Sobreviviente del 11 S que escapó del World Trade Center se reencuentra con quien la ayudó hace 20 años

·6  min de lectura

Sharon Premoli nunca dejó de pensar en el hombre que acudió en su ayuda cuando de alguna manera sobrevivió al colapso de la Torre Norte del World Trade Center.

Y ese buen samaritano, el neoyorquino Fred Hill, nunca dejó de pensar en ella.

En el primer aniversario de los ataques de Al-Qaeda que mataron a casi 3 mil personas, ella le envió una pequeña bandeja de plata de Tiffany and Co, en la que estaban grabadas algunas palabras del Talmud. “Salvar una vida es salvar el mundo”.

Después de eso, perdieron el contacto, cada uno de ellos siguió adelante con su vida e intentó, como tantos, seguir adelante, o al menos manejar mejor, esos estremecedores eventos.

En este aniversario número 20, Hill, con la ayuda de su pareja, Simone Della Valle, hizo un esfuerzo especial para localizar a Premoli. Investigando un poco en línea, Della Valle vio un artículo que Premoli había publicado sobre su notable historia en The Independent.

“Alrededor de las 8 pm del sábado [11 de septiembre de 2021] sonó el teléfono”, contó Premoli esta semana. “Le pregunté quién era y la persona dijo ‘Fred Hill’”.

Ella agregó: “Él dijo ‘Te he estado buscando. Mi novia te encontró’. Le dije: ‘No puedo recordar el 11 de septiembre sin pensar en ti’, y él dijo que sentía lo mismo. Fue extraordinario”.

En el relato que Premoli publicó sobre su supervivencia, narró que bajó la escalera de la Torre Norte desde sus oficinas en el piso 80, mientras la gente cantaba himnos y los bomberos subían. Entonces la torre se derrumbó.

Leer más: Líder de Al Qaeda aparece en video en aniversario del 11-S

“Cuando recuperé la conciencia, estaba despierta, pero en una oscuridad total, el tipo de negro total que uno podría imaginarse siendo enterrado vivo, y lo estaba”, escribió.

Su relato, que forma parte de unas memorias que espera publicar una vez que se complete el litigio sobre el 11 de septiembre, terminó cojeando en una calle del Bajo Manhattan, sangrando y aturdida, con el tobillo roto y los pulmones quemados. Su cuerpo estaba plagado de fragmentos de escombros.

Pero su historia no terminó ahí. Mientras Premoli subía cojeando por Hudson Street, Hill, cuyo apartamento estaba en esa cuadra y que estaba en la calle, la vio mientras intentaba cojear hacia el norte. No la conocía. Pero sabía que necesitaba ayuda.

“Fred Hill y su esposa fueron mis rescatadores. Me dejaron darme una ducha, me dieron algo de ropa, me dejaron esperar en su apartamento 12 horas mientras un amigo de Boston venía a buscarme”, reveló. “Totalmente desconocidos. Simplemente me sacaron de la calle”.

De manera crucial, Hill pudo comunicarle a la ansiosa hija de Premoli que su madre, que ha estado en el piso 80 de la Torre Norte, donde trabajaba para Beast Financial Systems, estaba viva.

Aunque la mayoría de las líneas telefónicas desde Nueva York no funcionaban, era posible llamar. Tal como estaban las cosas, la hija Hill, que vivía en Washington DC, estaba igualmente preocupada por él, dado lo cerca que estaba su apartamento de las Torres Gemelas.

Durante una de esas llamadas, Hill le dio a su hija el número de teléfono de la hija de Premoli, Sasha, que en ese momento vivía en Los Ángeles, y le pidió que le contara lo que había sucedido.

Hill, de 71 años, que ahora vive en Arizona, expresó que la llamada entre las dos hijas había sido profundamente emotiva.

Él dijo: “Su conversación fue algo así como ‘Hola, no me conoces, mi nombre es Adrienne Hill, pero tu mamá está bien’. Y la hija de Sharon empezó a gritar ‘¿Cómo lo sabes? ¿Cómo sabes eso?’ Mi hija respondió: 'Está bien. Está bien. Ella está con mi papá. Mi papá tiene un apartamento en Nueva York’. Y luego ambas empezaron a llorar y sollozar.”

Hill, de 71 años, un exoficial de policía, que también tiene un hijo, y que ahora trabaja en finanzas personales para Coastline Wealth Management, mencionó que no creía que él y su exesposa hicieran nada extraordinario, ciertamente nada que justifique que ser llamados “rescatadores”por Premoli.

“No fue un rescate”, aseguró. “Era una persona que veía a alguien angustiado en un momento en el que parecía que el mundo se estaba poniendo patas arriba”.

Sin embargo, ambos estuvieron de acuerdo, aunque solo pasaron 12 horas en compañía del otro, la intensidad de la circunstancia había dejado una conexión profunda.

“Cuando pasas por algo así, creo que pone marcadores de memoria en tu alma”, explicó.

“Y [después] de experimentar eso con ella… me siento más cerca de ella que algunas personas que he conocido de toda mi vida. Porque tenemos algo de lo que pocas personas pueden hablar. Pasamos por una experiencia horrible, y parte de ella fue juntos. Y los dos salimos por el otro lado”.

Cuando leyó el relato de Premoli y luego habló con ella en el vigésimo aniversario, Hill se enteró de que la mujer a la que ayudó ha pasado gran parte de los últimos 20 años buscando justicia por lo sucedido.

Ella es una de las demandantes en una demanda que alega que funcionarios de Arabia Saudita ayudaron a los secuestradores, 15 de los cuales eran ciudadanos del reino. Arabia Saudita ha negado repetidamente esa afirmación, y lo hizo nuevamente en el vigésimo aniversario de los ataques.

Tanto Hill como Premoli, que ahora vive en Vermont, también están convencidos de que no se permitirán perder el contacto una vez más.

“Tengo un buen amigo en Vermont, bueno, en realidad ahora tengo dos”, mencionó Hill, quien confesó que esperaba que pudieran reunirse el próximo año.

“Como dije, fue una experiencia increíble. La gente dice: ‘Bueno, siempre hay algo bueno que surge del mal’. Supongo que una cosa buena fue que conocí a Sharon”.

Reveló que otra cosa positiva que tomó del episodio, sucedió más tarde ese mismo día.

En la noche del 11 de septiembre, Hill caminó hacia el sur cerca del sitio de las torres derribadas, un área que rápidamente se conocería como “zona cero”. Explicó que los trabajadores de emergencia habían establecido un puesto de mando y estaban buscando voluntarios para ir y tratar de encontrar sobrevivientes.

“Esta calle estaba llena, quiero decir hombro con hombro, 10 personas al otro lado. Había literalmente cientos de personas, quizás miles, esperando en silencio para inscribirse, para hacer todo lo que pudieran para ayudar”, contó.

“Pensé para mí mismo, está bien, va a ser difícil, pero vamos a superar esto. Porque, si lo piensas bien, esa gente estaba tratando de hacer, quizás de una manera más grande, lo que yo había hecho por Sharon”.

Relacionados

Escapé del piso 80 de la Torre Norte el 11 de septiembre – luego se derrumbó sobre mí

Bomberos que respondieron a los ataques del 11 de septiembre tienen 13% más de probabilidades de contraer cáncer

Aniversario del 11 de septiembre: Bruce Springsteen hace llorar a espectadores con actuación “emotiva” en servicio conmemorativo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.