Shanghái prepara más pruebas de COVID-19 en medio de nuevas restricciones en toda China

·4  min de lectura

Por Roxanne Liu y Ryan Woo

PEKÍN, 11 jul (Reuters) - Numerosas ciudades chinas están adoptando nuevas medidas de restricción frente al COVID-19, desde la paralización de las empresas hasta los confinamientos, para frenar las nuevas infecciones, mientras el centro comercial de Shanghái se prepara para otra campaña de pruebas masivas tras detectar la subvariante de ómicron BA.5.

Mientras China se aferra a su política "dinámica de cero contagios" para acabar rápidamente con todos los brotes, las estrictas medidas de restricción de los gobiernos locales se producen a pesar del bajo número de casos, en un momento en el que gran parte del mundo convive con el virus.

El Gobierno central ha dicho que las restricciones deben ser lo más específicas posible para reducir el daño a la segunda economía del mundo, después que las grandes interrupciones de este año obstruyeran las cadenas de suministro mundiales y afectaran al comercio internacional.

BA.5, altamente transmisible, está provocando brotes en muchos países fuera de China y ha dado muestras de una mayor capacidad para escapar a las reacciones de anticuerpos provocadas por las vacunas en comparación a otras subvariantes de ómicron, según las autoridades sanitarias.

El descubrimiento de una de estas infecciones en Shanghái eleva la importancia de limitar rápidamente un brote incipiente para evitar medidas más perturbadoras, similares al confinamiento de abril y mayo, que afectó la economía y los mercados mundiales.

La moneda china, el yuan, bajó frente al dólar, y las bolsas también se debilitaron.

Los datos de China que se publicarán esta semana —cifras comerciales de junio el miércoles; ventas minoristas y producción industrial del mes pasado y producto interior bruto de abril-junio el viernes— probablemente confirmarán que la economía se desaceleró bruscamente en el segundo trimestre en medio de los confinamientos por coronavirus en Shanghái y otros lugares.

Shanghái, la ciudad más poblada de China, con 25 millones de habitantes, ha pedido a los habitantes de varios distritos que se sometan a dos pruebas en otra ronda de exámenes masivos del martes al jueves, similar a la de la semana pasada.

Sus habitantes ya se someten a las pruebas cada pocos días para asegurarse el acceso a diversos lugares y al transporte público.

Las autoridades y algunos inversores esperan que estas incesantes pruebas descubran las infecciones con la suficiente antelación para mantenerlas bajo control.

El riesgo de un confinamiento prolongado de una gran ciudad se ha reducido con los controles tempranos, dijo UBS Global Wealth Management.

"Esperamos que las restricciones por el COVID, principalmente en forma de miniconfinamientos continuos durante el resto del año, sean menos perturbadoras para la producción o las cadenas de suministro, junto con el despliegue gradual de nuevas medidas de ayuda", dijo en una nota.

Los recuentos diarios de infecciones de transmisión local en Shanghái han aumentado desde el 5 de julio, frente a cifras de un solo dígito a principios de este mes, pero siguen siendo minúsculos en comparación con los estándares mundiales.

La mayoría de los casos recientes se han producido entre los que ya estaban en cuarentena.

NUEVAS RESTRICCIONES EN OTROS LUGARES

El 10 de julio, China continental notificó 352 nuevas infecciones por COVID de transmisión local, 46 de ellas sintomáticas y 306 asintomáticas, informó el lunes la Comisión Nacional de Salud.

En la provincia central de Henan, la ciudad de Qinyang ha bloqueado casi por completo a sus casi 700.000 residentes desde el domingo, con una persona de cada hogar autorizada a salir cada dos días para comprar alimentos.

En algunas zonas, se ha dicho a la gente que no salga de casa en absoluto.

Cuatro importantes distritos de la ciudad noroccidental de Lanzhou, en la provincia de Gansu, y las ciudades meridionales de Danzhou y Haikou, en la provincia de Hainan, están sometidos a restricciones temporales durante varios días, con espacios de ocio y culturales cerrados.

La normativa afecta a unos 6 millones de personas en las tres ciudades.

La ciudad de Nanchang, en la provincia meridional de Jiangxi, con 6,3 millones de habitantes, cerró el sábado algunos locales de ocio, aunque no se especificó la duración de las prohibiciones.

En la provincia noroccidental de Qinghai, la ciudad de Xining inició el lunes una campaña de pruebas masivas después que una persona diera positivo el domingo.

Varios distritos importantes de la metrópolis sureña de Cantón también iniciaron el lunes las pruebas masivas.

(Información de Roxanne Liu y Ryan Woo; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.