Tibia participación en Chile en el inicio de una elección crucial

·5  min de lectura
Trabajadores rurales chilenos aguardan en fila para votar en Temuco
MARIO QUILODRAN

SANTIAGO, Chile.– En el primero de los dos días que contempla la histórica elección que definirá a los representantes de redactar una nueva Carta Magna a través de la Convención Constituyente, Chile inició este sábado su proceso con una tibia respuesta de los votantes en las urnas y con las expectativas puestas en la jornada del domingo, cuando se conocerán los resultados.

En un total de 43.305 mesas, este sábado votaron 2.833.704 electores, un 19% del padrón, informó el presidente del consejo directivo del Servicio Electoral, Andrés Tagle. Las autoridades esperan por lo menos que más de tres millones de personas voten el domingo.

En los comicios de este fin de semana también se vota a alcaldes, concejales y gobernadores.

Tensión en Medio Oriente: un difícil equilibrio para los nuevos socios árabes de Israel

El proceso se inició con ciertas dificultades por la demora en la conformación del total de las 46.087 mesas que se habilitaron para sufragar a lo largo de Chile, pero con el correr de las horas los más de 2700 centros de votación operaron con absoluta normalidad y aumentaron lentamente su flujo de personas, sin registrar mayores incidentes, y en un trámite que para los electores tomó mucho más tiempo que el de otras elecciones por la novedad que significó votar en cuatro boletas distintas.

“Lo más importante es llamar a la ciudadanía a que se acerquen a los locales de votación, con la confianza del caso, porque estamos tomando todas las medidas para que ambas jornadas, tanto hoy y mañana, sean jornadas tranquilas”, dijo el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Llamado

En su primer balance de las elecciones, el gobierno valoró de forma positiva el arranque del proceso y también realizó un llamado a aumentar la participación, probablemente el punto que genera mayor incertidumbre, por el anhelo transversal del mundo político chileno de emular el 51% que se consiguió en el último plebiscito de octubre de 2020.

En aquel referéndum, de hecho, se ratificó el inicio del actual plan constituyente con un 80% de aprobación y el voto de 7.562.000 personas.

Trabajadores electorales custodian las urnas selladas al cabo de la jornada electoral
Esteban Felix


Trabajadores electorales custodian las urnas selladas al cabo de la jornada electoral (Esteban Felix/)

En 2012, el voto dejó de ser obligatorio en Chile y para esta elección se registró un padrón electoral con 14,9 millones de personas habilitadas para sufragar. A diferencia del plebiscito anterior, en esta ocasión los chilenos que viven en el extranjero no pudieron sufragar.

“La sensación es que el proceso fue lento durante la mañana, pero ya en la tarde la afluencia de público aumentó a nivel nacional. Obviamente la participación en esta primera jornada podría tener varias razones y una de ellas es la pandemia. Este contexto podría generar dudas en la población sobre si salir o no a votar, a pesar que las medidas de seguridad han sido bastante rigurosas y los controles son muy estrictos”, dijo a LA NACION Ximena Gauché, directora académica de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción.

Expectativas

“Por otro lado, y al ser una jornada electoral de dos días, mucha gente lo dejará para el domingo. De todas maneras, las expectativas de participación están orientadas a que se refleje un porcentaje importante de participación y similar a la del último plebiscito”, añadió la directora del programa Foro Constituyente UdeC.

Justamente, las autoridades también abordaron el riesgo de un nivel de abstención durante el fin de semana. “Uno siempre quisiese que fuera lo más posible, pero que fuera en torno a siete millones de personas sería un balance positivo en comparación con el plebiscito”, comentó el ministro Delgado.

En tanto, el presidente Sebastián Piñera votó temprano en la comuna de Las Condes como una forma de evitar protestas en su contra, y en medio de un bajo nivel de aprobación que no ha logrado enmendar y lo ha empujado a tener un rol más secundario durante el proceso constituyente.

“Estas elecciones van a marcar los caminos de nuestro país por las próximas décadas”, dijo el jefe de Estado tras sufragar en la escuela San Francisco del Alba.

La polémica de la jornada la marcó la diputada y carta presidencial del Partido Humanista, Pamela Jiles, quien al momento de votar llamó a sufragar por su pareja Pablo Maltés, candidato a gobernador de la Región Metropolitana.

El acto está prohibido por la ley electoral chilena, que establece la prohibición de realizar propaganda para candidatos en el entorno de los locales de votación.

Los focos de tensión se expanden y elevan los temores de los israelíes

El contexto sanitario también fue protagonista de la primera jornada electoral y las autoridades redoblaron sus llamados a votar, tomando las respectivas medidas de precaución. En el país ya hay más de nueve millones de personas inmunizadas contra el Covid-19 con una dosis y 7,4 millones con su proceso de inoculación completa.

El país registró este sábado 6769 nuevos casos de coronavirus y 87 nuevos decesos, alcanzando un total de 1.280.252 contagios y 27.734 muertes desde el inicio de la pandemia.

Tras el primer día de comicios, las urnas quedaron selladas en los locales de votación y custodiadas por carabineros y Fuerzas Armadas, que montaron un plan especial para proteger los sufragios y evitar cualquier intento de fraude.

Se espera que los primeros resultados se comuniquen cerca de las 20.30 del domingo. Así, y por instrucción del Servicio Electoral chileno (Servel), el conteo de votos priorizará la elección de convencionales constituyentes, luego la de gobernadores, alcaldes y finalmente concejales.