Sentencia de Nikolas Cruz: esta es la cronología del tiroteo en la escuela secundaria Stoneman Douglas

·6  min de lectura

Nikolas Cruz, el hombre condenado por matar a tiros a 17 personas y herir a otras 17 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, el 14 de febrero de 2018, enfrentará la sentencia por sus crímenes a partir del lunes 18 de julio.

Cruz —un exalumno de la institución que había sido miembro de su equipo de rifle de aire comprimido y que fue expulsado por su historial disciplinario— tenía sólo 19 años cuando llegó ese día en un Uber con un rifle semiautomático AR-15 comprado legalmente y mató a tiros a 14 estudiantes y tres miembros del personal en lo que había resultado ser una de las masacres escolares más mortíferas de la historia de Estados Unidos.

Posteriormente, se entregó a la policía y se declaró culpable de 17 cargos de asesinato en primer grado y 17 de intento de asesinato. Sus acciones desencadenaron un movimiento de protesta en todo el país que exigía medidas más estrictas de control de armas y un desagradable debate político en el que los supervivientes del ataque, incluidos David Hogg y Emma González, fueron acusados de ser “actores de crisis” pagados por miembros de la derecha conspirativa.

Nikolas Cruz llegó al campus el día del ataque aproximadamente a las 2:19 pm con una camiseta guinda con el escudo de la escuela. Llevaba una bolsa de lona negra que contenía su arma y varios cargadores de munición, algunos de los cuales, al parecer, tenían esvásticas dibujadas, algo que coincidía con su personalidad racista en línea.

Un vigilante de la escuela lo reconoció caminando “a propósito” hacia el edificio 12, en el que hay 30 aulas, pero no se activó el “código rojo”, alegando posteriormente un tecnicismo de formación como excusa para dudar.

Cruz entró debidamente en el bloque dos minutos después y se quedó en una escalera para desempacar su rifle.

“Será mejor que te vayas de aquí”, advirtió al estudiante de 15 años, Chris McKenna, que pasó por allí.

“Va a empezar a haber mucho lío”.

Mientras McKenna corrió en busca de ayuda, Cruz salió de las escaleras de un primer piso y comenzó a disparar indiscriminadamente por un pasillo, atravesando puertas en una matanza que mató a 11 personas e hirió a otras 13 en menos de dos minutos.

A las 2:22 pm, se hizo sonar la alarma de incendios de la escuela para obligar a los alumnos a evacuar mientras llegaba la policía.

Un minuto más tarde, el oficial de recursos de la escuela, el ayudante Scot Peterson, emitió una alerta por radio en la que advertía que se habían producido disparos, sugiriendo que lo que él pensaba que eran balas pudieran en realidad ser petardos.

Posteriormente, se le vio en las imágenes de las cámaras de seguridad en la esquina sureste del edificio 12, donde permaneció mientras duró el ataque. Esta decisión le hizo recibir duras críticas tras el suceso y ser tildado de “cobarde” por el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya que Peterson insistió en que no había podido determinar de dónde procedían los disparos.

Mientras tanto, Cruz volvió a las escaleras y abrió fuego de nuevo en el segundo piso, pero esta vez no alcanzó a nadie. Finalmente, repitió la táctica en el tercer piso, donde mató a sus últimas seis víctimas e hirió a otras cuatro.

Nikolas Cruz en la corte (South Florida Sun Sentinel/AP)
Nikolas Cruz en la corte (South Florida Sun Sentinel/AP)

Mientras los estudiantes aterrorizados se refugiaron en las aulas, y algunos informaban el desarrollo del suceso en las redes sociales, Cruz instaló un bípode en la sala de profesores sobre el que montó su arma con la intención de disparar hacia el campus como un francotirador.

Sin embargo, no pudo reventar las ventanas, ya que resultaron ser de cristal resistente a huracanes.

A las 2:28 pm, abandonó su arma para escapar por otra escalera, y consiguió huir del lugar dirigiéndose a las pistas de tenis de la escuela y mezclándose con los estudiantes para disimular, su matanza a tiros se desarrolló en menos de cinco minutos.

A las 2:32 pm, cuatro agentes de policía de Coral Springs y dos ayudantes del sheriff del condado de Broward entraron por primera vez en el edificio y se enfrentaron a las horribles consecuencias de las acciones de Cruz.

Tras abandonar el recinto de Stoneman Douglas, el asesino entró a un Walmart de Coral Springs a las 2:50 pm, se detuvo en un restaurante Subway para tomar un refresco, se sentó en un McDonald’s y fue identificado por el policía del condado de Broward, Michael Leonard, que lo detuvo en el barrio de Wyndham Lakes de la localidad a las 3:41 pm.

En una rueda de prensa celebrada a las 6:27 pm, el sheriff del condado de Broward, Scott Israel, confirmó el número de muertos e identificó a Cruz como el sospechoso detenido.

Esa misma noche se celebraron vigilias a la luz de las velas por las víctimas, a las que asistieron miles de personas y en las que los dolientes corearon “¡No más armas!”.

Al día siguiente, Cruz compareció ante el tribunal y fue descrito por su abogado de oficio como un “niño profundamente perturbado que ha soportado muchos traumas emocionales en un corto periodo”, en alusión a la muerte de sus padres adoptivos y a su caótica adolescencia.

En los días posteriores a la atrocidad, algunos de los supervivientes de Parkland se unieron para formar Never Again MSD, un grupo de protesta que pide el fin de la violencia con armas.

David Hogg, superviviente del tiroteo en la escuela de Parkland y cofundador de March for Our Lives, hace una pausa mientras habla durante una manifestación frente a la oficina del senador republicano Marco Rubio en Miami para pedir una reforma de armas el 3 de junio de 2022 (Wilfredo Lee/AP)
David Hogg, superviviente del tiroteo en la escuela de Parkland y cofundador de March for Our Lives, hace una pausa mientras habla durante una manifestación frente a la oficina del senador republicano Marco Rubio en Miami para pedir una reforma de armas el 3 de junio de 2022 (Wilfredo Lee/AP)

El 7 de marzo de 2018, un gran jurado acusó a Cruz de 34 cargos.

El 9 de marzo de 2018, el entonces gobernador de Florida, Rick Scott, firmó un proyecto de ley que aplicaba nuevas restricciones a las leyes de armas del estado y que también permitía armar a los profesores capacitados para usar armas de fuego.

El 13 de marzo de 2018, Cruz fue procesado y la fiscalía notificó su intención de solicitar la pena de muerte.

El 14 de marzo de 2018, un juez emitió una declaración de “inocente” en nombre del acusado, después de que se rechazara una propuesta de los abogados de Cruz de que se declarara culpable a cambio de que la fiscalía retirara su petición de ejecución.

El 24 de marzo de 2018 se celebró en Washington la manifestación “March for Our Lives” [Marcha por nuestras vidas], organizada por Never Again MSD y que exigía una acción nacional.

En el aniversario de un año del ataque, el día de San Valentín de 2019, las familias en duelo, los estudiantes y el personal de Marjory Stoneman Douglas se reunieron en un emotivo tributo para las víctimas.

El 20 de octubre de 2021, Nikolas Cruz se declaró finalmente culpable de todos los cargos y se disculpó por sus acciones.

Su sentencia se retrasó varias veces a causa de la pandemia de covid-19, pero ahora parece que por fin se llevará a cabo. Podría tardar varios meses, dado el gran número de testigos que se espera que declaren.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.