Anuncios

Transparencia Internacional denuncia graves problemas de corrupción en Latinoamérica

MIAMI (AP) — En la gran mayoría de los países de América existen graves problemas de corrupción incluyendo varios como Venezuela, Haití y Nicaragua donde hay una “impunidad generaliza" y “ausencia total” de independencia del Poder Judicial, de acuerdo con un informe difundido el martes por la organización Transparencia Internacional.

Canadá y Uruguay, en cambio, aparecen entre los menos corruptos, seguidos por Estados Unidos y Chile, que aunque sigue bien posicionado ya no tiene un lugar de liderazgo y ha mostrado un deterioro de la situación en la última década.

La corrupción no ha mostrado mejorías notables en la última década en Latinoamérica: el promedio de puntuación del Índice de Percepción de Corrupción 2023 es de 36 puntos sobre un total de 100, apenas tres puntos menos que en 2012 y uno menos que en 2022.

En todo el continente, incluyendo el Caribe, Estados Unidos y Canadá, las dos terceras partes de los países de la región, equivalentes al 66%, tienen una calificación menor a los 50 puntos, dijo Transparencia Internacional en su reporte anual sobre el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) .

El índice fue creado en 1995 y clasifica a 180 países y territorios de todo el mundo según las percepciones sobre el nivel de corrupción en el sector público. Utiliza una escala que va del cero, para el más corrupto, al 100, para el menos corrupto. Transparencia utiliza información de 13 fuentes externas para elaborarlo, entre ellas el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, empresas privadas de consultoría y evaluación de riesgo y grupos especializados.

“A pesar de tantos años en que el discurso de lucha contra la corrupción en la región ha tomado tanta importancia, en verdad no hemos aprendido como ciudadanos a darle la importancia debida", expresó Alejandro Salas, responsable de la red global de Transparencia. "No estamos dispuestos o todavía no estamos preparados para estar en el día a día luchando porque en verdad se reduzca”.

Desde hace años políticos aspirantes a la presidencia o a otros puestos electorales tanto de izquierda como de derecha colocan a la lucha contra la corrupción como una de las banderas centrales de sus campañas, pero al llegar al poder “las acciones ya no se corresponden con las palabras”, explicó Salas.

Canadá y Uruguay son los países de la región mejores ubicados en la lista, con 76 y 73 puntos respectivamente. A nivel mundial, el país menos corrupto es Dinamarca, con 90 puntos, seguido por Finlandia, con 87, Nueva Zelanda, con 85, y Noruega con 84. Estados Unidos tiene 69 puntos, tres más que Chile que hace una década se ubicaba a la par de Uruguay como el mejor de Latinoamérica.

Al final, en el penúltimo puesto junto a Siria y Sudán del Sur, se encuentra Venezuela con 13 puntos. Sólo es superada por Somalia, el país más corrupto según el índice de Transparencia, con 11 puntos. Nicaragua y Haiti también aparecen entre los más corruptos, con 17 puntos cada uno, al igual que Corea del Norte y Guinea Ecuatorial. Yemen tiene 16 puntos.

Bastante detrás de Chile sigue Costa Rica, con 55 puntos; y más abajo Cuba, con 42; Colombia, 40; Argentina, 37; Brasil 36; Panamá, 35; Ecuador, 34; Perú, 33; El Salvador y México, 31; Bolivia, 29; Paraguay, 28, y Guatemala y Honduras, 23.

En América el índice de corrupción revela que el Poder Judicial no está cumpliendo su papel central de contrapeso a otros poderes del Estado, erosionando la democracia y el Estado de Derecho, de acuerdo con el informe. Guatemala, cuyo índice ha descendido 10 puntos desde 2012, es mencionado como uno de los ejemplos, junto a Nicaragua, Haití y Venezuela.

Las autoridades de Haití no respondieron de manera inmediata un mensaje de AP en busca de comentarios, pero según un reciente informe del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la unidad anticorrupción del Ministerio de Economía de Haití investigó a varios funcionarios de alto rango y presentó 11 informes que llevaron a las autoridades a imponer prohibiciones de viaje a algunos sospechosos.

Las autoridades venezolanas no efectuaron declaraciones ante el reporte de Transparencia.

Los críticos del gobierno atribuyen el colapso de la industria petrolera del país a una mala gestión y a la corrupción en la corporación estatal petróleos de Venezuela (PDVSA) bajo las administraciones de los presidentes Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en el poder desde 1999.

Desde marzo de 2023, más de tres decenas de personas, entre ellos altos funcionarios del gobierno, han sido detenidos en relación con una trama de corrupción y al menos 13 eran cercanos colaboradores del otrora poderoso ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, que renunció y cuyo paradero se desconoce.

————

La periodista de AP Dánica Coto contribuyó con esta información desde San Juan, Puerto Rico, y Jorge Rueda desde Caracas.