Tía de Armie Hammer cuenta cómo se convirtió en "monstruo"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 5 (EL UNIVERSAL).- De las acusaciones de presuntas agresiones sexuales y canibalismo por parte de Armie Hammer aún se tiene mucho que contar porque, de acuerdo con Casey Hammer, tía del actor, todo se remonta a su familia, que ha estado plagada de violencia y abusos a lo largo de generaciones.

"No me sorprendió cuando surgieron las acusaciones. Según mis experiencias en mi familia, había abuso. Era solo una forma de vida", contó Casey. "No te despiertas un día y te conviertes en un monstruo, es un comportamiento aprendido. Una vez que (las acusaciones) comenzaron a desarrollarse, pensé, 'aquí vamos, otro hombre Hammer'".

Y es que ¿quién se iba a imaginar que un actor aparentemente pulcro y decente escondería una historia de violencia desmesurada? Armie viene de una familia de alcurnia. Su tía, Casey Hammer, es nieta del magnate petrolero Armand Hammer, ya muerto, e hija de Julian Hammer, único hijo del empresario que acumuló una fortuna calculada en 800 millones de dólares. El petrolero fue dueño y director ejecutivo de Occidental Petroleum que tuvo nexos con Rusia, dio a conocer "The Daily Beast", medio que consiguió la entrevista con la tía del actor.

"Tan impactante como lo que está haciendo en este momento, hay un patrón generacional que ha estado en juego durante mucho tiempo y del que nadie se dio cuenta. Simplemente no comenzó allí, se remonta mucho tiempo atrás", aseguró.

A Casey, los hombres de su familia siempre la hicieron sentir que era un niño, contó en la charla, y que en su familia había abuso de drogas y menores de edad. Su papá, reveló, torturaba a quienes le rodeaban, ya sea con armas o con agresiones verbales.

"Como una niña pequeña, sosteniendo una guía telefónica y recibiendo disparos, la mayoría de la gente está horrorizada por eso, pero para mí era algo normal que sucedía en mi familia", aseguró Hammer, quien en 2015 escribió el libro "Surviving My Birthright", en el que confiesa que su padre abusó sexualmente de ella cuando era una niña.

Varias mujeres, entre ellas Courtney Vucekovich, aseguraron que en sus relaciones, Armie Hammer era extremadamente violento y que amenazaba con comérselas vivas. "Él te cautiva y, aunque es encantador, te está preparando para estas cosas que son más oscuras, pesadas y consumidoras. Cuando digo consumir, me refiero a mental, física, emocional, económicamente, simplemente todo".

Leer sus declaraciones simplemente hacen temblar el corazón. La familia Hammer, famosa y pudiente en Los Ángeles, estaba rodeada de políticos, empresarios y celebridades y en una era en que no había redes sociales, casi todo pasaba a la clandestinidad, incluidos asesinatos y todo tipo de abusos. Su padre fue acusado de matar a un amigo y su abuelo logró que los titulares de noticias no revelaran lo que había sucedido.

"Le permití sostener una Magnum.357 en mi sien cada hora y hacerme abrir los ojos para ver si estaba poseída por extraterrestres, y si lo estaba, me iba a disparar. Elegí ponerme en esa situación durante semanas como adulto. La gente se enfoca en el abuso físico y sexual, pero el abuso mental puede ir mucho más allá en términos de lavado de cerebro y control".

Casey Hammer, de ahora 62 años, aseguró que se vio presionada a abandonar sus sueños de ser diseñadora para cuidar a su papá.

"Estoy aquí para arrojar luz sobre la rendición de cuentas. En mi familia, fue el mal comportamiento generacional, rico y poderoso lo que pasó desapercibido, y ahora es el momento de que se detenga. Cuando comenzó #MeToo, abordó el lugar de trabajo. Tiene que haber un #MeToo para el hogar".