Por qué te duelen los dientes

¡Auch! ¿Ves las estrellas cuando comes, bebes o te cepillas los dientes? Tu estilo de vida y ciertos hábitos alimenticios podrían tener la culpa.

image

La hipersensibilidad es la causa más frecuente de dolor dental, que puede tener lugar a diario o de manera ocasional al beber, comer o cepillarse los dientes, y muestra una alta prevalencia en la población adulta.

Según datos de Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), afecta al 25% de la población adulta.

Un cifra aún mayor en personas con periodontitis, una enfermedad de las encías que provoca inflamación y destrucción de los tejidos de soporte de los dientes; en estos casos la prevalencia se estima en un 84% en España.

Además, los expertos señalan que este trastorno comienza a aumentar entre los jóvenes como consecuencia de los hábitos de vida actuales.

La hipersensibilidad dentinaria produce un dolor transitorio, ya sea localizado en uno o varios dientes, o bien en toda la boca, como respuesta a estímulos táctiles, térmicos o químicos.

image

(Foto: iStock)

Este trastorno se produce por una exposición de la dentina (tejido del diente que está bajo es esmalte, en la corona, o el cemento, en la raíz) asociado a recesión gingival.

Esto puede ser debido a múltiples causas, como un cepillado agresivo, tratamientos periodontales o el desgaste del diente, y se puede ver favorecido por la presencia de ácidos en la boca, ya sea por reflujo gástrico o por la dieta.

“Los hábitos alimenticios puede jugar un papel importante en este problema. Tomar a menudo bebidas ácidas, refrescos carbonatados o bebidas “energéticas” puede empeorar el dolor, explica el doctor David Herrera, presidente de SEPA.

En este sentido, si se tiene este problema, el expertos aconseja reducir el consumo de zumos de frutas, yogures, vinagres, vino, etc. ya que todo esto incrementa el riesgo de padecer hipersensibilidad dentinaria.

image

(Foto: Getty Images)

Entre las recomendaciones preventivas, se incluyen el desarrollo de técnicas de higiene adecuadas, evitar el cepillado traumático (técnica horizontal, cepillos de cerdas muy duras…) y prescindir de pastas dentífricas muy abrasivas.

image

Respecto a los hábitos y estilo de vida, deberías llevar una dieta que incluya un consumo racional y controlado de ácidos, y en el caso de que se consuman, tratar de no mascar chicles y otros dulces que perjudican tu salud bucal.

Por otro lado, debes saber que tu estado emocional también influye en la salud de tus dientes. Si estás nervioso o sufres estrés o ansiedad puede que tengas la mala (e involuntaria) costumbre de morderte las uñas, apretar o rechinar los dientes. Si es así, podría venirte bien usar una férula de descarga.

image

(Foto: Getty Images)

Además, sería recomendable la eliminación de piercings que puedan resultar traumáticos para los dientes o encías y controlar los problemas de salud sistémicos de riesgo, como la bulimia.

Además, existen productos que puedes usar en casa para bloquear la conducción nerviosa, como los colutorios con oxalato dipotásico y los dentífricos con biocristales de silicato, fósforo, calcio, nitrato potásico (con concentración mínima del 5%), arginina, o con fluoruro estañoso y hexametafosfato de sodio.

“Son los que ofrecen la mejor evidencia científica para estos casos de hipersensibilidad”, apunta Herrera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.