Lo que suena: Weezer abraza el barroquismo de The Beach Boys en su nuevo disco

Joaquín Vismara
·6  min de lectura
En OK Human, Weezer recurre al barroquismo de The Beach Boys
En OK Human, Weezer recurre al barroquismo de The Beach Boys

Álbum: OK Human. Canciones: “All My Favourite Songs”, ”Aloo Gobi”, ”Grapes of Wrath”, “Numbers”, “Playing My Piano”, ”Mirror Image”, “Screens”, ”Bird with a Broken Wing”, ”Dead Roses”, “Everything Happens for a Reason”, ”Here Comes the Rain”, ”La Brea Tar Pits”. Edición: Atlantic Records. Nuestra opinión: bueno.

Weezer no le ha hecho las cosas fáciles a sus seguidores durante la última década y monedas. Desde que Rivers Cuomo, líder de la banda californiana, decidió abrir la puerta a trabajar con hitmakers para reflotar la popularidad del grupo, los resultados han sido tan diversos como dispares: el balance fue positivo mientras se apegaron al power pop de guitarras poderosas, y dejó un sabor en boca bastante agrio cuando aparecieron en el horizonte discos de covers o experimentos con el pop electrónico. Ahora, Weezer suma una arista más a su dinámica cambiante con OK Human, un álbum que traza guiños con Radiohead desde su título pero que mira bien de cerca al barroquismo de The Beach Boys desde su contenido.

Aunque el Covid no fue un motor directo en la creación del álbum, la pandemia obligó al grupo a cambiar de planes. Para 2020, Weezer tenía pensado encarar una gira de estadios llamada Hella Mega junto a Green Day y Fall Out Boy, que iría de la mano de Van Weezer, un álbum inspirado en las canciones de grupos de heavy metal de los setentas y ochentas, como Black Sabbath, Metallica y Van Halen. Con el tour en stand by, la banda decidió dejar en pausa el disco y encarar otro proyecto que no necesitase a los escenarios como campo de juego.

Por primera vez en mucho tiempo, Cuomo decidió dejar de lado las seis cuerdas y se sentó a componer canciones sentado frente al piano del living de su casa. A la manera de Brian Wilson durante la época de Pet Sounds y Smile, comenzó a escribir desde la autoridad de las teclas pero con una ambición orquestal en mente. Aunque no hay un hilo conductor que oficie de concepto, las doce canciones de OK Human suenan en continuado, donde el final de cada una es el comienzo de la siguiente, como si se tratase de pequeños movimientos de una sinfonía sin pedales de distorsión a la vista.

“Todas mis canciones son lentas y tristes” canta Cuomo en “All My Favorite Songs”, que suena como si a su clásico “Say It Ain’t So”, Weezer le reemplazase las guitarras eléctricas por un colchón de cuerdas pero dejase intacta la victimización de su letra (”Quiero ser rico, pero me da culpa / Me enamoro de todos los que me odian”, canta en su estribillo). En una misma sintonía, “Aloo Gobi” se mece sobre arreglos de pop de cámara para trazar el recorrido de un paseo por Santa Mónica con ida al cine y posterior cena de comida vegetariana de la India, o la vida prepandemia con banda de sonido ad hoc.

El contraste entre un ropaje musical de fines de los sesenta interpretado por una banda en el 2021 tiene su correlato en “Grapes of Wrath”, donde Cuomo comienza a elogiar los escapismos que propone el hábito de lectura, para luego darse cuenta que en realidad estaba consumiendo audiolibros y sentirse observado como Winston Smith, el protagonista de 1984, después de que el sistema condicionase su gusto en base a recomendaciones. El componente central de este algoritmo queda a la luz en “Numbers”, una balada que advierte sobre cómo los números influyen en la autoestima en distintos momentos de la vida (“Pueden decir que sos muy petiso como para unirte al equipo, y que tu coeficiente intelectual es bajo para la poesía”).

La autoexplicativa “Playing My Piano” explica el proceso de creación del disco, pero bien podría referir a la vida de cualquier músico oficioso en tiempos de pandemia (“Mi mujer está en el piso de arriba, mis hijos también / Y no lavé mi pelo en tres semanas / Debería volver a hacer estas entrevistas por Zoom / Pero estoy tan absorto y el tiempo vuela. Simplemente no puedo soltar mi piano”). En un pequeño giro conceptual, el encierro reaparece en “Screens”, o la vida en dispositivos móviles (“Ahora el mundo real está muriendo / Y todos migran a la nube / ¿Me podés decir adónde vamos? ¿Dónde estaremos dentro de veintiún años? Todos miran pantallas”), y crea el clima para los aires beatlescos de “Bird With a Broken Wing”.

Sobre el final, “Dead Roses” amaga con pasear por el rincón más lúgubre del cancionero de Weezer, en un descenso literal al costado más oscuro de la tristeza por parte de su autor. La escena parece sumergirse en un viaje de ida, hasta que un volantazo revierte la situación. “Here Comes the Rain” y “La Brea Tar Pits” son grageas de un pop diáfano que pueden funcionar como antídoto para tiempos enrevesados como el del presente. La lluvia como elemento sanador y la moraleja de que de los pozos de alquitrán se sale nadando y, en lo posible, con una linda canción sonando de fondo.

David Lebón toca en Obras

A poco más de un año de haber presentado su disco Lebón & Co en el Teatro Colón, el ex Serú Girán regresa a los escenarios con un show presencial y por streaming, previsto para el sábado 13 en Obras al aire libre. Las entradas para una u otra modalidad se pueden adquirir por Passline. El último concierto de David había fue el 22 de enero en el tradicional festival Medio y Medio de Uruguay.

BTS se desenchufan

Sumándose a una lista de clásicos integrada por Eric Clapton, Nirvana y tantos otros, los astros del k-pop BTS tendrán su propio MTV Unplugged. Filmado en un estudio “íntimo” de Seúl, el especial televisivo incluirá versiones acústicas de canciones de su último álbum BE (2020) -como los éxitos “Dynamite” y “Life Goes On”- y un repaso por hitos de toda su carrera. El programa podrá verse por la cadena de videos el 23 de febrero.

Se estrena la película de Sia

El viernes 12 de febrero en el cine online de Cinemark Hoyts podrá verse Music, el film dirigido por la excéntrica cantante. Protagonizada por Kate Hudson, Leslie Odom Jr. y Maddie Ziegler, la película acaba de recibir dos nominaciones a los Globos de Oro, en las categorías mejor película comedia o musical y mejor actuación femenina en una película, comedia o musical (por Hudson). Sia, en tanto, también acaba de lanzar tema nuevo: “Floating Through Space”, junto a David Guetta.

Vuelve Avril Lavigne

Después de varios discos sin incursionar en el pop-punk -el género que la hizo famosa con su debut Let Go, de 2002- la artista canadiense tiene listo su nuevo trabajo en el que, según comentó su productor John Feldmann, volverá a las costumbres rockeras que tenía abandonadas. “Se viene música nueva, seguramente para el verano [boreal]”, le respondió la cantante a un seguidor de Instagram que le preguntó si este año tenía pensado editar su séptimo álbum de estudio.