Con dos triunfos, los Dolphins funcionan bien con McDaniel, pero algo todavía necesita ajustarse

·5  min de lectura
David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

Los Dolphins han hecho muchas cosas bien en este inicio de temporada y por eso exhiben marca de 2-0, pero algo no ha tenido el resultado esperado: la presión al quarterback.

El equipo de Miami empató en el quinto lugar de la NFL con 48 capturas la pasada campaña y parecieron reforzar ese renglón con la incorporación de Melvin Ingram, quien tiene 51 capturas en su carrera.

Pero los Dolphins están igualados en el puesto 28 de la liga con solo dos capturas esta temporada.

Emmanuel Ogbah y Brandon Jones lo hicieron en el primer partido contra los Patriots de New England y ante los Ravens de Baltimore el equipo se fue en blanco.

El sack que logró Jones fue grandioso pues el quarterback de los Patriots Mac Jones perdió el ovoide que luego Ingram recuperó para anotar un touchdown.

Los Dolphins atormentaron a Lamar Jackson con blitzes (jugadas de máxima presión) en su partido en noviembre pasado y lo capturaron cuatro veces.

El domingo, los Dolphins no pudieron capturar en 19 blitzes a Jackson, quien lanzó sus tres pases de anotación contra un blitz.

Christian Wilkins no tiene presiones al quarterback en 44 intentos esta temporada.

Jaelan Phillips tuvo dos presiones en 28 intentos el domingo y dos en 46 esta temporada, aunque Pro Football Focus le dio muy buenas notas contra la ofensiva por tierra de los Ravens.

Zach Sieler tuvo dos presiones en 23 pases para correr y solo dos en 50 esta campaña, pero PFF lo calificó como el mejor defensor de Miami contra Baltimore, con Phillips segundo y Elandon Roberts tercero. Ogbah tuvo solo una presión en 21 intentos.

El safety Jevon Holland y Jones, que se combinaron 38 veces en los blitzes en el juego de la pasada temporada contra Baltimore, lo hicieron ahora solo cinco veces el domingo, según PFF.

Ingram tuvo dos presiones en 21 situaciones de pases contra los Ravens. Participó en 32 de las 59 jugadas defensivas.

El linebacker Andrew Van Ginkel, quien acumuló cuatro capturas y 45 presiones la campaña anterior, no estuvo involucrado en esas jugadas defensivas ante Baltimore. En la primera semana estuvo en siete.

El entrenador de los Dolphins Mike McDaniel comentó que las pocas jugadas de Van Ginkel ante los Patriots fue el resultado de la cautela que han tenido con él después de una cirugía de apéndice el mes pasado, y que jugaría más a medida que avanzara la temporada.

Así que no resultó una sorpresa que Van Ginkel disminuyera su papel en la defensiva.

Una razón aparente: los Dolphins jugaron bastante con el inside linebacker Jerome Baker por fuera, con Duke Riley (31 snaps) y Elandon Roberts (40) desempenándose como inside linebacker.

Baker jugó en los 59 snaps el domingo.

NOTAS POR POSICIÓN

▪Wide receiver: Tyreek Hill, quien tuvo 11 recepciones para 190 yardas ante los Ravens y lidera la liga en yardas por recepción (284), se convirtió en el único jugador en los últimos 10 años en anotar dos touchdowns de 45 o más yardas en el último cuarto del partido.

Dejó el juego brevemente con calambres y estuvo en 54 de las 71 jugadas ofensivas de Miami.

Jaylen Waddle (11 recepciopnes para 171 yardas) participó en 57 snaps y comenzó el lunes segundo en la liga en yardas por recepción (240).

El domingo marcó la cuarta vez en la historia de la NFL que un equipo tiene dos jugadores con al menos 170 yardas recibidas en el mismo encuentro.

La última vez que eso sucedió fue en 2012 cuando Víctor Cruz (179) y Hakeem Nicks (199) lo hicieron por los Giants ante Tampa Bay.

Cedrick Wilson Jr. estuvo en 22 snaps antes de irse con una lesión en las costillas, Trent Sherfield registró 25 y River Cracraft 16.

Cracraft atrapó su primer touchdown en la NFL.

▪Tight end: Contrario al partido ante los Patriots, Mike Gesicki tuvo más jugadas que Durham Smythe (44 a 35) y atrapó sus cuatro pases para 41 yardas y un touchdown.

Smythe fue responsable de permitir la única captura de los Ravens, según PFF.

El novato Tanner Conner hizo su debut en la NFL y participó en una jugada ofensiva y en 15 en los equipos especiales.

▪ Running back: Por segunda semana consecutiva, todas las jugadas para correr fueron para Raheem Mostert (39) y Chase Edmonds (36).

El fullback Alec Ingold (26 snaps) hizo un excelente trabajo bloqueando. PFF lo calificó como el cuarto mejor jugador ofensivo de Miami, detrás de Hill, Tagovailoa y Terron Armstead.

▪ Offensive line: Ninguno de los titulares permitió captura. Los del lado derecho, Greg Little y Robert Hunt, toleraron solo una presión, según PFF.

Armstead, Connor Williams y Liam Eichenberg permitieron dos capturas.

Cornerback: Miami reemplazó a Nik Needham con Kader Kohou para comenzar la segunda mitad y Needham no volvió a salir hasta las últimas tres jugadas.

Según PFF, Needham permitió que se atrapara un pase lanzado en su área para 12 yardas.

Kohou, por su parte, toleró dos pases lanzados contra su defensa de 25 yardas.

Pero Pro Football Focus califica a Kohou como el mejor cornerback de la liga durante las dos semanas de la temporada.

Xavien Howard defendió ocho veces el ataque rival y permitió cinco pases completos para 119 yardas, incluido el touchdown de 75 yardas de Rashod Bateman.

Como cornerback, Howard participó en 52 defensive snaps, Needham 26, Kohou 25 y Keion Crossen 20.

Noah Igbinoghene, quien estuvo inactivo en el primer partido, estuvo en siete snaps en los equipos especiales y ninguno a la defensa.

▪ Safety: Holland jugó los 59 snaps, pero el tiempo de juego de Jones se redujo un poco (38 snaps) con el regreso de Eric Rowe, quien se perdió el encuentro ante New England por una lesión en el pectoral.

Rowe jugó 35 snaps y permitió que seis de siete pases en su área de cobertura fueran atrapados para 62 yardas.

MOVIMIENTOS: Como se esperaba, los Dolphins firmaron al veterano offensive tackle Brandon Shell para su equipo de prácticas.

Shell ha aparecido en 70 juegos de la NFL y ha sido titular en 61.

Miami cortó al defensive tackle Cristopher Hinton de su escuadrón de prácticas.