¿Por qué Trump indulta a Bannon pero no a sí mismo o a su familia? Sus asesores se lo desaconsejaron

Steve Holland
·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El exasesor de la Casa Blanca Steve Bannon saliendo de la Corte Federal de Manhattan, Nueva York

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió el indulto al exasesor de la Casa Blanca Steve Bannon como parte de una ola de conmutaciones emitidas en sus últimas horas de mandato que, sin embargo, no incluyó a ningún miembro de su familia —tampoco a él mismo— ni al abogado Rudy Giuliani.

Trump finaliza su mandato este miércoles, momento en el Joe Biden presta juramento como nuevo presidente de la nación.

Responsables de las Casa Blanca recomendaron al republicano que no se indultase a él mismo ni a ningún miembro de su familia porque eso daría a entender que son culpables de delitos, según una fuente familiarizada con la situación.

Bannon, quien fue un asesor clave en la campaña presidencial de Trump en 2016, fue acusado el año pasado de estafar a los propios partidarios del presidente en un esfuerzo por recaudar fondos privados para construir el muro del presidente en la frontera entre Estados Unidos y México. El estratega se declaró inocente.

"Bannon ha sido un importante líder del movimiento conservador y es conocido por su perspicacia política", indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Los asesores de la Casa Blanca, en cualquier caso, aconsejaron a Trump que no perdonara a Bannon. Sin embargo, ambos habían retomado su relación mientras el republicano buscaba apoyo para sus afirmaciones —nunca probadas— de fraude electoral, según añadió la fuente consultada.

Como parte de más de 140 indultos y conmutaciones, Trump también perdonó a Elliott Broidy, un antiguo recaudador de fondos que se declaró culpable el año pasado de violar las leyes de cabildeo en el extranjero, y al exalcalde de Detroit Kwame Kilpatrick, que cumplía una condena de 28 años de prisión por cargos de corrupción.

Los raperos Lil Wayne y Kodak Black, que fueron procesados por delitos federales de armas, también fueron perdonados.

Giuliani, que ha estado al frente de los infructuosos esfuerzos de Trump por anular las elecciones presidenciales de 2020, no ha sido acusado de ningún delito, pero es objeto de investigaciones por sus actividades en Ucrania.

La Cámara de Representantes, dominada por los demócratas, aprobó la semana pasada abrir un proceso de destitución contra Trump, acusado de incitar a los partidarios del presidente a asaltar el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero. Es posible que se enfrente a un juicio político en el Senado y que se le prohíba presentarse de nuevo a la presidencia si es condenado.

ALIADOS DESTACADOS

El poder de indulto, que proviene de la Constitución de los EEUU, es uno de los más amplios disponibles para un presidente. Si bien los perdones suelen concederse a personas que han sido procesadas, también pueden abarcar casos en los que todavía no se ha celebrado un procedimiento judicial.

El indulto no es revisable por otros poderes de la Administración y el presidente no tiene que dar una razón para concederlo. Sin embargo, la facultad de indulto no es absoluta; solo se aplica a los delitos federales.

Trump perdonó anteriormente al exasesor de seguridad nacional Michael Flynn por haber mentido al FBI sobre su conversación con un exembajador ruso, y conmutó la pena de prisión a Roger Stone, que fue condenado por mentir al Congreso durante su investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

(Información de Steve Holland; información adicional de Sarah N. Lynch y Jan Wolfe; escrito por James Oliphant; editado por Mary Milliken y Lincoln Feast; traducción de Jorge Martínez)