Anuncios

Tasas de Seguridad Aeroportuaria: un impuesto que ya existe, pero se destina a otros fines

Operación Papa lavada
Operativo de la PSA - Créditos: @PSA

El Honorable Congreso de la Nación sancionó la creación de una nueva tasa de Seguridad Aeroportuaria, orientada a prevenir “actos de interferencia ilícita”, detallados en el anexo 14 del Convenio de Chicago del año 1944. Su objeto es brindar a la PSA de muy necesarios fondos para la adquisición y mantenimiento de equipamiento de seguridad aeroportuaria como Sistemas de RX, Cámaras, Detectores de Trazas, Tomografía, etcétera, sin los cuales la Argentina no podría garantizar la seguridad de sus aeropuertos.

A pesar de lo necesario del mismo, este nuevo gravamen supone un acto de doble imposición , ya que dentro de las Tasas que actualmente define el ORSNA (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos), ya se percibe un componente de Seguridad, que debería estar destinado, en al menos un 50%, a la provisión de estos equipos.

Impericias oficialistas y miserias opositoras

Y es que el concepto que en idioma español es único (Seguridad) posee en el mundo aeronáutico dos significados distintos; uno denominado security, que hace la la prevención de actos de interferencia ilícita, y por ende competencia exclusiva de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y el Ministerio de Seguridad; y otro denominado safety, que hace a la protección del vuelo y del tráfico aéreo, competencia de los distintos organismos dependientes del Ministerio de Transporte.

Ergo, en la actualidad ya se percibe esta tasa. El problema es que la misma es administrada por el Ministerio de Transporte, que paradójicamente no tiene funciones de security , y que por ende no tiene este tema como especialmente relevante.

Ahora bien, los operadores de dichos equipos, los encargados de su mantenimiento, y los responsables de la Seguridad Aeroportuaria no tienen hasta hoy ningún financiamiento directo para cumplir con esa tarea.

Este nuevo gravamen, aunque innecesario y redundante, va a simplificar mucho la operación del sistema de seguridad aeroportuario, y el mantenimiento de los estándares de seguridad internacionales que hoy tiene la Argentina.

La solución hubiera sido asignar al menos el 50% del componente de seguridad de las Tasas Aeronáuticas, en forma directa, a la PSA, sin generar nuevos impuestos . O reducir el monto de las Tasas que actualmente se perciben tanto para vuelos internacionales como de cabotaje.

El autor fue director nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria entre 2016 y 2020