Sorpresa por la aparición de la estatua de un minotauro sumergida en un lago de Neuquén

·4  min de lectura
Sorpresa en Neuquén
Sorpresa en Neuquén

Neuquén. Los haces de luz se filtran en el agua turquesa del lago y le dan un aspecto aún más fantasmagórico. En Neuquén, en la profundidad del Mari Menuco, la escultura submarina de un minotauro despertó el temor y la curiosidad de los visitantes.

Mari Menuco es un lago artificial ubicado a unos 63 kilómetros de Neuquén capital. Por sus aguas cristalinas se convirtió, junto al lago Los Barreales y el embalse de Villa El Chocón, en uno de los atractivos turísticos más convocantes del verano para los neuquinos. Familias, parejas y grupos de amigos viajan durante una hora desde la ciudad para pasar una tarde en las playas o los acantilados del lago, donde pueden darse una zambullida o practicar deportes náuticos.

En febrero, algunos visitantes que se adentraron en una zona más profunda del lago notaron su presencia. Una extraña figura era visible desde la superficie. Es que el lago se forma con agua proveniente del río Neuquén, por lo que este embalse se destaca por sus aguas cristalinas de deshielo. Los que se bañan en el Mari Menuco pueden mirar sus pies, y aquellos que reman en kayaks o en tablas de SUP divisan las piedras del fondo.

El diario LMNeuquén relató la experiencia de uno de los primeros visitantes en hallarlo. Un domingo de abril, remaba con su kayak por una de las playas de Mari Menuco y observó la escultura desde la superficie del agua. Por las oscilaciones que generan las embarcaciones, parecía una figura humana que se movía, por lo que salió disparado hacia la orilla para dar aviso a sus primos.

Al principio se asustaron pensando en todos los mitos que circulan acerca de criaturas míticas que viven en las profundidades de los lagos, como la leyenda del Nahuelito, del lago Nahuel Huapi, en Bariloche. Sin embargo, se llenaron de coraje y regresaron para constatar que se trataba de una escultura creada por el hombre.

La figura, que tiene cuerpo humano y cabeza de toro, pesa unos 250 kilos e inspiró una serie de mitos sobre su origen. Sin embargo, lo cierto es que fue sumergida este verano por un grupo de amigos que son fanáticos del buceo, y que quisieron generar un nuevo atractivo para los que se sumergen en las aguas cristalinas del lago.

A partir del hallazgo del minotauro, se descubrió que también habían colocado, a escasa distancia, una escultura de una máscara de 1 metro por 1,40 metros, que también apunta a generar más atractivo para los turistas.

El hallazgo de la escultura del minotauro también generó preguntas con respecto a la elección de esta figura. Según publicó LMNeuquén, la figura mitológica podría ser considerada un “gen ko” que, según la cosmovisión mapuche, es una energía protectora del agua. En declaraciones a ese medio, Lefxaru Nawel, de la Lof Newen Mapu de la Confederación Mapuche de Neuquén, explicó que las comunidades instalan muchas energías protectoras – o gen kos- en el agua, sólo que la mayoría quedan en puntos de difícil acceso y no son visibles para quienes concurren a los lagos.

Antes de la creación del complejo Hidroeléctrico Cerros Colorados, la zona no estaba inundada y era un espacio de gran valor para las comunidades originarias, ya que allí recolectaban hierbas medicinales. Es por eso que Nawel considera que la elección de la figura podría hacer referencia a la necesidad de generar energías protectoras en el lugar.

El buceo es una de las actividades que practican los visitantes de Mari Menuco. Otros, en cambio, optan por surcar las aguas a bordo de un kayak, desde tablas de stand up paddle o en embarcaciones a motor que, en muchos casos, arrastran a aquellos que se animan al jetski. Por estos atractivos, en las orillas del lago se desarrollaron una serie de villas turísticas, con barrios privados en las que los neuquinos construyeron sus casas de fin de semana.

Aunque se desconoce si sumarán nuevas esculturas a las profundidades de este largo artificial, lo cierto es que ya existen otros museos submarinos en otras partes del mundo. Uno de los más conocidos se encuentra en Cancún, México. Tiene unas 400 esculturas creadas por el artista Jason deCaires Taylor y es considerado el más grande del mundo.

En Granada, España, existe un museo submarino similar, creado por el mismo artista, mientras que en Cape Tarhankut, en Rusia, se puede bucear en las profundidades del Mar Negro entre viejos bustos de líderes comunistas.

Los museos submarinos son un atractivo para los que practican buceo o los fotógrafos que toman imágenes debajo del agua. Sus esculturas, además, se transforman con el tiempo a partir de la intervención de la flora marina, que termina por convivir con estos elementos extraños a su entorno.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.