La sombra de Thatcher se tiende sobre la política británica

·4  min de lectura
La entonces primera ministra británica Margaret Thatcher, en 1980. (Foto AP) (ASSOCIATED PRESS)

LONDRES (AP) — Dos personas se postulan para ser el próximo primer ministro de Gran Bretaña, pero una tercera presencia se cierne sobre la contienda: Margaret Thatcher.

La difunta ex primera ministra lideró Gran Bretaña en la década de 1980 y ha dejado un legado grande y cuestionado. Los críticos la ven como una ideóloga intransigente cuyas políticas de libre mercado desgastaron los lazos sociales y destruyeron las comunidades industriales del país. Pero para el gobernante Partido Conservador, Thatcher es un ícono, una inspiración y el espíritu rector que hizo que Gran Bretaña se adaptara a la era moderna.

En la contienda para reemplazar a Boris Johnson como líder conservador y primer ministro, tanto la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, como el exjefe del Tesoro, Rishi Sunak, afirman encarnar los valores de Thatcher, quien murió en 2013 a los 87 años.

Cuando les preguntan quién ha sido el mejor primer ministro de Gran Bretaña, ambos candidatos responden sin vacilar que Thatcher. Sunak pronunció un discurso clave en Grantham, la ciudad natal de la difunta líder, y se declaró partidario del “thatcherismo de sentido común”, mientras su esposa e hijos se tomaban fotos frente a la estatua de bronce de la “Dama de Hierro”.

Truss habla de sus propios orígenes modestos, invitando a comparaciones con Thatcher, la hija de un tendero, y adopta poses y atuendos (vestidos azules atrevidos, blusas con lazo en el cuello) que hacen eco del estilo distintivo de la primera mujer que fue primera ministra de Gran Bretaña.

El historiador Richard Vinen del King’s College London dice que Truss es un “Instagram Thatcher”.

Victoria Honeyman, profesora asociada de política británica en la Universidad de Leeds, dice que Thatcher es “un talismán” para los conservadores. Robert Saunders, un historiador en la Universidad Queen Mary de Londres, cree que ella “se ha convertido en una criatura mítica”.

“Al igual que el martillo de Thor, el bolso de Thatcher puede otorgar poderes divinos a quienes se consideren dignos de levantarlo”, escribió Saunders en el sitio web Unherd.

En cierto sentido, la fijación de Thatcher se explica fácilmente. Llevó a los conservadores a tres victorias electorales sucesivas y nunca fue derrotada en las urnas. Eventualmente, fue derrocada, como Johnson, por su propio partido, expulsada en 1990 después de 11 años en el poder.

La década de Thatcher en el poder, a través de la guerra y la paz, el auge y la caída, también ofrece ricas opciones para que los acólitos elijan. Fue una líder en tiempos de guerra con Argentina por las Islas Malvinas, una demócrata que se enfrentó a la Unión Soviética y vio el final de la Guerra Fría, una capitalista que arremetió contra los sindicatos y desató el poder de los mercados financieros.

El legado económico de Thatcher también se cuestiona. Truss y Sunak afirman estar ofreciendo la economía thatcheriana, pero sus políticas son muy diferentes. Truss dice que aumentará el endeudamiento y reducirá los impuestos de inmediato para aliviar la crisis del costo de vida de Gran Bretaña, mientras que Sunak dice que es vital controlar primero la creciente tasa de inflación del país.

El nuevo líder británico será elegido por unos 180.000 miembros del Partido Conservador, muchos de los cuales consideran a Thatcher una heroína. Millones de otros votantes británicos la recuerdan de manera diferente.

Thatcher privatizó industrias estatales, vendió viviendas públicas y derrotó a las mineras de carbón de Gran Bretaña después de una amarga huelga de un año. Bajo su liderazgo, industrias cerraron y millones de personas se quedaron sin trabajo, especialmente en el norte de Inglaterra.

Esos recuerdos no son tan vívidos para Truss, de 47 años, que era un adolescente cuando Thatcher dejó el cargo. Sunak, ahora de 42 años, tenía solo 10 años en 1990.

Pero el veterano conservador de 84 años, Norman Fowler, que sirvió en el gobierno de Thatcher y luego se desempeñó como presidente de la Cámara de los Lores, advirtió a los candidatos que no “exageren” con la adoración de la “Dama de Hierro”.

“Estuve en su gabinete, en la sombra y en la realidad, durante 15 años”, dijo Fowler a Times Radio. “Incluso yo no diría que ella era perfecta en todos los sentidos. Y por lo tanto, el partido no necesita modelarse completamente sobre ella. Así que le daría un descanso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.