Tanques, armas novedosas y un soldado volador: así celebró Francia el Día de la Bastilla

LA NACION

PARÍS.- Sin dudas fue la atracción del día. Ayer, el presidente de Francia,Emmanuel Macron, encabezó la celebración anual del Día de la Bastilla, acontecimiento que simboliza el inicio de la Revolución Francesa, pero las miradas se las llevó el soldado volador.

Por sobre las alturas, parado sobre una tabla, el militar que se movía por el aire sobre un artefacto creada por el excampeón de esquí acuático Franky Zapata captó la atención de un evento al que no le faltó nada: contó con 4300 militares, 196 vehículos, 237 caballos, 69 aviones y 39 helicópteros, que se mostraron por la avenida de los Campos Elíseos en París.

Con armas novedosas y algo futuristas, el desfile militar incluyó fuerzas de Alemania, el Reino Unido, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Holanda y Portugal, además de las francesas. Así, las banderas de los diez países que forman parte de la Iniciativa de Intervención Europea, un pacto militar creado el año pasado, encabezaron la ceremonia.

Con las presencias de líderes como la canciller alemana, Angela Merkel, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, Macron aseguró en su discurso: "Nunca antes desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Europa fue tan necesaria; la construcción de una Europa defensiva, cooperando con la Alianza Atlántica (OTAN) -la cual cumple 70 años-, es una prioridad para Francia y constituye el hilo conductor de este desfile".

Desde la tribuna principal, el mandatario francés estuvo además acompañado por algunos de sus ministros. La ceremonia comenzó cuando Macron hizo un pase de revista de las tropas en un vehículo militar, acompañado por oficiales en uniformes, que transitó por la tradicional avenida del centro parisino.

Protestas

A unas cuadras de allí, un grupo de personas, algunas con chalecos amarillos (símbolo distintivo del movimiento de protestas que paralizó a Francia durante meses) se manifestaron contra el gobierno y sus políticas económicas.

Los manifestantes, convocados por el movimiento de los chalecos amarillos, se instalaron en la avenida de los Campos Elíseos una vez que terminó el desfile y lograron quedarse allí un tiempo hasta que las fuerzas de seguridad los reprimieron con gases lacrimógenos.

"Quienes han intentado impedir este desfile deberían tener un poco de vergüenza. Hoy es un día en el que la nación se une y creo que la nación debe ser respetada", sostuvo el ministro francés del Interior, Christophe Castaner, poco antes de que la Policía informara que 175 personas habían sido detenidas en una protesta no autorizada.

Agencias AP y Télam

Edición Fotografica: Alfredo Sánchez