“Supercontagiadores asintomáticos”: creés que nunca tuviste Covid, pero tal vez no pertenezcas a ese selecto club

·6  min de lectura
El nuevo coronavirus
El nuevo coronavirus

NUEVA YORK.– Charley Ding es anestesiólogo y recuerda que, al principio de la pandemia, pasó varias semanas intubando pacientes con Covid en el hospital donde trabaja, en South Barrington, Illinois. Desde entonces, dice Charley, vio contraer el nuevo coronavirus a la mayoría de los médicos y enfermeras del lugar.

Sin embargo, él nunca se contagió, “probablemente gracias a una combinación de precauciones, tal vez un buen sistema inmunitario, pero también buena suerte”, dice el anestesiólogo de 42 años.

Otra fuerte suba de casos de Covid: informaron un 26% más que la semana anterior y superan a los del pico de la cuarta ola

Charley integra el club cada vez más selecto y reducido de personas que están prácticamente seguras de no haber contraído nunca SARS-CoV-2, el virus causante de la enfermedad. Y ahora los genetistas e inmunólogos están estudiando los factores que podrían estar blindando del contagio a algunas personas, para así entender por qué otros son tan proclives a desarrollar formas severas de la enfermedad.

Para muchos, la explicación más probable es que en algún momento esas personas de hecho sí se hayan contagiado el virus, dice Susan Klein, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Minnesota. Alrededor de un 40% de los casos confirmados de Covid-19 son asintomáticos, según el metaanálisis publicado en diciembre en el Journal of the American Medical Association.

Los epidemiólogos concuerdan en que, a más de dos años del inicio de la pandemia, la mayoría de las personas del mundo probablemente se hayan infectado con el SARS_CoV-2 al menos una vez. Hasta febrero de este año, por ejemplo, alrededor del 58% de los norteamericanos ya había contraído el virus, según estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Desde entonces, la persistente ola de subvariantes de ómicron mantuvo el número de casos diarios confirmados por encima de los 100.000 durante semanas.

Dejó de ser obligatorio el uso de barbijo en la ciudad de Buenos Aires
Los epidemiólogos concuerdan en que, a más de dos años del inicio de la pandemia, la mayoría de las personas del mundo probablemente se hayan infectado con el SARS_CoV-2 al menos una vez - Créditos: @Ricardo Pristupluk

Sin embargo, sigue habiendo gente que nunca se enfermó ni dio positivo de Covid-19.

Testimonios

Cate Vallone explica que siguió dando clases presenciales de pilates durante la mayor parte de la pandemia, y que nunca dio positivo. Lo adjudica al uso de barbijo y a la salud de su sistema inmunitario. Recuerda que tuvo un “encuentro cercano” con el virus la Navidad del año pasado, cuando su hermano, la pareja y su hijo dieron positivo de Covid pocas horas antes de que Cate y su hijita pasaran el día con ellos.

“Por un momento me sentí indestructible, no lo voy a negar”, admite Cate, de 44 años.

Jerom Morris, encargado de un restó-bar en Los Ángeles, dice que él y su esposa esquivaron el contagio a pesar de trabajar a puertas cerradas y rodeados de gente. “Llegó un punto en que queríamos contagiarnos, para sacarnos el tema de la cabeza y pasar a otra cosa”, comenta Jerom.

Morris se acostumbró a llevar encima sus propios cubiertos, para no intercambiar fluidos con sus compañeros de trabajo cuando tenían que probar algún plato nuevo del menú. Dice que tiene mejor salud que el promedio de la gente y que entrena en el gimnasio tres o cuatro veces por semana. Está prácticamente convencido de que no tuvo Covid en ningún momento porque en general, cuando se enferma, realmente se siente muy mal, y además se testeó una docena de veces.

Alrededor del 90% de las personas que se infectan con el nuevo coronavirus fabrican anticuerpos que son detectables en sangre, sostiene Sheldon Campbell, patólogo y laboratorista de la Escuela de Medicina de Yale. Eso deja un 10% de personas cuyo posible contagio previo es más difícil de confirmar. “Es probable que haya un buen número de personas que efectivamente tuvieron Covid y no fabricaron anticuerpos”, considera.

La mayoría de los análisis no pueden distinguir los anticuerpos que se generan por la infección de los generados por la vacunación. Pero como las vacunas actuales contra el Covid-19 atacan la proteína de pico del virus, los análisis que apuntan a detectar los anticuerpos que atacan una proteína diferente, llamada nucleocápside, son capaces de distinguir si en algún momento la persona que contagió el virus. Sin embargo, son análisis muy específicos y no siempre están disponibles, indican los laboratoristas.

Los investigadores están analizando los diversos factores que podrían hacer que el virus no infecte a algunas personas
Los investigadores están analizando los diversos factores que podrían hacer que el virus no infecte a algunas personas

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos desaconsejan los análisis de anticuerpos en la mayoría de los casos, en parte porque solo revelan si una persona se había infectado o vacunado, pero no cuánta protección le brindan esos anticuerpos.

Factores en estudio

Los investigadores están analizando los diversos factores que podrían hacer que el virus no infecte a algunas personas, o que afectan el modo en que el cuerpo de cada persona reacciona ante la presencia del SARS-CoV-2. “Hay supercontagiadores que se infectan y no tienen síntomas, y hay personas que tienen factores de riesgo que los hacen mucho más susceptibles al contagio”, explica Steven M. Lipkin, genetista clínico del Centro Médico Weill Cornell de la ciudad de Nueva York, que integra el grupo de científicos que encontró un marcador genético que podría hacer que algunas personas sean más vulnerables al Covid-19.

Otros investigadores están escaneando el genoma de pacientes con Covid en busca de rasgos genéticos que expliquen la fuerte respuesta inmunitaria de algunas personas, o deconstruyendo células pulmonares para determinar qué genes facilitan el contagio en otros.

Hasta ahora, los resultados sugieren que las mutaciones genéticas que impulsan la respuesta inmunitaria a los virus pueden influir en la capacidad de una persona para combatir la enfermedad.

Ivan Panko trabajó durante toda la pandemia en una fábrica en Carolina del Sur y nunca dio positivo de Covid-19. Cree que las vacunas y su exposición a muchos patógenos durante el tiempo que estuvo en el ejército lo protegieron del virus. “Mi cuerpo ha estado expuesto a todo tipo de porquerías”, sugiere el exsoldado.

Los inmunólogos también están estudiando si haber estado expuesto a determinado tipo de patógeno puede fomentar o desencadenar una respuesta inmunitaria contra otros, incluido el SARS-CoV-2. Según un estudio publicado este mes en la revista Science Immunology, algunas personas tenían células T en el intestino y en la piel antes de que comenzara la pandemia, y eso parece haberlas ayudado a resistir el nuevo coronavirus.

Existen ciertas evidencias de que algunas personas que ya se habían infectado otros coronavirus antes de la pandemia desarrollaron células capaces de atacar el SARS-CoV-2 antes de que pueda multiplicarse y propagarse, dice Steve Jameson, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota. “Algunas personas llegaron a la pandemia con cierta ventaja”, sintetiza.

Pero quienes no saben si en algún momento se infectaron deben tener cuidado, aclara Jameson, porque los anticuerpos con el tiempo van disminuyendo y, con la llegada de nuevas variantes, igual podrían enfermarse.

Por Julie Wernau

(Traducción de Jaime Arrambide)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.