El submarino personal ahora llega a las cubiertas de los grandes cruceros y de los superyates

·7  min de lectura
La ventana completamente transparente garantiza una visibilidad óptima del majestuoso mundo submarino de estos nuevos submarinos personales
La ventana completamente transparente garantiza una visibilidad óptima del majestuoso mundo submarino de estos nuevos submarinos personales - Créditos: @UBoatWorx Twitter

NUEVA YORK.- En la costa sur protegida de Curaçao, una isla tropical en las Antillas de Sotavento a 64 kilómetros al norte de Venezuela, se encuentra un enorme barco naval holandés de la época de la Guerra Fría que alberga algo extraordinario.

El barco sirve como puesto de avanzada en el Caribe de U-Boat Worx, un constructor de submarinos personales con sede en los Países Bajos, que espera llevar sus máquinas submarinas a las masas. Estuve allí para probar una experiencia de otro mundo que, hasta hace poco, habría estado fuera del alcance de todos menos de los más ricos del mundo.

Un U-Boat en acción en la costa sur de Curaçao.
Un U-Boat en acción en la costa sur de Curaçao. - Créditos: @Mohamed Sadek

Esta playa en particular, con sus condiciones marítimas constantemente tranquilas, era ideal para zambullirse en un fondo marino tan oscuro y extraño como la superficie de la luna. El sumergible en el que entré (el Super Yacht Sub 3 de U-Boat Worx) siguió el rastro de una cuerda guía hundida y cubierta de algas por la batimetría empinada de la isla, hasta que la luz del sol se esfumó. El color del agua cambió de un verde enjuague bucal a un azul magullado, a un gris nube de tormenta y, finalmente, a una negrura inquebrantable que se arremolinaba con nieve marina blanca.

Desde su invención en el siglo XVII, los submarinos se han utilizado principalmente para la guerra, el comercio y la ciencia. Ahora, se han convertido en la última frontera para los cruceros de placer.

“En 2007 fuimos al Monaco Yacht Show para presentar nuestros submarinos a los navegantes y la gente pensó que era una broma”, dijo Erik Hasselman, director comercial de U-Boat Worx, en un inglés recortado con acento holandés. “Pensaron que éramos un grupo loco de estudiantes con un prototipo, y nadie pensó que era real. Luego, unos cuantos propietarios de superyates comenzó a comprarlos, y ahora todos los que tienen un yate de más de 45 metros al menos están considerando uno”.

Hasta la fecha, U-Boat Worx ha vendido 40 submarinos y tiene 15 más en producción. Según la marca y el modelo, los submarinos personales tienden a oscilar entre 2,5 millones y 3,5 millones de dólares, sin incluir el precio del yate de 35 millones de dólares. Pero U-Boat Worx presentó recientemente una serie de modelos biplaza más baratos llamados Nemo, con características estandarizadas y un sistema operativo más simple que no requiere un profesional. (U-Boat Worx ofrece a los propietarios de Nemo un curso de capacitación de dos semanas que incluye teoría y 20 inmersiones de entrenamiento). Cuesta 1 millón de dólares, el precio de, digamos, una casa muy bonita en los suburbios de la ciudad de Nueva York.

Los submarinos personales son una nueva forma de entretenimiento para el turismo
Los submarinos personales son una nueva forma de entretenimiento para el turismo - Créditos: @Mohamed Sadek

En su afán por vender más sumergibles, la compañía está introduciendo un programa de propiedad compartida con base en Curazao, Bonaire y el sur de Francia que permite a los clientes dividir el costo de propiedad en octavos (más capacitación), por alrededor de 154,000 dólares cada uno.

En otras palabras, la propiedad de un submarino ahora puede ser disfrutada por un ortodoncista particularmente exitoso.

Un viaje en submarino implica mucha confianza en la tecnología. A profundidades de más de 300 metros, la presión del agua puede alcanzar alrededor de 440 libras por pulgada cuadrada, algo así como un gran gorila de espalda plateada que se balancea en una tarjeta SD. Ahogarse a esas profundidades no sería exactamente el problema; la mayoría de los pulmones humanos se derrumbarían inmediatamente si estuvieran expuestos a esa cantidad de presión, lo que resultaría en una muerte instantánea.

Antes de abordar el submarino, escuché Hasselman enumerar una serie de medidas de seguridad en caso de emergencia: 96 horas de aire, alimentos y agua adicionales, sistemas de comunicación redundantes, un comando de seguridad basado en tierra en constante contacto con el piloto y un submarino de rescate listo. El momento de la discusión sobre el protocolo de seguridad que me inspiró más confianza fue cuando examiné detenidamente el grueso formulario de renuncia y noté que una gran parte estaba dedicada a resbalones y caídas al caminar por el muelle hacia el submarino.

Hasselman aventuró que los barcos U-Boat Worx se encontraban entre los medios de transporte más seguros del mundo. “Hemos realizado 3700 inmersiones sin incidentes”, dijo con una sonrisa.

Un submarino personal explora los restos de un barco hundido cerca de Curaçao
Un submarino personal explora los restos de un barco hundido cerca de Curaçao - Créditos: @Mohamed Sadek

El catalizador poco probable para el perfil elevado del submarino personal fue la industria de cruceros. “En 2015 hicimos nuestra primera entrega a una línea de cruceros”, dijo Hasselman, “y eso cambió la percepción general porque es un gran negocio. Si una compañía de cruceros está haciendo algo, entonces debe ser probado e infalible”.

Hoy en día, varias líneas de cruceros utilizan submarinos para satisfacer las demandas de aventura de sus huéspedes. Por ejemplo, Seabourn Cruise Line trata sus excursiones al Ártico y la Antártida como safaris, trayendo ornitólogos, biólogos marinos, geólogos y otros como parte del trato.

Los submarinos juegan un papel vital en esas experiencias. Los asientos a bordo de una inmersión polar de 45 minutos comienzan en 899 dólares. En un momento en que un video que provoca envidia publicado en las redes sociales es su propio tipo de moneda, para algunos, es una buena inversión.

Los submarinos personales no son solo para hacer turismo. Carl Allen, un empresario que vendió el negocio de su familia en 2016, posee una embarcación construida por Triton Submarines, el principal competidor de U-Boat Worx. Triton, con sede en Florida, es mejor conocido por llevar al financiero y aventurero Victor Vescovo a la parte más profunda de la Fosa de las Marianas, casi 11 kilómetros bajo el nivel del mar, en un modelo con casco de titanio en 2019. (La embarcación de Vescovo rompió un récord de profundidad que anteriormente ostentaba el cineasta James Cameron de la fama de “Titanic”).

Allen también es propietario de Walker’s Cay, una isla en el norte de las Bahamas, y la usa como base para una operación de búsqueda de tesoros con submarinos.

Controles de un submarino privado.
Controles de un submarino privado. - Créditos: @Mohamed Sadek

Una vez que estés por debajo de los 45 metros, hay una buena posibilidad de ver algo que nadie ha visto antes”, dijo Allen. Cuenta entre sus hallazgos balas de mosquete, lingotes de oro y una gran esmeralda que cree que forma parte del botín del famoso naufragio de Nuestra Señora de las Maravillas . (Allen ha abierto un museo marítimo en Freeport junto con el gobierno).

Para Allen, un buzo experimentado, bucear en un submarino tiene un aire de glamping, es decir, a acampar con glamur. “Ya no necesitas tanques para ver todas las cosas que hay ahí abajo”, dijo. “Tomas un cóctel y pones tu música y bajas unos miles de pies y te diviertes”.

No todo el mundo se siente así acerca de la experiencia. Para algunos novatos en submarinos, la claustrofobia es una gran preocupación.

Los compartimentos de pasajeros en la mayoría de los modelos son estrechos según la definición de cualquiera. (Allen dijo que recientemente tuvo un piloto de F-16 a bordo de su submarino que lo comparó con la cabina de un avión de combate). Y no hay baños, lo que significa que los viajeros podrían querer pensar dos veces antes de ese cóctel.

Pero no se trata sólo de claustrofobia. La forma particular en que la luz se refracta a través del agua de mar y la bombilla acrílica de cuatro pulgadas de espesor que protege a los pasajeros del agua pueden inducir el temor de caerse del bote. “Hemos tenido algunos problemas con los ataques de pánico”, admitió Hasselman, “pero por lo general podemos saber si algo está pasando antes de que realmente comencemos”.

Turistas viajan en un submarino personal en la costa sur de Curaçao.
Turistas viajan en un submarino personal en la costa sur de Curaçao. - Créditos: @Mohamed Sadek

La curva de la ventana también distorsiona los objetos bajo el agua, por lo que parecen más pequeños y más cercanos de lo que realmente son. Por ejemplo, el Stella Maris, un carguero de 90 metros hundido intencionalmente frente a Curaçao, me pareció un juguete de baño mientras el submarino se movía a su alrededor.

Pero estar a cientos, si no miles de metros de profundidad en el océano, es sentirse tragado por algo increíblemente grande e incesantemente implacable. Puede haber una extraña paz en eso. Una vez que el mundo exterior se vuelve negro, el piloto a menudo pregunta a los pasajeros si les gustaría apagar las luces de búsqueda del submarino y sentarse por un momento, oscuros y quietos, en el fondo del mar.

Por Kevin Koenig