José Arturo, el hombre en CDMX que logró vacunarse sin tener casa ni internet

Eréndira Aquino
·6  min de lectura
Sin techo, ni internet: así logró José Arturo vacunarse contra la COVID pese a vivir en calle
Sin techo, ni internet: así logró José Arturo vacunarse contra la COVID pese a vivir en calle

Son las 8:00 am y José Arturo, de 65 años, llega a tiempo a la cita en la Plaza de la Solidaridad, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Vive en una de las calles aledañas y espera que personal de la asociación El Caracol llegue por él para llevarlo a darse un baño y que lo acompañen a ponerse la vacuna contra COVID.

Es la primera persona de poblaciones callejeras que, apoyada por El Caracol, va a recibir una vacuna en la Ciudad de México, de las 10 que hasta ahora han logrado registrar en la lista de espera.

-¿Se imaginaba que fueran a vacunarlo?

-Pues eso de las vacunas es una posibilidad general. El gobierno y la ONU nos beneficiaría, entonces sí estaba esperando.

Una vez que llega el personal de Caracol, José Arturo esconde las bolsas de plástico con sus pertenencias -ropa, comida y algunos materiales para reciclar- en una jardinera, para que nadie se las robe ni las tiren a la basura.

José Arturo llega puntual a la cita con personal de El Caracol, quien lo acompañará a recibir la vacuna contra COVID.

Minutos después de las 8:30 am, arriba un taxi de aplicación hasta el parque, para que pueda ir a tomar un baño y desayunar.

Al subir, el chofer escucha la conversación entre José Arturo y Karen, la educadora de Caracol que lo acompaña. Pregunta si van a vacunarlo, y al escuchar que sí lanza una mirada amable por el retrovisor.

-Hay choferes que no lo dejarían subir, y es que uno escucha cada cosa… pero qué bueno que lo apoyen. Felicidades, don, felicidades.

***

Mientras espera que llegue la hora de su cita para vacunarse, José Arturo desayuna. Aunque esté sentado a la mesa, carga una mochila rota con su mayor tesoro: libros.

-¿Le gusta leer?

-Sí, leo mucho. Me gusta la crítica literaria, traigo los libros porque si los dejo me los roban… la gente no lee, pero se los llevan si los dejo en la calle.

Cuenta que hace 30 años vino desde Guanajuato al entonces Distrito Federal para estudiar economía en el Instituto Politécnico Nacional. Vivía en una casa de estudiantes, hasta que terminó la carrera y tuvo que dejar el inmueble.

Luego comenzó a estudiar letras, pero pronto se terminaron sus recursos económicos y fue así como terminó viviendo en la calle. Aunque tiene familia, no le han permitido reintegrarse, por lo que sus compañeros en las calles y El Caracol son su única red de apoyo.

Mientras espera la hora de su cita para vacunarse, José Arturo desayuna en las instalaciones de El Caracol.

La soledad, dice, aumentó con la recomendación de “quédate en casa” y del distanciamiento social. Ante el miedo de contagiarse de COVID, las pocas personas que transitan por las calles y a veces les ofrecen apoyos, fueron menos durante el último año.

Termina de desayunar y corrobora que trae su credencial de elector. Es hora de salir de Caracol. El segundo conductor de taxi se muestra menos amable que el primero al ver a Arturo cargar con una mochila rota llena de libros y dos bolsas que le acaban de regalar con ropa, pero de cualquier forma lo acerca hasta el Internado no. 17 de la Secretaría de Educación Pública, ubicado en la alcaldía Venustiano Carranza, donde le dijeron que será inoculado.

-¿Tiene nervios por la vacuna?

-No, estoy tranquilo, sólo tengo sed y calor.

José Arturo fue citado en el Internado no. 17 de la SEP, en la alcaldía Venustiano Carranza, para recibir su vacuna contra COVID.

De acuerdo con el gobierno de la Ciudad de México, hasta este 24 de marzo se han aplicado 537 mil 233 vacunas contra la COVID a personas adultas mayores, que equivale al 68% de los 785 mil 798 registrados. Además, hay 150 mil 987 (86%) que ya recibieron la segunda dosis.

Las autoridades federales han reportado 99 mil 690 contagios de COVID en personas adultas mayores en la Ciudad de México: 60 mil 584 de entre 60 y 69 años, 28 mil 23 de entre 70 y 79 años, 9 mil 678 de entre 80 y 89 años, así como mil 405 de entre 90 y 99.

El Caracol no ha detectado hasta ahora casos de COVID entre quienes viven en las calles de la Ciudad de México, aunque han tenido reportes de dos personas sospechosas, quienes ya viven en un cuarto que rentan, pero conviven y trabajan con sus compañeros. Sin embargo, no han podido corroborar el contagio porque no se practicaron pruebas.

***

Media hora antes de la cita, José Arturo llega al centro de vacunación. Se forma y por un momento parece que será rechazado para recibir su dosis, pues su credencial tiene registrado un domicilio en Guanajuato, de cuando vivía ahí con su familia.

Karen explica al personal de la Secretaría del Bienestar federal que José Arturo vive en la calle y que se inscribió para recibir la vacunas en Venustiano Carranza por ser la alcaldía donde se ubican las oficinas de Caracol, que lo acompaña.

Debido a que su credencial de elector tiene un domicilio distinto al de CDMX, José Arturo tuvo que obtener un folio especial de registro para la vacuna.

Debe esperar en una fila para recibir un folio especial por su situación particular y, después de aproximadamente una hora, finalmente recibe la vacuna SinoVac. Ya está ansioso y quiere irse, pero le piden que aguarde 20 minutos más para estar en observación y descartar posibles reacciones.

Al salir, Karen respira aliviada. Dice que venía preparada para defender el derecho a la salud de José Arturo, en caso de que le negaran la vacuna. Sin embargo, señala que hay incertidumbre sobre cómo será el proceso para que también reciban su dosis quienes no cuentan con documentos, que son por lo menos el 22% de las más de 6 mil 700 personas en situación de calle censadas por la Secretaría de Desarrollo Social de la Ciudad de México en 2017.

José Arturo recibe dosis de vacuna anti COVID de SinoVac.

Ahora faltan otras nueve personas en la misma condición que José Arturo para vacunar en la capital que ya tienen un registro, ocho hombres y una mujer.

José Arturo está contento pero aún no canta victoria, pues debe volver a recibir la segunda dosis en un par de semanas. Por ahora, se va contento rumbo a la Plaza de la Solidaridad: tuvo su vacuna y hasta le regalaron otra mochila para su biblioteca andante.

José Arturo muestra el comprobante de la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra COVID de SinoVac.

También debes ver:

El camino de destrucción que dejó una revolvedora de cemento sin frenos en México