Tormentas derriban iglesia y hogares en sur y centro de EEUU

Por JEFF MARTIN
ARCHIVO - En imagen de archivo del 8 de febrero de 2017, la Luna brilla sobre un vecindario destruido tras el paso de un tornado en la zona este de Nueva Orleans. (AP Foto/Gerald Herbert)

Varias tormentas demolieron casas rodantes en Arkansas y una iglesia en Luisiana mientras un amenazador sistema climatológico ponía en alerta a varios estados del sur y de la región centro-norte de Estados Unidos, informaron las autoridades.

Un tornado destruyó cuatro casas rodantes y dañó otras cerca de Cato, Arkansas, aproximadamente a 24 kilómetros (15 millas) al norte de Little Rock el viernes por la noche, confirmó el Servicio Nacional de Meteorología el sábado.

Un aparente tornado destruyó la iglesia Asamblea de Dios en Ringgold, Luisiana, el viernes por la noche, informó la oficina del jefe policial del municipio Bienville en un comunicado el sábado. No se reportaron heridos ahí.

El Servicio Nacional de Meteorología planea inspeccionar los daños para determinar si realmente fue un tornado lo que azotó en la iglesia.

Las tormentas del sábado avanzaban sobre Alabama, Mississippi y Luisiana, donde las compañías de electricidad reportaron el sábado más de 15.000 clientes sin electricidad. Miles de otros apagones fueron reportados en Texas y Arkansas.

Los meteorólogos señalaron que estas tormentas son apenas el inicio de lo que se espera sea una semana de clima peligroso.

"Tenemos un patrón muy activo desarrollándose", declaró Bill Bunting, jefe de operaciones meteorológicas en el Centro de Predicción de Tormentas en Norman, Oklahoma.

El domingo, los residentes de Texas, Oklahoma y Arkansas podrían sufrir otra ronda de tormentas severas, según los meteorólogos.

Es posible que la peor de ellas cruce un gran tramo del centro de Oklahoma y el extremo norte de Texas. El área incluye el área metropolitana de Oklahoma City.

Se espera que las tormentas del domingo se dirijan al este y estén acompañadas de fuertes vientos, granizo y tornados.

___

Los periodistas de The Associated Press Justin Juozapavicius en Tulsa, Oklahoma; y Jeff Amy en Jackson, Mississippi, contribuyeron.