Trabajadores de salud de India escalan montañas para llevar vacunas a zonas remotas

·2  min de lectura

LIDDERWAT, India, 11 jun (Reuters) - Mientras India se apresura a vacunar a su población contra el coronavirus, los trabajadores médicos a menudo tienen que viajar a zonas de alturas peligrosas y a través de senderos riesgosos para llegar a las personas que se encuentran en áreas remotas.

En la región norteña de Lidderwat, a más de 100 kilómetros de la capital Cachemira administrada por India, los equipos médicos han tenido que caminar más de seis horas a pie y en burros para llegar a las tribus nómadas y de pastores en las montañas.

En una mañana reciente, Reuters acompañó a un equipo de más de una docena de trabajadores de la salud que llevaban botiquines y equipos médicos, incluidos cilindros de oxígeno sobre burros y a pie, a Lidderwat.

En un prado rodeado de montañas y picos nevados, los trabajadores instalaron el sitio de vacunación, vistiendo trajes protectores azules mientras las personas se reunían.

Parte del desafío también ha sido convencer a las personas.

"Ellos (las tribus nómadas) no están del todo educados ni son conscientes de la vacunación", dijo a Reuters el funcionario médico local Nasir Khan.

"Teníamos que hablar con ellos, motivarlos para convencerlos y movilizarlos", dijo. "Es un proceso de construcción de confianza (...) hubo dudas al principio", sostuvo.

A pesar de estar entre los principales productores mundiales de vacunas contra el coronavirus, India enfrenta una tarea gigantesca para inocular a sus 1.300 millones de habitantes, en parte debido a los desafíos logísticos de llegar a áreas remotas y al escepticismo y la falta de conocimiento sobre el proceso.

El gobierno del primer ministro Narendra Modi ha dicho que tiene como objetivo vacunar a todos los ciudadanos elegibles y dispuestos para fines de este año, pero hasta ahora, solo 240 millones de los 950 millones de adultos del país han recibido al menos una vacuna, según datos federales de salud.

El país está luchando contra una feroz segunda ola del coronavirus que ha golpeado su sistema de salud, y los científicos han advertido que las vacunas son fundamentales para protegerse contra un tercer golpe del virus que se espera para finales de este año.

India ha registrado alrededor de 29,3 millones de infecciones por COVID-19, el segundo número más alto después de Estados Unidos, así como 363.079 muertes.

Los sistemas de salud no han logrado llegar a muchos residentes de las zonas rurales y rincones remotos del interior, algunos de los cuales no tienen carreteras transitables.

"Hasta hoy, ni un solo médico había venido a esta área, pero hoy, un equipo ha venido a administrarnos las vacunas contra el coronavirus", dijo Mohammed Ashraf, una de las 200 personas que recibieron su primera dosis el jueves en Lidderwat. "Estamos felices y agradecidos".

(Reporte de Sanna Irshad Mattoo en Lidderwat; escrito por Shilpa Jamkhandikar. Editado en español por Marion Giraldo)