Ucrania dice que 11 personas murieron durante la noche, Reino Unido señala una nueva fuerza rusa

·4  min de lectura

10 ago (Reuters) - Los bombardeos rusos mataron a 11 personas en la región central ucraniana de Dnipropetrovsk durante la noche, dijo el miércoles el gobernador Valentyn Reznychenko, mientras Reino Unido dijo que Rusia había establecido "casi con seguridad" una nueva fuerza terrestre importante para apoyar su guerra.

La nueva fuerza rusa, denominada Tercer Cuerpo de Ejército, tiene su base en la ciudad de Mulino, al este de la capital rusa, Moscú, informó el Ministerio de Defensa británico en un boletín diario de inteligencia.

El ministerio también dijo que los comandantes rusos estaban enfrentando "prioridades operacionales en competencia" de reforzar su ofensiva en la región del Dombás en el este, así como el fortalecimiento de las defensas contra los contraataques ucranianos en el sur.

Tras fracasar en la toma de la capital ucraniana, Kiev, al principio de la guerra, los soldados rusos se han centrado en el este y el sur, donde los separatistas pro-Moscú controlan el territorio desde que Rusia se anexionó Crimea en 2014.

Un alto responsable ucraniano sugirió que una serie de explosiones en una base aérea rusa en Crimea el martes podría haber sido obra de saboteadores, mientras Ucrania negaba la responsabilidad del incidente en el territorio ocupado por Rusia.

Enormes columnas de humo pudieron verse en vídeos publicados en las redes sociales desde Crimea, un destino de vacaciones para muchos rusos. Rusia utilizó Crimea como una de las plataformas de lanzamiento para su invasión del 24 de febrero.

Rusia dijo que las explosiones, al menos 12 según los testigos, fueron detonaciones de munición almacenada, no el resultado de un ataque.

Zelenski no mencionó directamente las explosiones en su discurso diario por vídeo del martes, pero dijo que era correcto que la gente se centrara en Crimea.

"Nunca la abandonaremos. (...) La región del mar Negro no puede ser segura mientras Crimea esté ocupada", dijo, repitiendo la posición de su Gobierno de que Crimea tendría que ser devuelta a Ucrania.

ALTO RIESGO

El Estado Mayor ucraniano informó de un amplio bombardeo ruso en varias regiones el miércoles.

El jefe de la empresa estatal de energía nuclear de Ucrania ha advertido del "altísimo" riesgo de bombardeo en la central nuclear de Zaporiyia, en el sur ocupado por Rusia, y ha dicho que es vital que Kiev recupere el control de la instalación a tiempo para el invierno.

Los bombardeos de la semana pasada por parte del ejército ruso han dañado tres líneas que conectan la planta a la red ucraniana, dijo. Rusia quería conectar la instalación a su red, según Kotin.

"El riesgo de que los bombardeos afecten a los contenedores que almacenan material radiactivo es muy alto", dijo.

Tanto Ucrania como Rusia han manifestado su deseo de que técnicos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), organismo de control nuclear de la ONU, visiten Zaporiyia, la mayor central nuclear de Europa.

Rusia ha pedido que el jefe del OIEA, Rafael Grossi, informe el jueves al Consejo de Seguridad de la ONU sobre la acusación rusa de ataques por parte de "las fuerzas armadas ucranianas a la central nuclear de Zaporiyia y sus posibles consecuencias catastróficas", dijeron los diplomáticos.

Ucrania ha negado la afirmación rusa de que sus fuerzas atacaron la planta.

ENTIERROS MASIVOS

En la ciudad norteña de Bucha, 15 cuerpos fueron enterrados el martes tras ser encontrados cuatro meses después que las fuerzas rusas se retiraran de la zona.

"Todas las personas que fueron fusiladas y exhumadas de una fosa común tienen marcas de tortura", declaró a la prensa la teniente de alcalde de Bucha, Mykhailyna Skoryk.

Ucrania y sus aliados acusan a los soldados rusos de cometer atrocidades en Bucha, una ciudad satélite de la capital, Kiev, tras iniciar su invasión el 24 de febrero.

Rusia negó la acusación y niega haber atacado a civiles en lo que llama su "operación militar especial" en el país vecino.

Ucrania y sus aliados dicen que Rusia es responsable de una guerra de agresión no provocada al estilo imperial que ha desencadenado el mayor conflicto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Apoyada con armas por sus aliados occidentales, Ucrania apuesta por sofisticados sistemas de cohetes y artillería para degradar las líneas de suministro y la logística rusas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha aprobado una ayuda de 89 millones de dólares para ayudar a Ucrania a equipar y entrenar a 100 equipos para la retirada de minas terrestres y munición sin explotar durante un año.

El presidente de Ucrania ha pedido a Occidente que imponga una prohibición general de viajar a los rusos, una idea que ha encontrado apoyo entre algunos Estados miembros de la UE, pero que ha enfadado a Rusia, que la ha tachado de irracional.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el martes los documentos de apoyo del país a la entrada de Finlandia y Suecia en la OTAN, la expansión más importante de la alianza militar desde los años 90 y provocada por la invasión rusa de Ucrania.

(Información de las redacciones de Reuters; escrito por Michael Perry; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)