Anuncios

Trump llama a sus partidarios a "vigilar el voto". Aquí el trasfondo de la frase y por qué preocupa

El expresidente Donald Trump está instando a sus partidarios a “vigilar el voto” durante las elecciones del próximo año, una frase que ha hecho saltar las alarmas entre los defensores de la democracia, que dicen que es una señal que autoriza a tomar medidas extremas que podrían intimidar a los votantes y amenazar a los trabajadores electorales.

La frase es relativamente novedosa para Trump, aunque activistas de extrema derecha han estado sentando las bases para que se difunda más ampliamente.

El exasesor de seguridad nacional Michael Flynn lleva meses repitiendo la frase en mensajes, discursos y entrevistas. Y Victor Mellor, un colaborador de Flynn, dijo a The Associated Press que ha estado creando un nuevo grupo llamado “Guard the Vote” (Vigilar el voto) con vista a las elecciones de 2024. Mellor proporcionó a la AP un video que mostraba el nuevo “centro de mando” del grupo en un edificio de Florida que alberga las oficinas de Flynn.

Trump empleó la frase en Ankeny, Iowa, el sábado, donde dijo que sus seguidores necesitan “vigilar el voto” porque “tenemos todos los votos que necesitamos”. Animó a sus seguidores a ir a ciudades como Detroit, Filadelfia y Atlanta para “vigilar esos votos cuando lleguen”.

Especialistas en comunicación política afirman que el contexto en el que Trump utiliza “vigilar el voto” prepara a sus partidarios no sólo para presumir que habrá fraude en diversas ciudades demócratas el próximo año, sino para intervenir con el fin de garantizar la victoria de Trump.

“Se da a entender que el resultado de las elecciones es inevitable. Está decidido”, dijo Susan Benesch, fundadora y directora ejecutiva del Dangerous Speech Project (Proyecto discurso peligroso). ”¿Está realmente protegiendo las elecciones contra el fraude, o está protegiendo las elecciones contra un resultado en el que Trump no sea declarado ganador?”

El portavoz del equipo de campaña de Trump, Steven Cheung, dijo que con “vigilar el voto”, Trump se refería a “detener cualquier caso de fraude electoral en las zonas donde ocurra fraude”. No dio más detalles, y no respondió a preguntas sobre si el término se refería a las iniciativas de Flynn o Mellor.

“Si realmente está hablando de observación electoral pacífica, normal y legítima, entonces debería decirlo”, comentó Benesch.

EL TRASFONDO DE “VIGILAR EL VOTO”

La expresión “vigilar el voto” ganó popularidad en 2022, cuando grupos de activistas de derecha, incluido uno en el estado de Washington que se autodenominó “Guard the Vote”, empezaron a vigilar los buzones para votos en ausencia para tratar de identificar fraudes.

El término resurgió este año cuando Trump fue videograbado usándolo durante un evento en junio en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, y cuando Flynn comenzó a promover el término en repetidas ocasiones unas semanas más tarde.

“Hace poco estuve con el (ex)presidente Trump, probablemente hace unas dos semanas y media, y hablamos de esta idea, de vigilar el voto”, dijo Flynn en una entrevista el 6 de julio con el presentador de radio Eric Metaxas. “Significa estar atentos a todos y cada uno de los aspectos de la votación que tengamos desde el momento en que comienza, ya sea 45 días o 30 días antes, hasta el recuento”.

Desde entonces, Flynn ha anunciado o discutido públicamente la vigilancia del voto al menos ocho veces. En un discurso pronunciado en Rhode Island en septiembre, habló de estar en los buzones electorales “24 horas al día, 7 días a la semana” para grabar a quienes depositan las boletas. En un post en X el mes pasado, se refirió a “observadores ciudadanos preocupados” presentes en los buzones. En julio escribió en Telegram: “#NosotrosElPueblo vamos a estarlos vigilando a todos ustedes y a todo el sistema electoral de arriba abajo, de principio a fin, de sol a sol”. Flynn no respondió a un correo electrónico en el que se le pedían comentarios.

En general, los observadores electorales designados por partidos políticos u otros grupos están autorizados a observar la votación y el recuento de votos, pero no pueden interferir en el proceso electoral, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Los estados tienen diferentes normas que rigen su conducta y competencias.

Mellor, que es dueño de una cementera y ha sido políticamente activo en el condado de Sarasota, Florida, dijo a la AP esta semana que formó un grupo llamado “Guard the Vote”, que pondría en contacto a miembros de las fuerzas del orden y ciudadanos para brindar capacitación sobre las elecciones.

Mellor dijo que cuando escuchó a Trump usar la frase “vigilar el voto” el sábado, pensó: “Ese soy yo. Yo soy ‘vigilar el voto’”.

¿INCITARÁ A LA VIOLENCIA?

Mellor compartió pocos detalles sobre los planes del grupo, pero dijo que implicaría a “estadounidenses educados, fuerzas de seguridad educadas”.

Se le preguntó a Mellor sobre las críticas de que la frase “vigilar el voto” podría incitar a la violencia o poner en peligro el sistema electoral, a los votantes o a los trabajadores electorales, y respondió: “De ninguna manera. No habrá armas. Todo se hará en apego a la ley”.

Afirmó que habría “cero intimidación” y que el grupo no era una operación de la derecha. Dijo que estaba animando a estadounidenses de todos los sectores políticos a unirse, y que se anunciarían más detalles en los próximos días.

“Este no es un movimiento militante. Este es un movimiento educativo”, afirmó, añadiendo que su intención era ayudar a la gente a entender lo que definió como un proceso electoral retorcido.

Aunque no había conexión evidente con la iniciativa de Mellor, grupos de extrema derecha empezaron a vigilar los buzones para boletas en al menos dos condados de Arizona durante las elecciones de mitad de mandato de 2022, antes de que un juez federal les ordenara mantener distancia con los votantes. Algunos iban con el rostro cubierto y armados, y otros estaban asociados con el grupo de extrema derecha Oath Keepers.

Mellor compartió con la AP un video de lo que llamó su “centro de mando” en un edificio de su propiedad en Venice, Florida, que también alberga las oficinas de Flynn y un estudio donde Flynn realiza entrevistas con frecuencia.

El breve video mostraba una gran sala sin ventanas rodeada de lo que parecían ser muros de hormigón con la consigna "Guard the Vote” escrita en una de las paredes. En el centro de la sala había una larga mesa de conferencias rodeada de sillas acolchadas, y encima de la mesa una pistola que Mellor afirmó que era suya. Se le preguntó por el arma y Mellor dijo a la AP que no se había dado cuenta de que aparecía en el video y que la pistola no estaba enviando un mensaje.

“No salgo de casa sin ella”, afirmó.

Otra pared mostraba un juramento de cargo, rodeado de emblemas y banderas de las ramas militares. Otras paredes mostraban mapas de estados como Arizona, Michigan, Pensilvania, Nevada, Georgia, Carolina del Norte, Alaska, Texas, Florida, Wisconsin y Minnesota.

Un pizarrón blanco mostraba notas referentes a la estrategia, incluida una mención de jefes de policía y una lista de destacados negacionistas de las elecciones. En una esquina del pizarrón se leía “Detección del fraude”, seguido de las palabras: “No uses la palabra fraude; usa seguridad electoral”.

Una investigación conjunta de la AP y de la serie de PBS “Frontline” del año pasado detalló cómo Flynn había estado trabajando estrechamente con Mellor desde 2021. Mellor estableció un lugar llamado The Hollow y lo convirtió en un centro de actividad para los Proud Boys y otros activistas de la comunidad de extrema derecha del condado de Sarasota.

Mellor, un ex infante de Marina, publicó una foto en su página de Facebook en la que aparecía con su hijo ante el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, y dijo a “Frontline” que estaba orgulloso de estar allí ese día. En octubre de 2022 dijo a la AP que él y Flynn están "experimentando y cultivando un verdadero movimiento de base en su forma más pura”.

“Les aseguro que esto es sólo el principio”, dijo Mellor entonces.

EL LENGUAJE DE LA GUERRA

Jennifer Mercieca, historiadora de retórica política de la Universidad de Texas A&M que escribió un libro sobre la retórica de Trump, dijo que su uso de la palabra “vigilar” era llamativo porque puede ser un término militar, “como si fueras un ejército”.

“Y, en ese sentido, el enfoque es interesante porque no se trata del lenguaje de la democracia y del proceso democrático. Es el lenguaje de la guerra”, indicó Mercieca. “Y así es como funciona el fascismo. Dices que la política es una guerra y que el enemigo hace trampa. Así que nos toca a nosotros decidir”.

Dijo que las repetidas afirmaciones de Trump de que habrá trampas en unas elecciones que aún no se han producido es una forma de enrolar a sus seguidores en su teoría de conspiración. Trump también insinuó que las elecciones estaban amañadas en su contra incluso antes de las votaciones de 2016 y 2020.

“Le dices a la población que las reglas ya están rotas. ¿Verdad? Son tan corruptos. Son tan tramposos. Son enemigos. Son amenazas. Y luego dices que nos toca a nosotros defenderlo todo”, explicó Mercieca.

¿Qué deberían pensar los estadounidenses cuando oyen a Trump utilizar ese lenguaje?

“Sigue siendo parte de la insurrección de Trump del 6 de enero. Sigue siendo ‘golpista’”, aseveró.

FUNCIONARIOS ELECTORALES DICEN QUE NO SERÁN DISUADIDOS

Los funcionarios electorales de las ciudades que Trump mencionó dicen que están comprometidos a que las elecciones de 2024 sean seguras y que no se dejarán intimidar por Trump ni por nadie.

“Los habitantes de Detroit no son miedosos. No somos tarados, no se pueden meter con nosotros”, dijo la secretaria municipal de Detroit, Janice Winfrey. “Así que pueden venir si quieren, definitivamente. Estamos preparados”.

“Esto no es nada nuevo. Trump dice este tipo de cosas antes de cada elección”, dijo en un comunicado la presidenta de los comisionados municipales de Filadelfia, Lisa Deeley. “En 2016 dijo que tenían que vigilar y asegurarse de que las personas no votaran cinco veces. En 2020, insinuó que 'cosas malas pasan en Filadelfia'. Cada una de esas elecciones, de 2016 y 2020, fueron totalmente justas y precisas, y eso es lo que seguiremos ofreciendo en 2024”.

Jessica Corbitt, vocera del condado de Fulton, Georgia, se negó a responder a los ataques de Trump contra Atlanta, pero dijo que la seguridad electoral es una preocupación para el condado después de las amenazas que recibieron sus funcionarios. Subrayó que “los centros de votación deberían ser seguros para todos".

Los funcionarios dijeron que han tomado medidas para mejorar la seguridad electoral desde 2020. En Detroit, por ejemplo, los funcionarios electorales han reforzado su edificio con vidrio blindado y han aumentado el personal de seguridad presente durante el escrutinio de votos.

Jena Griswold, secretaria de estado de Colorado, dijo que implementó nuevas leyes para protegerse de las amenazas electorales, incluyendo las prohibiciones de amenazar o difamar a los trabajadores electorales, manipular el equipo electoral o llevar armas de fuego abiertamente cerca de los sitios de votación.

“Con una retórica cada vez más extrema, Donald Trump sigue con sus intentos de socavar el proceso electoral libre y justo de esta nación”, indicó Griswold. “Todos los estados deberían seguir nuestro ejemplo”.

___

The Associated Press recibe apoyo de varias fundaciones privadas para mejorar su cobertura explicativa de las elecciones y la democracia. La AP es la única responsable de todo el contenido.