Ucrania y Occidente rechazan los planes de referendos en regiones ocupadas por Rusia

·3  min de lectura

Por Pavel Polityuk

KIEV, 20 sep (Reuters) - Los líderes designados por Rusia en las áreas ocupadas de cuatro regiones de Ucrania anunciaron planes para plebiscitos sobre una adhesión a Moscú, lo que Ucrania y sus aliados calificaron el lunes como un ardid del Kremlin para tratar de recuperar la iniciativa tras perder terreno en combate.

"Los rusos pueden hacer lo que quieran. Eso no cambiará nada", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, en respuesta a preguntas de periodistas al comienzo de una reunión con la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield.

En un tuit, agregó: "Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá liberándolos sin importar lo que Rusia tenga que decir".

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dijo que Washington rechaza "inequívocamente" los planes de consultas populares. El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente lituano, Gitanas Nauseda, usaron la palabra "parodia" para describir los referéndums.

En una acción aparentemente coordinada, autoridades prorrusas anunciaron referéndums entre el 23 al 27 de septiembre en las provincias de Luhansk, Donetsk, Jérson y Zaporiyia, que representan alrededor del 15% del territorio ucraniano, o un área del tamaño de Hungría.

Rusia ya considera a Luhansk y Donetsk, que juntos forman la región de Dombás y que Moscú ocupó parcialmente en 2014, como estados independientes. Ucrania y los países de Occidente que la respaldan sostienen que todas esas zonas -en poder de fuerzas rusas- están ocupadas ilegalmente.

En una publicación en redes sociales dirigida a Putin, el líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Denis Pushilin, escribió: "Le pido, lo antes posible, en caso de una decisión positiva en el referéndum: considerar que la RPD se convierta en parte de Rusia".

CONTROL EN DISPUTA

Algunas figuras prorrusas presentaron los referéndums como un ultimátum a Occidente para que acepte los avance territoriales de Rusia o se enfrente a una escalada de la guerra con un enemigo en posesión de amas nucleares.

"La invasión del territorio ruso es un delito que te permite usar todas las fuerzas de autodefensa", dijo en redes sociales Dmitry Medvedev, expresidente ruso y ahora vicepresidente del Consejo de Seguridad del mandatario Vladimir Putin.

Margarita Simonyan, editora en jefe de la cadena de televisión RT, escribió: "Hoy un referéndum, mañana reconocimiento como parte de la Federación Rusa".

Pero los aliados de Estados Unidos y la OTAN que han estado respaldando a Ucrania con armas y otro tipo de apoyo militar dijeron que los plebiscitos no tendrían sentido.

Si el plan de consultas públicas "no fuera tan trágico, sería cómico", dijo Macron a periodistas en Nueva York, donde los gobernantes se han estado congregando para el encuentro anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

"Rusia comenzó la guerra, invadió esta región, bombardeó a la población, hizo huir a la gente y ahora dicen que en esta misma región va a organizar un referéndum", apuntó Macron.

Sullivan dijo a periodistas: "Nunca reconoceremos este territorio como algo más que una parte de Ucrania. Rechazamos las acciones de Rusia de manera inequívoca".

Reformular los combates en territorio ocupado como un ataque contra Rusia también podría dar a Moscú una justificación para movilizar sus 2 millones de reservistas.

Hasta ahora, Moscú se ha resistido a la idea a pesar de las crecientes pérdidas en lo que llama una "operación militar especial" en Ucrania.

Sullivan dijo que Washington estaba al tanto de los reportes de que Putin podría estar considerando ordenar una movilización, una acto que, según el funcionario estadounidense, no haría nada para socavar la capacidad de Ucrania para hacer retroceder la agresión rusa.

(Reportes de corresponsalías de Reuters; Escrito por Andrew Osborn y Alex Richardson. Editado en español por Marion Giraldo)