranas que rodean el cerebro o la médula espinal, según el Centro Médico Cedars-Sinai.

Phillpotts le contó a ABC 11 que su grave secreción nasal ocurría “en cualquier lugar”.

“Ocurría en cualquier parte; podía estar en un avión o en cualquier otro sitio. Mientras hablaba con alguien esas secreciones le salían de la cara”.

Se informó que otros médicos le habían diagnosticado a Phillpotts una neumonía y bronquitis. Sin embargo, ABC 11 señaló que después de sufrir un episodio de tos intensa en febrero viajó a Nueva York para que lo viera el Dr. Alfred Iloreta del Mount Sinai.

HuffPost le pidió más información al Mount Sinai.

“A veces esa pérdida de líquido cerebroespinal puede transformarse en lo que llamamos una infección ascendente”, le explicó Lloreta a ABC 11, según un video. “La infección o las bacterias se pueden transmitir desde la nariz hasta el cerebro, lo que causa un cuadro de meningitis”.

El Centro Médico Cedars-Sinai dice que si bien muchas de las pérdidas de líquido cerebroespinal se curan solas, los pacientes con estos síntomas deben buscar ayuda médica debido a que aumenta el riesgo de sufrir meningitis, una infección de origen viral o bacteriano del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal.

Cada año al menos 5 de cada 100.000 personas sufren fugas de líquido cerebroespinal, según indicó la Asociación de Pérdida de Líquido Cerebroespinal.

A principios de este año, Kendra Jackson de Omaha, en Nebraska, también supo que tenía una pérdida de líquido cerebroespinal después de haber pasado años lidiando con dolores de cabeza y un goteo nasal constante, entre otros síntomas.

Tanto Jackson como Phillpotts se sometieron a una cirugía para solucionar el problema.

“¿Alguna vez has sufrido una congestión nasal tan grande que no podías respirar y de repente pudiste volver a respirar con normalidad? ¿Te imaginas qué alivio tan grande?”, dijo Phillpotts refiriéndose al procedimiento, según refirió ABC 11.

A menudo la cirugía para solucionar la pérdida de líquido cerebroespinal implica el uso de tejidos de otra parte del cuerpo del paciente para cerrar el orificio en la base del cráneo, explicó la Clínica Cleveland.

El centro médico también señala que esas pérdidas pueden ocurrir de manera espontánea o pueden estar relacionadas con una lesión en la cabeza, un tumor o una cirugía.

Kimberley Richards

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.