Trump obligado a entregar registros financieros al Congreso tras larga batalla legal

·3  min de lectura

Donald Trump y su empresa de contabilidad han llegado a un acuerdo con el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes para que los legisladores reciban los registros financieros clave como parte de una larga investigación sobre sus divulgaciones y conflictos de intereses.

“Después de numerosas victorias en los tribunales, me complace que mi Comité haya llegado a un acuerdo para obtener documentos financieros clave que el expresidente Trump luchó durante años para ocultar al Congreso”, anunció el 1 de septiembre la presidenta del Comité, Carolyn Maloney.

El acuerdo se produce tras una citación de 2019 para obtener registros financieros a su empresa de contabilidad Mazars USA, lo que ayudará al comité a “llegar al fondo de la atroz conducta del expresidente Trump y garantizar que los futuros presidentes no abusen de su posición de poder para obtener beneficios personales”, según la congresista Maloney.

Según el acuerdo anunciado el jueves, Trump ha acordado no impugnar una sentencia de un tribunal de apelación de julio que concedió al comité el acceso a los documentos conforme al alcance de la citación, sosteniendo que los registros financieros del expresidente “avanzarían la consideración por parte del comité de una legislación para la reforma ética”, incluyendo las normas propuestas relacionadas con la divulgación de los conflictos de intereses y el establecimiento de salvaguardias contra la interferencia extranjera.

La notificación del equipo legal de Trump, presentada el 30 de agosto, no revela los términos del acuerdo, solo que los abogados han llegado a un acuerdo con el comité. El acuerdo tampoco afecta a una investigación separada del Congreso entre Trump y el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, que busca obtener declaraciones de impuestos de parte del Servicio de Impuestos Internos. Trump también ha luchado contra ese caso, aunque un tribunal federal de apelaciones dijo a principios de este mes que debe entregarlas.

Luego del testimonio del exconsejero de Trump, Michael Cohen, quien proporcionó varias declaraciones financieras a la comisión que planteaban preguntas sobre las deudas, las divulgaciones y los presuntos pagos de dinero por silencio de Trump durante su campaña presidencial de 2016, comenzó una investigación del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

En marzo de 2019, el comité envió una carta a Mazars en busca de registros relacionados con las acusaciones planteadas en el testimonio, y se emitió una citación al mes siguiente, lo que desencadenó una batalla legal de tres años entre los legisladores y los abogados de Trump.

La noticia del acuerdo se produce cuando el expresidente está inmerso en varias investigaciones del Congreso, así como en la investigación del Departamento de Justicia de EE.UU. sobre su presunto mal manejo de documentos clasificados de la Casa Blanca, la posible exposición de la inteligencia nacional y la “probable” obstrucción, según los fiscales federales.

Un comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el ataque al Capitolio de EE.UU., impulsado en parte por la narrativa continua e infundada del expresidente de que le robaron las elecciones presidenciales de 2020, reanudará las audiencias públicas este mes.