Ucraniano apuñala a compatriota en NY porque creyó era ruso

·2  min de lectura

NUEVA YORK (AP) — La molestia por la invasión rusa a Ucrania se tornó sangrienta en un bar de Brooklyn, donde un ucraniano apuñaló a su compatriota en la cara y el cuello tras insistir erróneamente en que el hombre era ruso, según las autoridades.

Los fiscales planea presentar cargos por delitos de odio debido a su creencia errónea sobre la nacionalidad de la víctima.

Oleg Sulyma, de 31 años, está acusado de apuñalar a un inmigrante ucraniano con dos botellas de cerveza rotas después de escucharlo hablar ruso y exigirle que demostrara su nacionalidad, incluyendo pedirle que dijera una palabra ucraniana difícil de pronunciar.

“¡Te voy a enseñar lo que es un verdadero ucraniano!", dijo Sulyma antes de atacarlo, de acuerdo con los fiscales.

Sulyma se declaró inocente el miércoles de los cargos que se le imputan, entre ellos el de intento de homicidio y el de agresión como delito de odio, en relación con el ataque del 25 de abril, que ocurrió en el Signature Restaurant and Falada Lounge de Sheepshead Bay. En el vecindario viven muchas personas vinculadas a Rusia y Ucrania.

Sulyma fue puesto en libertad bajo supervisión tras su comparecencia del miércoles y se le ordenó volver al tribunal el 8 de agosto. El hombre al que se le acusa de haber apuñalado, Andrii Meleshkov, necesitó 17 puntos de sutura para reparar sus heridas, según los fiscales.

Se dejó un mensaje en busca de comentarios al abogado de Sulyma.

En una comparecencia anterior en el tribunal, el abogado Arthur Gershfeld señaló que el enfrentamiento había sido una “discusión entre personas” y dijo que Sulyma es quien se “llevó la peor parte”.

Gershfeld alegó que Meleshkov, de 36 años, y sus amigos se pelearon con Sulyma, lo que le provocó un colapso pulmonar y requirió múltiples puntos de sutura en el labio y el ojo. Meleshkov declaró al New York Post que tiró al suelo a Sulyma y se sentó sobre él después de que éste lo apuñalara.

Según la ley del estado de Nueva York, los fiscales pueden acusar a una persona de un delito de odio si existen pruebas de que actuó motivada por lo que creía o percibía que era cierto sobre la ascendencia o el origen de una persona, incluso si realmente son miembros del mismo grupo y esas creencias o percepciones son incorrectas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.