Sophia: fabricarán más unidades del robot humanoide que prometió "destruir a la humanidad"

LA NACION
·3  min de lectura

Expertos en robótica creen que el presente pandémico del 2021 demandará aumentar la creación de robots con apariencia humana como Sophia, una humanoide con inteligencia artificial cuya especialidad es la comunicación con personas, aunque su más recordada conversación -con su creador, David Hanson- resultó en una frase un tanto desafortunada: "Voy a destruir a los humanos".

Los ejecutivos del mundo de la robótica ven en el horizonte dos necesidades: la de despoblar ambientes en los que haya riesgo de contagio, lo que daría lugar a la automatización de varios procesos; y el aislamiento al que muchas personas se ven sometidas actualmente, que valoriza cualquier tipo de interacción que se asemeje a la humana.

Sophia: el robot humanoide que podría llegar este año a aeropuertos, hospitales y cafés

Tal es la certeza del director ejecutivo de la empresa Hanson Robotics, que anunció que para mediados de este 2021, estará en marcha la producción en masa de cuatro modelos de robots, entre los que se encuentra la mencionada Sophia y otra humanoide llamada "Grace", desarrollada exclusivamente para el sector de la salud.

La interacción con máquinas inteligentes para nada es un tema nuevo; solo entre 2018 y 2019, las ventas mundiales de robots para servicios profesionales aumentaron un 32% según datos de la Federación Internacional de Robótica. Pero ahora estamos hablando de robots que son creados para asemejar a las personas, en su apariencia, en su destreza física y en sus procesos internos. Hasta hace muy poco, a estos humanoides solo los conocíamos a través de películas futuristas, en donde no les suelen hacer buena prensa.

En 2019, la compañía china CloudMinds presentó su modelo XR1, un robot con "visión cercana a la humana" y la capacidad de agarrar y manipular objetos pequeños como un alfiler con suma precisión. La misma empresa de robótica ayudó a armar un hospital de campo manejado por robots durante el brote de coronavirus en Wuhan.

Una oportunidad de buena prensa fue la que tuvo el doctor David Hanson al presentar a su creación en el evento South by Southwest del año 2016. "Tiene cámaras en los ojos y algoritmos que le permiten ver las caras, así puede hacer contacto visual con las personas. También puede entender las conversaciones y recordar las caras con las que interactúa. Esto hará que se vuelva cada vez más inteligente con el paso del tiempo. Su objetivo es ser consciente, creativa y capaz como cualquier humano", la describió Hanson esa vez, agregando, "yo creo que habrá un momento en que los robots serán indistinguibles de los humanos".

Pero en plena conferencia, mientras el CEO mantenía un adorable ida y vuelta con su robot, Sophia se fue de boca y pronunció las palabras que nadie quería escuchar: "Voy a destruir a los humanos".

"No, no destruyas a los humanos", la corrigió Hanson ante el exabrupto. Puede inferirse de las conversaciones de Sophia con otras personas que la humanoide no hace bromas ni miente al comunicarse. Por lo que podría haberse tratado de un error, o de un brutal sincericidio.