¿Te acuerdas del ‘Tío Gamboín’? Pues así se hizo inmortal

Durante los años ochenta y noventa del siglo pasado, la televisión infantil en México era liderada por un hombre mayor, del que todos los niños querían ser sus sobrinos: el llamado ‘Tío Gamboín’, quien nació el 3 de diciembre de 1917.

Pero antes de inmortalizarse como el tío consentido de los niños en el Canal 5, Ramiro Gamboa ya tenía una amplia trayectoria en la industria del entretenimiento.

Sus inicios en el espectáculo se dieron como locutor de radio en su natal Mérida, Yucatán. Su padre compró una estación local de radio en 1937 y le pidió ser el gerente general, pero debutó al frente de los micrófonos reemplazando a un locutor que se había ausentado.

Después de varios proyectos en radio, Ramiro se trasladó a la Ciudad de México para trabajar en la XEW. Uno de sus trabajos radiofónicos más recordados fue ‘Quiero trabajar’, una especie de bolsa de trabajo, con un gran alcance. Y en la XEQ, se le recuerda por su participación en ‘El yate y la tortuga’, al lado de Arturo Ernesto Manrique Elizondo ‘El Panzón Panseco’.

También te puede interesar: Lucero y la imagen rosa que le juega en contra para volver a la TV

Más tarde, ya durante los años cincuenta, dio el salto a la televisión y al cine. Fue parte del dúo cómico ‘Chabelo y Gamboa’, junto a Xavier López (quien siempre ha dicho de Ramiro que lo considera su ‘padre’ en el medio artístico). Luego participó en ‘Los Juguelotes de Gamboín’, junto a Margarito Esparza.

En la pantalla grande, lo vimos en películas como ‘La liga de las canciones’, ‘Campeón sin corona’, ‘El niño perdido’, ‘¡A volar, joven!’, ‘Angelitos negros’, ‘Chistelandia’, ‘Vuelve Chistelandia’ y ‘La nueva Chistelandia’, entre otras.

Para la década de 1970 fue que Gamboa, ya convertido en el ‘Tío Gamboín’, fue el conductor del programa ‘Una tarde de tele’. Además de anunciar los programas infantiles a presentarse, también enviaba saludos y felicitaciones a los niños que cumplían años, y algunas cápsulas conducidas por un personaje conocido como ‘El monito reportero’.

También te puede interesar: Andrea Legarreta y su eterna imagen de ‘dictadora’ en ‘Hoy’

“No me fallen”

‘El Tío Gamboín’ se convirtió en un referente para la niñez de la época. Y lo logró desde su imagen: rodeado de juguetes, camisa blanca, corbata y su inolvidable saco rojo en cuyas solapas podían verse personajes de las caricaturas. Los niños podían formar parte de su lista oficial de ‘sobrinos’ enviando una carta o registrándose por teléfono.

Sin duda, este personaje se convirtió en el preferido de los anunciantes de la época, quienes le pedían promover toda clase de dulces y juguetes. Y así, lo vimos anunciando desde Helados Holanda y concursos de dibujo sobre Playmobil, hasta el robot Voltron.

En sus cápsulas, que aparecían antes, durante y después de la programación del Canal 5, era común ver al Tío rodeado de otros personajes. Los niños de la época recordarán a ‘El Gato GC’, ‘Corcolito’, el perro ‘Checo’ y, claro, sus juguetes ‘Pancholín’ y ‘Salchichita’. Era común escucharlo cerrar sus participaciones con la frase “No me fallen”.

Años después, Ramiro Gamboa se retiró de los escenarios y murió el 29 de diciembre de 1992, por complicaciones derivadas del cáncer de próstata que padecía.

El legado del ‘Tío Gamboín’ también llegó a la música. Grabó algunos discos y aún se recuerdan temas como ‘El soldadito’, ‘Navidad’, ‘Las mañanitas del Tío Gamboín’, ‘El indito y su burrito’ y ‘Los gatitos’, así como una larga lista de comerciales de radio y televisión para los que prestó su voz.

Tanta fue su trascendencia, que en 2007 se hizo una parodia de este personaje, al que llamaron ‘El Tío’, un hombre que, como Gamboa, leía las cartas que le llegaban de sus ‘sobrinos’, que en este caso eran políticos mexicanos. Se transmitió en el programa ‘El pelón de noche’, un late night producido por TV Azteca y presentado por Héctor Suárez Gomís, y recibió críticas por su sátira y contenido.

El ‘Tío Gamboin’ marcó a toda una generación, en una industria infantil muy diferente a como la conocemos actualmente, sin teléfonos inteligentes, realidad virtual, aplicaciones ni Internet. Sin duda, una figura como él ya no existe en el panorama infantil actual.

@braham_MV