Trill se rompe el cruzado en triunfo ante los Bucs y los Dolphins firman a sustituto

·3  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

A los Dolphins le costó caro el triunfo 26-24 ante los Buccaneers este sábado en Tampa Bay, en el primer encuentro de pretemporada, al perder a uno de los jugadores que mejor proyección estaba teniendo en el campo de entrenamiento.

El cornerback de Miami, Trill Williams, se rompió el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda, según confirmó el domingo su entrenador Mike McDaniel y por tal motivo se perderá el resto de la temporada.

Williams se lesionó de gravedad al taclear al wide receiver de los Bucs Deven Thompkins este 13 de agosto en el Raymond James Stadium en Tampa. Tras la jugada el CB de los delfines se tomó la rodilla y tuvo que abandonar el terreno de juego.

“Primero y ante todo, odias ver una lesión como esa en un tipo que ha estado trabajando tan diligentemente como lo ha hecho Trill”, dijo McDaniel. “Fue un ejemplo de un jugador desde el principio. Al mismo tiempo, creo que ha demostrado una y otra vez que cosas de esa naturaleza no lo detendrán a largo plazo”

“El desafío es hacer que eso suceda por una buena razón y volver más fuerte y mejor. Es algo que creo que hirió el corazón de todo el equipo, incluido a mí mismo”, añadió.

Con Havien Howard (descanso) y Byron Jones (lesión) fuera ante Tampa Bay, Williams era una de las opciones junto a Nik Needham y tenía muchas opciones de que su nombre apareciera en la lista de 53 hombres.

En el encuentro ante los Buccaneers McDaniel, con muy buen criterio, prefirió darle descanso a algunos jugadores, incluyendo su quarterback estelar Tua Tagovailoa, principalmente previniendo lesiones, como la que le ocurrió al sucedió con el quarterback titular de los Jets, Zach Wilson en su primer juego de pretemporada.

El mando lo tomó el QB novato Skylar Thompson, quien se lució al completar 20 de sus 28 pases para conseguir 218 yardas, incluyendo un gran touchdown con un pase de 22 yardas al WR Lynn Bowden Jr.

El otro que brilló fue el pateador Jason Sanders, quien con su field goal de 53 yardas le dio el triunfo a Miami. Sanders acertó los cuatro intentos de gol de campo abriendo el marcador con un FG de 33 yardas, luego acercó al equipo 6-14 con otro de 52, y tras dos TD en 29 segundos amplió la ventaja de los Dolphins 23-14 con otra patada de 23 yardas.

Todo esto sin los estelares Tyreek Hill y Terron Armstead, quienes también descansaron, aumentando las expectativas de los seguidores de los delfines por verles debutar.

Aunque mejor se guardan esas ganas para la temporada regular, ya que estos ensayos de pretemporada no son precisamente para ganar o para ver a los estelares esforzarse en su juego. Lo que me importa es ver si determinadas cosas funcionan y despejar dudas, bien para determinar los titulares o los jugadores que al final serán cortados.

Los Dolphins no esperaron y este mismo lunes se trajeron al veterano cornerback Mackensie Alexander de la agencia libre.

Sobretodo, luego de ver el desempeño de Noah Igbinoghene, D’Angelo Ross y Elijah Hamilton, quienes no estuvieron a la altura ante los Bucs.

Alexander pasó cinco temporadas con los Vikings y una con los Bengals, regristando 201 tacleadas, 32 pases defendidos, 4.5 capturas y 3 intercepciones.

Tampoco se vieron bien los running backs de Miami que actuaron ante Tampa. Miles Gaskin (4 acarreos y 27 yardas), Gerrid Doaks (2 y 4), Salmon Ahmed (2 y 0) y Sony Mitchel (2 y -2).

Aunque solo sea un juego de preparación McDaniel consiguió su primera victoria al mando de los Dolphins, que tienen ahora 134-108-4 en su historia en juegos de pretemporada y balance de 18-15 ante sus vecinos Buccaneers.

Los Dolphins continuarán con su pretemporada el próximo sábado (7 p.m.) cuando se enfrenten a los Raiders en el Hard Rock Stadium.