La tormenta Cristóbal castiga al norte del Golfo de México

GERALD HERBERT y KEVIN McGILL
Una ola azota un muelle cerca de la Bahía Orleans en Lake Pontchartrain en Nueva Orleans, el domingo 7 de junio de 2020, durante la llegada de la tormenta tropical Cristóbal a las costas de Luisiana. (AP Foto/Gerald Herbert)

NUEVA ORLEANS (AP) — La tormenta tropical Cristóbal tocó tierra el domingo en Luisiana y extendió el mal tiempo mucho más al este, llevando grandes olas en las playas de Mississippi, inundaciones en una población insular de Alabama y provocando un tornado en Florida.

Cristóbal llegó a tierra por la tarde entre la desembocadura del Río Mississippi y la comunidad turística de Grand Isle, que había sido evacuada ya, con vientos de 85 kilómetros (50 millas) por hora.

El sistema empezó a debilitarse el domingo por la noche en su avance tierra adentro, aunque las fuertes lluvias y la marejada ciclónica continuaban a lo largo de la costa del Golfo de México, amenazando a una amplia zona que llegaba hasta Florida.

A las 23:00 EDT del domingo, el centro de la tormenta estaba 35 kilómetros (20 millas) al norte-noroeste de Nueva Orleans. Sus vientos sostenidos máximos eran de 75 kilómetros (45 millas) por hora. Se esperaba que sus aguaceros siguieran inundando el lunes la costa norte del Golfo.

En Nueva Orleans, la pregunta era cuánta lluvia caería y si el meteoro amainaría en algunos momentos para que el viejo sistema de bombeo de la ciudad pueda mantener las calles libres de inundaciones.

Medios de la costa de Mississippi informaron de autos y camionetas varadas después de que el agua anegara playas y autopistas. Las autoridades de la ciudad de Biloxi ayudaron a docenas de conductores a atravesar las zonas inundadas, especialmente en la autopista 90 que recorre la costa, según la página de Facebook del gobierno local.

En Alabama se cerró durante gran parte del domingo el puente que conectaba el continente con la Isla Dauphin. La policía y vehículos del Departamento de Transportes lideraron caravanas de conductores para salir y entrar de la isla cuando los recesos del mal tiempo lo permitían.

Los meteorólogos señalaron que la tormenta podría arrojar hasta 30 centímetros (12 pulgadas) de lluvia en algunas zonas. El servicio meteorológico advirtió que la lluvia contribuiría a que los ríos inundaran zonas de la costa y en el Valle del Mississippi.

Se esperaba que Cristóbal perdiera fuerza hasta convertirse en depresión tropical el lunes por la tarde, aunque podría seguir causando aguaceros durante días. Su rumbo previsto la llevaría a través de Luisiana el domingo por la noche y el lunes para continuar por Arkansas y Misuri el martes antes de dirigirse a Illinois y Wisconsin, hasta los Grandes Lagos.

El aumento de los niveles en el lago Pontchartrain causó una inundación de unos 61 centímetros (2 pies) en el primer piso de la residencia de Rudy Horvath, la cual está sostenida por pilotes sobre el agua. Horvath dijo que él y su familia han vivido ahí por un año y han aprendido a lidiar con las inundaciones ocasionales. Colocaron mesas en el piso inferior para apilar pertenencias y mantenerlas por encima del nivel del agua.

“Pensamos que sería excelente vivir aquí, y así ha sido”, dijo Horvath. “Las puestas de sol son magníficas”.

En otras partes, el agua cubrió el único camino hacia Grand Isle y partes bajas del municipio de Plaquemines, en el extremo sur del estado.

“No se puede ir en auto”, dijo el pescador camaronero Acy Cooper el domingo con relación a un pequeño puerto para botes en el área . “Tienes que ir en bote”.

Aunque Cristóbal estaba muy por debajo de la fuerza de huracán al tocar tierra firme, los meteorólogos advirtieron que podría afectar una amplia zona de aproximadamente 290 kilómetros (180 millas) de extensión.

En Florida, un tornado — el segundo registrado en el estado en dos días mientras la tormenta se aproximaba—arrancó árboles y derribó tendidos eléctricos al sur de Lake City, cerca de la carretera interestatal 75, según el servicio meteorológico y las autoridades. No hubo un reporte inmediato de víctimas.

La tormenta también obligó a cerrar temporalmente el domingo un tramo anegado de la Interestatal 10 en el norte de Florida.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, accedió a emitir una declaración de emergencia para Luisiana, según las autoridades.