La UE quiere captar 140.000 millones de euros contra la crisis energética

·5  min de lectura

Por Kate Abnett y Tom Käckenhoff

BRUSELAS/DÜSSELDORF, 14 sep (Reuters) - El ejecutivo de la Unión Europea esbozó el miércoles sus planes para recaudar más de 140.000 millones de euros (140.000 millones de dólares) para hacer frente a una crisis energética que ha aumentado las perspectivas de racionamiento de combustible en invierno, insolvencia de empresas y recesión económica.

Los precios del gas en Europa se han disparado este año debido a que Rusia ha reducido las exportaciones de combustible como represalia a las sanciones occidentales por su invasión de Ucrania, lo que ha dejado a los hogares con dificultades para pagar las facturas de energía y a las empresas energéticas con problemas de liquidez.

Los Gobiernos europeos han respondido con medidas que van desde la limitación de los precios en las facturas de gas y electricidad de los consumidores hasta el ofrecimiento de créditos y garantías para evitar que los proveedores de energía se hundan bajo el peso de las demandas colaterales.

"Los Estados miembros de la UE ya han invertido miles de millones de euros para ayudar a los hogares vulnerables. Pero sabemos que esto no será suficiente", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a los miembros del Parlamento Europeo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó sus planes para limitar los ingresos de los generadores que se benefician del aumento de los precios de la electricidad, pero que no dependen del costoso gas. También ha presentado planes para obligar a las empresas de combustibles fósiles a compartir los beneficios extraordinarios de las ventas de energía.

"En los tiempos que corren es injusto recibir unos ingresos y beneficios extraordinarios sin precedentes que se benefician de la guerra y a costa de nuestros consumidores", dijo Von der Leyen.

Dijo que el plan debería recaudar más de 140.000 millones de euros para los 27 miembros de la UE para apoyar a los hogares y las empresas.

Pero su anuncio no incluyó una idea anterior de la UE de limitar los precios del gas ruso. Esa idea ha dividido a los Estados miembros, después que Rusia advirtiera que podría cortar todos los suministros de combustible. Von der Leyen dijo que la Comisión seguía debatiendo la idea.

RELLENAR LAS RESERVAS

El precio de referencia del gas en Europa subió a unos 208 euros por megavatio hora (MWh) durante los comentarios, muy por debajo del récord de agosto, que superó los 343 euros, pero con un aumento de más del 200% respecto a hace un año.

Los detalles completos de las propuestas de la Comisión Europea se publicarán a las 1230 GMT. Un borrador de las propuestas, al que tuvo acceso Reuters, no incluía topes más amplios para el precio del gas.

Europa se ha apresurado a rellenar sus instalaciones de almacenamiento y ya ha cumplido el objetivo de tenerlas llenas en un 80% para noviembre. Pero las medidas de Rusia para reducir el suministro, incluso a través del importante gasoducto Nord Stream 1 hacia Alemania, hacen que las perspectivas para el invierno sean inciertas. Moscú culpa a las sanciones de obstaculizar el mantenimiento de los oleoductos. Los políticos europeos dicen que es un pretexto.

"Meses de disputas geopolíticas han dejado al mercado europeo del gas en estado de alerta, con precios volátiles derivados de la falta de suministro, la posible intervención en el mercado y una mayor incertidumbre", dijo el analista de Rystad Zongqiang Luo.

El grupo alemán de la industria de servicios públicos VKU advirtió de posibles insolvencias, después que varias empresas energéticas de la UE y Reino Unido ya se hayan hundido al no poder repercutir a menudo en los consumidores todo el impacto de las subidas del precio del gas debido a las políticas nacionales de limitación de precios.

"Queremos evitar las insolvencias. Debo advertir que si se permite la quiebra de empresas individuales, entonces podría ser más difícil financiar las actividades de todas", dijo a Reuters el director general de VKU, Ingbert Liebing, quien añadió que el grupo estaba en conversaciones con el gobierno alemán.

El operador de la red francesa RTE dijo que no había riesgo de un apagón total en invierno, pero no descartó algunos cortes de energía en las horas punta, diciendo que era esencial reducir la demanda.

"ÚLTIMO RECURSO"

El operador de la red eléctrica francesa, RTE, dijo que reducir el consumo nacional de electricidad entre un 1% y un 5% en la mayoría de los escenarios y hasta un 15% en un escenario extremo de escasez de gas y clima muy frío podría ayudar a evitar una crisis eléctrica.

"Como último recurso, se pueden activar cortes de carga organizados, temporales y rotativos para evitar un incidente generalizado", dijo RTE.

Los reguladores europeos están estudiando otras medidas de socorro.

"También sabemos que las empresas energéticas se enfrentan a graves problemas de liquidez en los mercados de futuros de electricidad, lo que pone en riesgo el funcionamiento de nuestro sistema energético", dijo Von der Leyen.

"Trabajaremos con los reguladores del mercado para aliviar estos problemas modificando las normas sobre las garantías y tomando medidas para limitar la volatilidad de los precios intradía".

Las empresas energéticas suelen vender energía por adelantado, pero deben ofrecer garantías a los compensadores en caso de incumplimiento antes de entregar el suministro. Como los precios del gas se han disparado, también lo han hecho las demandas de garantías.

La empresa alemana de energía Uniper, que ya ha obtenido 13.000 millones de euros de líneas de crédito del Estado, la mayoría de los cuales ya ha utilizado, dijo el miércoles que estaba buscando vías alternativas para mantenerse a flote, incluida la posibilidad de entregar una mayor participación al Estado. Según el plan de rescate vigente, el Estado se hará con el 30%.

"La nacionalización es la única solución que nos queda, los recursos de capital de Uniper están totalmente sumergidos. Matemáticamente hablando, no hay nada más que se pueda hacer", dijo a Reuters una fuente cercana al asunto.

La finlandesa Fortum, el mayor accionista de Uniper, también dijo que continuaban las conversaciones con el Gobierno alemán. El Ministerio de Economía declinó hacer comentarios sobre las conversaciones.

(Información de las redacciones de Reuters; escrito por Ingrid Melander; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)