Tensión por Taiwán: el embajador argentino en China consideró la visita de Nancy Pelosi “una provocación”

·6  min de lectura
Sabino Vaca Narvaja junto a Alberto Fernández quien dijo que busco "simplificar las cosas" a través de su designación y se trato de "pragmatismo militante"
Sabino Vaca Narvaja junto a Alberto Fernández quien dijo que busco "simplificar las cosas" a través de su designación y se trato de "pragmatismo militante" - Créditos: @Presidencia

En el marco de la tensión entre China y Taiwán, que escaló tras la visita de Nancy Pelosi a la Isla, el embajador argentino en el gigante asiático, Sabino Vaca Narvaja, responsabilizó a la funcionara estadounidense y consideró su viaje “una provocación”.

No es la primera vez que una declaración del embajador en Pekín genera algún cortocircuito. En el medio de las negociaciones del gobierno de Alberto Fernández con el FMI, Vaca Narvaja había advertido que China sería en pocos años el “principal socio comercial” del país. También, ha elogiado a Xi Jinping cada vez que tuvo oportunidad.

“Estamos seguros de que esta visita ha sido una provocación para China y un problema para toda la comunidad internacional”, señaló Vaca Narvaja. Y agregó: “Por eso queremos condenar esta visita y sumarnos a las voces de Latinoamérica pero también de Naciones Unidas”.

“Tal como lo ha expresado nuestra Cancillería en todos los foros y organismos multilaterales, la Argentina respalda el principio de una sola China y el concepto de integridad territorial”, enfatizó el funcionario en declaraciones a Télam. Se explayó un poco más allá de lo que había dicho en una entrevista a China Central Televisión (CCTV).

Es el mismo principio por el cual China respalda también nuestro reclamo de soberanía en nuestras Islas Malvinas, y quiero aclarar que el propio António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, ha sido muy contundente, en referencia a que ONU se rige por la resolución general de 1971 que ratifica el principio de una sola China”, afirmó Vaca Narvaja.

Tras trazar ese paralelismo entre Taiwán y las islas Malvinas, el funcionario insistió en que desde la Argentina se entiende “muy bien el reclamo de China y el impacto negativo que tiene en la construcción de un orden mundial más armónico, más equilibrado”. “Los dos perseguimos el concepto de integridad territorial”, enfatizó.

Así, Vaca Narvaja aseguró que tanto “China como Argentina van a conseguir por las vías pacíficas este resultado”. “Estamos trabajando de manera conjunta y la época colonial se terminó”, consideró.

En este contexto, el embajador argentino en China consideró: “La mayoría de la comunidad internacional se ha expedido sobre este sentido ratificando el principio de una sola China y criticado la actitud de [Nancy] Pelosi, como una injerencia en asuntos internos y una provocación”.

Vaca Narvaja y su rol en China, con efusivos elogios a Xi

Tal como publicó LA NACION el año pasado, Vaca Narvaja llegó a China en mayo de 2020 como representante especial para la Promoción Comercial e Inversiones, con la categoría de ministro plenipotenciario de Primera Clase. En uno de los 32 vuelos sanitarios realizados por Aerolineas Argentinas para traer insumos médicos para la lucha contra la pandemia, había tres pasajeros: el futuro embajador, de 45 años, su mujer Eleonora y su hijo Cyrano, de 10 años. Los define como su “equipo necesario”.

En ese momento, el presidente Fernández describió la designación de Vaca Narvaja como embajador de la siguiente manera: “Simplemente fue una cuestión de, si me permiten, pragmatismo militante, era mucho más fácil hablar con Sabino y decirle ‘arreglame esto’, que muchos problemas que tuvimos con China este año me los resolvió de un modo maravilloso”.

Algunos dicen que logró la confianza de Fernández cuando consiguió que el presidente Xi Jinping extendiera el swap (intercambio de monedas) que China tiene con Argentina por US$ 20.000 millones. Vaca Narvaja ya contaba con el apoyo de la vicepresidente Cristina Kirchner, con quien además tiene un vinculo familiar ya que es la abuela de Helena, hija de su hermano, Camilo Vaca Narvaja, expareja de Florencia Kirchner.

El Presidente junto a Vaca Narvaja en China, en febrero de 2022
El Presidente junto a Vaca Narvaja en China, en febrero de 2022

Dos años después de aquella designación, Sabino Vaca Narvaja protagonizó un momento que trajo repercusiones varias, cuando durante una visita de Alberto Fernández a Beijing, el embajador le dedicó un elogio efusivo a Xi Jinping. “Sin el Partido Comunista, no habría una nueva China”, afirmó en mandarín Vaca Narvaja, cuando el jefe de Estado y el resto de la delegación enfilaban hacia la salida del Gran Salón del Pueblo en el que se encontraban. Se trata de una de una vieja canción que se cantaba cuando gobernaba Mao Zedong, y las acusaciones por violaciones a los derechos humanos arreciaban sobre su mandato.

Antes de llegar a embajador en China, Vaca Narvaja hizo carrera política en el kirchnerismo. El politólogo, de 45 años, no es diplomático de carrera, como su tío Enrique, actual embajador en Perú, pero cuenta con una amplia experiencia en la gestión pública que incluyen los pasillos del Senado, la Cámara de Diputados y Cancillería. Durante su paso por la Cámara alta (2011 a 2015), cuando era presidido por Amado Boudou, fue director general de Relaciones Internacionales, una línea que crearon en aquella gestión y aún persiste. Luego, con el cambio de presidencia, fue asesor del bloque del Frente para la Victoria hasta que ahora la vicepresidenta volvió a darle el cargo de director antes de su viaje al país asiático.

Los efectos de la visita de Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, descartó el último viernes que su visita a Taiwán haya perjudicado a la isla y calificó a la disputa como “ridícula”, tras asegurar que Estados Unidos no pretende cambiar el statu quo de la región.

Al ser consultada durante una conferencia de prensa sobre si consideraba que su visita a Taiwán no había sido beneficiosa para la isla, la presidenta de la Cámara de Representantes sostuvo que es una disputa “ridícula”, mientras alegó que el país asiático es uno de “los más libres del mundo”.

“Hemos dicho desde el principio que nuestra representación aquí no se trata de cambiar el statu quo aquí en Asia. Se trata nuevamente de la ley de relaciones con Taiwán y la política entre Estados Unidos y China”, expresó Pelosi durante su visita a Japón en el último día de su gira asiática, según un comunicado de su oficina.

En tanto, China anunció la semana última que impondrá sanciones contra Pelosi, tras el viaje de la funcionaria a Taiwán, al considerar que fue una “provocación”, y dispuso suspender varios mecanismos de cooperación con Washington, entre ellos en el tema climático y en defensa.

El estatus actual de Taiwán responde a la llegada de las fuerzas comunistas de Mao Tse-Tung al poder en Pekín, tras el derrocamiento del gobierno del partido nacionalista Kuomintang, que gobernaba el país desde 1912. Con la proclamación de la República Popular de China en el continente, el Ejecutivo derrocado se exilió en la isla de Taiwán, instalando la República de China. Ambos regímenes reivindicaron entonces el control del territorio chino.

Con información de la agencia Télam