Silencio, flores y memoriales improvisados en Londres tras la muerte de la reina Isabel II: “Era la madre de todos”

·9  min de lectura
Buckingham; london; londres; Reina Isabel III; Mundo; Color Betta
Un memorial improvisado afuera del castillo de Windsor - Créditos: @Adam Davy

LONDRES.- Revolucionada, devastada, en shock. Decir que el Reino Unido está de luto es poco. Aunque no hubo un atentado, ni un terremoto, ni un desastre de esa naturaleza, la sensación es como si hubiera ocurrido algo así, una hecatombe. La reina Isabel II murió y ya nada es como antes.

El cambio, abrupto, violento aunque esperado, inexorable, se nota desde que uno llega al aeropuerto. “Todos nosotros en Heathrow estamos apesadumbrados por la muerte de Su Majestad la Reina. Ofrecemos nuestras condolencias a la familia real, al pueblo británico y a todas las naciones del Commonwealth en este momento”, se lee en diversos carteles, por supuesto negros y en pantallas de la estación aérea. Mensajes del mismo tenor dominan las estaciones de subte, las paradas de los famosos ómnibus rojos, y demás sitios de la ciudad, donde fotos de ella, con corona y vestido pomposo, junto a las fechas de los años de su nacimiento y muerte, 1926-2022, hacen que su dramática presencia-ausencia, se viva más fuerte que nunca.

Las flores y los tributos se muestran fuera del Palacio de Buckingham en Londres
Las flores y los tributos se muestran fuera del Palacio de Buckingham en Londres - Créditos: @DANIEL LEAL

A las once de la mañana de un día que marca una nueva era, un nuevo inicio, sin ella, que ha dejado a una nación y al mundo huérfanos, y con el nuevo rey, Carlos III -que esperó toda la vida este momento y nadie sabe si estará a la altura-, el silencio de un vagón de la línea Piccadilly del metro es impresionante. Nadie sonríe, todos parecen ensimismados en pensamientos de una era que ya no volverá. Tristes. Muchos visten de negro y muchos otros llevan en su mochila, en su mano, en una bolsa, un ramo para ella, The Queen. Hay flores de todo tipo, rosas, lilas, orquídeas, margaritas, girasoles y algunos hasta llevan plantas.

Todos parecen estar cumpliendo una suerte de peregrinación catártica hasta algunos de los palacios reales de esta capital, alguna iglesia, el Parlamento, cualquier lugar institucional donde puedan sacar afuera toda esa congoja, ese dolor, ese ahogo, que llevan dentro. El clima es impactante y no comparable, para nada, al que hubo después de la muerte de Lady Di, hace 25 años, otro evento que marcó a fuego a la casa Windsor. Esta vez las cosas son muy distintas: se terminó una era.

“Estoy devastada, es una pérdida enorme, yo la amaba, estuvo en mi vida desde que nací. Fue una persona fantástica, dedicada a su nación, que antepuso el deber a todo el resto”, explica a LA NACION Laurene Way, dueña de un salón de belleza que junto a su mamá, Lorette, viajó tres horas desde Brighton para llevarle un ramo de flores a Su Majestad.

“Hoy aquí no es feriado, se trabaja, pero por respeto cerré mi salón, no podíamos no venir”, dice Laurene, de 29 años, mientras sale de la estación de subte de St. James Park, una de las más cercanas a Buckingham Palace. “Laurene está tan devastada que, aunque está casada, anoche se quedó a dormir en mi casa”, precisa su mamá, contadora de 59 años que también decidió tomarse el día por ella, por la Reina.

Laurene y Lorette Way, de Brighton
Laurene y Lorette Way, de Brighton - Créditos: @Elisabetta Piqué

El cielo está nublado, de vez en cuando, caen unas gotas, aunque también de repente sale el sol. Una masa de gente silenciosa de todas las edades -madres con chicos en cochecito, jóvenes en bici, ancianos en sillas de ruedas-, avanza por el Mall, en cuyos costados van apareciendo centenares de vallas apiladas. Vallas que indican que algo enorme está sucediendo y sucederá en los próximos días. El objetivo, la meta de esta peregrinación laica es el imponente Palacio de Buckingham, donde toda su vida vivió “ella”. La Reina, que ya no está y que eligió partir en el lugar que más amaba, el castillo de Balmoral, en Escocia. Allí pasaba las vacaciones, hacía trekking por las montañas junto a sus perros, se embarraba las botas saliendo junto a sus amados caballos.

Una ardilla sube velozmente por un árbol, casi histérica, cuando a las 13 locales, en uno de los ritos de este funeral que durará diez días y servirá para que todos puedan elaborar el luto, sacar afuera el dolor, el silencio es roto por el estruendo de la primera de las 96 salvas de cañón disparadas desde diversas partes del corazón de la ciudad. Una salva para cada año que la reina, que sonríe desde las tapas de los diarios y ya no está, vivió, demostrando una apego al servicio, al deber, extraordinarios.

El silencio también es roto por alguna gaviota y por algunos sollozos de una multitud que, en otra forma de catarsis, con su celular levantado de entre la alfombra de cabezas, graba el momento, un momento histórico.

Tristan Roper-Caldbeck
Tristan Roper-Caldbeck - Créditos: @Elisabetta Piqué

“Sí, Londres está bajo shock, todo el país está bajo shock y para mí era necesario venir porque la reina Isabel fue parte de nuestra nación por mucho tiempo, fue una figura muy fuerte, incluso durante la pandemia, siempre estuvo con nosotros, guiándonos, teniendo palabras de consuelo toda vez que tuvimos problemas y brindó su vida para servir a sus súbditos”, asegura Tristan Roper-Caldbeck, analista de una empresa que aprovechó la hora del almuerzo para acercarse junto a tres colegas con un ramo de flores. “Traje tres rosas fucsias porque a ella le gustaban los colores encendidos”.

El rey Carlos III y su esposa Camilla miran las ofrendas florales al frente del palacio de Buckingham
El rey Carlos III y su esposa Camilla miran las ofrendas florales al frente del palacio de Buckingham - Créditos: @YUI MOK

No es fácil dejar el ramo en homenaje a la Reina frente a las rejas del Palacio. Hay demasiada gente. Gente de todas las razas, colores y edades. Se ven kipás judías, turbantes musulmanes, skin pelados y tatuados, señoras mayores elegantísimas, mujeres en túnica y velo. Hay tanta gente -entre ellos, también, turistas y legiones de periodistas de todo el mundo-, que la señal de los celulares funciona pésimo.

Mientras unos intentan avanzar hacia las rejas para dejar sus flores, sus mensajes, algunos peluches, otros se han instalado y montado virtuales campamentos, como el que surge alrededor de la estatua dorada del Memorial de la Reina Victoria, en la plazoleta que se levanta frente a la entrada principal de Buckingham. Los bobbies (policías) intentan encauzar a la marea humana a través de las vallas. “Por favor, pasen por aquí”, piden, ostentando paciencia, muy gentiles.

Dina y la beba Laila
Dina y la beba Laila - Créditos: @Elisabetta Piqué

Dina, de 35 años, vestida de riguroso negro y que abraza fuerte a su beba 10 meses, Laila, está consternada. Y aunque al principio cuenta que ella en verdad es jordana y que vive desde hace dos años en Inglaterra porque su marido, Rami, trabaja aquí, cuando le pregunto por qué vino, rompe en lágrimas. “No era solo la reina de Inglaterra, era la reina de todo el mundo, era la madre de todos”, explica, entre sollozos.

“Es una pérdida para todos porque la Reina era un ícono y esto es el final de una era”, suma. “Por suerte, di a luz a mi hija antes de que muriera”, concluye, autoconsolándose y abrazando aún más fuerte a la beba, que no sabe que está viviendo un momento único. Un antes y un después para el Reino Unido.

La llegada del Rey

El Big Ben que se ve a lo lejos marca las dos de la tarde y hay movimiento en el ambiente. Los bobbies se muestran más nerviosos y piden a la multitud despejar una zona para que quede un corredor abierto ante la puerta lateral derecha del Palacio. Dos helicópteros revolotean en el cielo. Está llegando él, el nuevo rey, Carlos III, junto a la flamante reina consorte, Camilla, que acaban de arribar desde Balmoral, donde quedó el cuerpo de la Reina, que será trasladado a Londres en los próximos días.

Natalie Lam, nacida en Hong Kong
Natalie Lam, nacida en Hong Kong - Créditos: @Elisabetta Piqué

“Seguramente Carlos va a tener un estilo distinto al de ella, pero no podemos perder la fe en él”, comenta Natalie Lam, una chica de 29 años que cuenta que gracias a la Reina y a que nació en Hong Kong cuando aún era un protectorado británico, ahora vive en Inglaterra. “Estudié aquí Economía, había vuelto a Hong Kong, pero después de la represión de los últimos años, volví y decidí quedarme aquí para siempre. Es gracias a la Reina que tengo visa y pasaporte británico y mis padres también”, subraya, agradecida. “También en Hong Kong la gente está triste de que ella haya muerto, siempre respaldó nuestra libertad, nuestra democracia”, asegura.

Arekina Rodrigues, de la India
Arekina Rodrigues, de la India - Créditos: @Elisabetta Piqué

En primera fila, esperando ver por primera vez llegar al Palacio a ese primogénito que esperó décadas para subir al trono, Arekina Rodrigues, joven de 35 años que trabaja en un jardín de infantes, oriunda de la India pero que vive en el Reino Unido desde hace un año, no oculta su emoción. Muestra el anillo de oro con la imagen de la Reina y confiesa: “Yo siempre fui su fan, siempre fue mi sueño verla y pude hacerlo, aunque de lejos, en su Jubileo, hace poco. Estoy shockeada porque ella fue la razón por la cual yo elegí venir a vivir a este país. Y ahora siento que perdí una parte de mí”.

“¡God save the King! ¡God save the King” (”Dios salve al Rey”), grita la gente, en forma contenida, medida, respetuosa, cuando finalmente llega el convoy real. Demostrando que quiere seguir la huella de esa madre única, fuerte, devota al deber y quizás no tan afectuosa como hubiera querido de niño, que solo dejó que fuera rey al morir -y no antes-, Carlos III se baja del Rolls Royce negro de la corona. Junto a Camilla, la reina consorte que tanto escandalizó a todos cuando eran amantes -y el flamante rey traicionaba a Lady Diana, la “reina de los corazones” muerta trágicamente hace 25 años-, se da un primer baño de multitud. Sin guantes, le da la mano a la gente, incluso recibe el beso de una señora, una primera prueba de fuego. ¿Tendrá la misma empatía, el mismo carisma, la misma garra que Ella, que no tiró la toalla hasta el final?

“¿Saldrán al balcón ahora?”, se pregunta la multitud, que más allá de la primera aparición del nuevo monarca, sigue luciendo desorientada, devastada, huérfana.

Ana y Georgia Winter, de Middlesbrough (noreste Uk)
Ana y Georgia Winter, de Middlesbrough (noreste Uk) - Créditos: @Elisabetta Piqué

Anna y Georgia Winter, madre e hija de 42 y 23 años, que viajaron tres horas desde Middlesbrough, en el noreste de Inglaterra, para rendirle su tributo a ella, la reina, lucen tristes, como todo el mundo.

“Ella fue parte de mi vida, de toda mi vida, significó muchísimo para mí y valoro todo lo que ella hizo para todos nosotros, para la nación”, dice Anna, que cuenta que está al frente de emprendimientos online, pero que se tomó el día, un día histórico, el primero sin Ella viva. “Ella siempre estuvo para nosotros y pensé que yo también tenía que estar hoy aquí”, explica Anna, midiendo cada una de sus palabras. “Y ahora que estoy acá -inspira-, me siento mejor, en paz”.