Anuncios

Ucrania busca bombas de racimo de EEUU para adaptarlas a drones: legisladores

Foto de archivo de municiones de 155mm

Por Jonathan Landay

WASHINGTON, 6 mar (Reuters) - Ucrania ha ampliado una petición de polémicas bombas de racimo a Estados Unidos para incluir un arma que quiere adaptar para lanzar desde drones los explosivos antiblindaje que contienen sobre las fuerzas rusas, según dos legisladores estadounidenses.

Kiev ha instado a los miembros del Congreso a que presionen a la Casa Blanca para que apruebe el envío de las armas, pero no es en absoluto seguro que el Gobierno del presidente Joe Biden vaya a dar su visto bueno.

Las municiones de racimo, prohibidas por más de 120 países, liberan normalmente grandes cantidades de bombas más pequeñas que pueden matar indiscriminadamente en una zona amplia, lo que amenaza a la población civil.

Ucrania está buscando la MK-20, una bomba de racimo que se lanza desde el aire, para liberar sus explosivos individuales desde aviones no tripulados, dijeron Jason Crow y Adam Smith, miembros del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

La petición se suma a los proyectiles de artillería de racimo de 155 mm que Ucrania ya ha solicitado, dijeron.

Ucrania espera que las municiones de racimo le den una ventaja en la dura lucha contra las fuerzas rusas en el este de Ucrania.

El gobierno ucraniano ha dicho públicamente que quiere municiones de racimo estadounidenses. La petición de MK-20 -también conocidas como CBU-100- no había sido comunicada anteriormente.

La embajada ucraniana remitió a Reuters al Ministerio de Defensa en Kiev, que no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional dijo que, si bien Ucrania y la Casa Blanca "coordinan estrechamente" la ayuda militar, no tenía "nuevas capacidades que anunciar".

ARMAS CONTROVERTIDAS

Desde el inicio del conflicto, Ucrania ha solicitado y ha recibido armas que Estados Unidos al principio rechazó entregar, como lanzamisiles HIMARS, baterías de defensa antiaérea Patriot y tanques Abrams. Pero las municiones de racimo podrían ser un paso demasiado arriesgado para el Gobierno y algunos miembros del Congreso.

Sus detractores argumentan que, cuando las bombetas se dispersan, pueden mutilar y matar a civiles y tienen un alto índice de fallos, por lo que los artefactos sin estallar representan un peligro durante años después de que finalice un conflicto.

Un pacto de 2008 que prohíbe la producción, el uso y el almacenamiento de municiones de racimo ha sido adoptado por 123 países, entre ellos la mayoría de los 28 miembros de la OTAN. Estados Unidos, Rusia y Ucrania no se han adherido.

Conceder a los ucranianos "un arma prohibida socavaría su autoridad moral de un modo que (el presidente ruso Vladimir) Putin explotaría", afirmó Tom Malinowski, excongresista que fue el máximo responsable de derechos humanos del Departamento de Estado.

Pero existe cierto apoyo en el Congreso. Un asesor dijo que la mayoría de los republicanos "son bastante receptivos" a las peticiones de Ucrania.

(Reporte adicional de Mike Stone; Editado en español por Javier López de Lérida)