Marvel se adentra en un conflicto irresoluble con una superheroína

·6  min de lectura
Marvel Studios anunció que había contratado a la actriz israelí Shira Haas para interpretar a Sabra. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)
Marvel Studios anunció que había contratado a la actriz israelí Shira Haas para interpretar a Sabra. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)

JERUSALÉN — Fue la última inclusión en un mundo de fantasía poblado por un reparto cada vez más grande de superhéroes y villanos: Marvel Studios anunció la semana pasada que había contratado a la actriz israelí Shira Haas para interpretar a Sabra, una agente de policía israelí mutante convertida en agente del Mossad, en la próxima entrega de la franquicia del “Capitán América”.

Mientras que los israelíes judíos se alegraron de la elección de una actriz israelí como superheroína en una gran producción de Hollywood (”orgullo israelí”, declaró el sitio de noticias en hebreo Maariv), la reacción de los palestinos y sus partidarios no se hizo esperar y #CaptainApartheid no tardó en aparecer en redes sociales.

Muchos críticos expresaron su indignación por el personaje de Sabra y su identidad como agente de la inteligencia israelí y acusaron a Marvel de tragarse la propaganda sionista, de ignorar o apoyar la ocupación israelí del territorio capturado en 1967 y de deshumanizar a los palestinos.

“Al glorificar al Ejército y a la policía israelíes, Marvel está promoviendo la violencia de Israel contra los palestinos y permitiendo que continúe la opresión de millones de palestinos que viven bajo el régimen militar autoritario de Israel”, escribió en Twitter el Instituto para el Entendimiento de Oriente Medio, una organización propalestina con sede en Estados Unidos.

El nombre de la superheroína, Sabra, tiene connotaciones diferentes para israelíes y palestinos. Para los judíos israelíes, una Sabra puede ser simplemente una persona nacida en Israel. Pero Sabra es también el nombre de un campo de refugiados en Líbano, donde una milicia cristiana masacró a cientos de palestinos mientras los soldados israelíes se mantenían al margen hace 40 años.

“Para los palestinos, el hecho de que Marvel tenga una superheroína israelí blanquea la ocupación”, afirmó Sani Meo, editor de la revista This Week in Palestine, dedicada a temas palestinos.

Los palestinos y sus simpatizantes de todo el mundo han publicado de manera abundante sobre el “Capitán Apartheid”, aseguró. “Algunas son humorísticos, aunque el tema no es humorístico”, añadió.

Marvel Studios rechazó responder a preguntas detalladas sobre el tema o sobre las intenciones de la compañía al llevar a Sabra a la gran pantalla.

“Aunque nuestros personajes e historias están inspirados en los cómics, siempre se imaginan de forma nueva para la pantalla y el público de la actualidad, y los cineastas están adoptando un nuevo enfoque con el personaje de Sabra, que se presentó por primera vez en los cómics hace más de 40 años”, explicó el estudio mediante un comunicado.

Sin importar sus motivaciones, Marvel quedó en medio del conflicto intratable y centenario entre Palestina e Israel.

Israel ha sido criticado por grupos internacionales de derechos humanos y por activistas del boicot y la retirada de inversiones debido a sus políticas dirigidas a los palestinos. Algunas de esas organizaciones equiparan la política israelí con el apartheid. Sin embargo, el país también está ganando una mayor aceptación por parte de algunos gobiernos árabes, como el de los Emiratos Árabes Unidos, que se han cansado de esperar cualquier resolución del largo conflicto.

En un segundo plano, siguen estallando con frecuencia disputas feroces en Israel y en los territorios ocupados sobre la historia, el territorio y la identidad nacional.

El año pasado, esas tensiones involucraron a otra actriz israelí, Gal Gadot, que aparece como la Mujer Maravilla en otra franquicia de superhéroes, cuando denunció el continuo ciclo de violencia entre Israel y los palestinos. Los críticos la atacaron por comentarios en los que defendía el derecho de Israel a existir, aunque expresó su apoyo a los “vecinos”.

Gran parte del furor por la decisión de Marvel de incluir a Sabra en la nueva película, llamada “Capitán América: Nuevo orden mundial”, se enfoca en el nombre del personaje.

Un boceto de 1940 de Joe Simon del Capitán América con un ejemplar de 1960 de un cómic de Marvel, expuesto en la Biblioteca del Congreso en Washington, el 5 de noviembre de 2018. (Zach Gibson/The New York Times)
Un boceto de 1940 de Joe Simon del Capitán América con un ejemplar de 1960 de un cómic de Marvel, expuesto en la Biblioteca del Congreso en Washington, el 5 de noviembre de 2018. (Zach Gibson/The New York Times)

Para los judíos israelíes, sabra es el nombre hebreo de un arbusto de cactus y su fruto, espinoso por fuera pero suave y dulce por dentro, que los fundadores de la nación adoptaron como apodo para los israelíes nativos.

No obstante, para los palestinos, el arbusto sabra, utilizado de manera tradicional para marcar los límites de las tierras de las aldeas, es un símbolo de pérdida y firmeza (”sabr” es también la palabra árabe que significa “paciencia”). Durante la guerra que acompañó a la creación de Israel en 1948, las fuerzas sionistas e israelíes destruyeron cientos de pueblos palestinos y cientos de miles de palestinos se convirtieron en refugiados tras huir o ser expulsados de sus hogares. Pero los arbustos resistentes de sabra siguieron siendo parte indeleble del paisaje incluso después de que se borrara la mayoría de los rastros de los pueblos.

Los críticos también han acusado a Marvel de mostrarse insensible ante el vínculo entre el nombre de la superheroína israelí y el del campo de refugiados del Líbano. Sabra y Shatila son los nombres de dos campos palestinos en Líbano donde, del 16 al 18 de septiembre de 1982, una milicia cristiana libanesa masacró a cientos de residentes. Los soldados israelíes permitieron a la milicia entrar en los campos y los mandos israelíes no dieron ninguna orden para detener la matanza.

“Los activistas de las redes sociales están criticando a Marvel por su nueva superheroína del Mossad israelí ‘Sabra’, cuyo nombre es sensible teniendo en cuenta la masacre de Sabra y Shatila”, escribió en Twitter la agencia oficial de noticias palestina WAFA.

El personaje de Sabra apareció por primera vez en un número del cómic “El increíble Hulk” en 1980, con una capa azul y un traje blanco con una estrella de David. Ese debut se produjo cerca de dos años antes de la masacre del Líbano.

Yossi Klein Halevi, autor israelí de origen estadounidense y miembro del Instituto Shalom Hartman, un centro educativo y de investigación con sede en Jerusalén, dijo que creía que los cineastas no tenían intención de hacer referencia al campo de refugiados cuando decidieron utilizar el personaje.

En el transcurso de un largo conflicto, como el que enfrenta a israelíes y palestinos, señaló, “se instala una especie de paranoia cultural”.

“A veces, una película de Marvel es solo una película de Marvel”, añadió.

Aun así, los críticos señalan cómo, en un número de Hulk de 1981 titulado “Poder y peligro en la tierra prometida”, el personaje de Sabra en un principio mostró poca emoción por la muerte de un niño palestino en una explosión, hasta que Hulk la ilustró sobre valores humanos básicos.

Todavía no se sabe nada sobre el argumento de la próxima película del “Capitán América”, cuyo estreno está previsto para 2024, ni sobre el alcance del primer papel de Sabra.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Revelan cómo luce Gael García en "Werewolf by nigth", la nueva serie de Marvel

© 2022 The New York Times Company