Sí me sentí atacada: Ivonne Montero sobre su participación en reality

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 10 (EL UNIVERSAL).- Tras 91 días dentro de "La casa de los famosos", Ivonne Montero se convirtió en la ganadora de la segunda temporada de este reality show, en el que 17 personalidades del mundo del espectáculo buscaron obtener los 200 mil dólares de recompensa.

La actriz de 48 años de edad destacó por llevar una participación muy solitaria, sobre todo en la etapa final del programa, durante la cual muchos usuarios de redes sociales señalaron que estaba siendo víctima de bullying por parte de sus compañeros, quienes no le hablaban, la aislaban e incluso la atacaban verbalmente.

En entrevista con EL UNIVERSAL ella reconoce que sí llegó sentirse mal por todo lo que le hacían, pero la ilusión de ganar el premio para pagarle una operación a su hija, Antonella, fue lo que la motivó.

"Sí me sentí completamente atacada, trate siempre de ser fiel a mis sentimientos, a mis emociones, no soy una persona conflictiva, no soy una persona que practique la arrogancia o el pisar a las demás personas para salir adelante o humillar a alguien para sentirme fuerte, porque eso es solamente un signo de inseguridad propia y eso es lo que yo veía en mis compañeros, que me querían hacer quedar mal y me ofendían", dice Montero.

La razón por la que varios de los famosos, entre ellos Nacho Casano, Natalia Alcocer y Daniela Navarro la señalaban fue porque consideraron que Ivonne se estaba excusando en la condición de su hija, quien nació con una anomalía cardiaca, para causar compasión, algo que Montero niega completamente

Dentro de la casa la también cantante habló no sólo de lo difícil que ha sido ser madre soltera y sacar adelante a su pequeña, que ha estado varias veces en el quirófano; también de su relación con Fabio Melanitto, quien este 15 de agosto cumple 4 años de haber fallecido tras recibir varios disparos en las calles de la Ciudad de México.

"Aquí vine a descubrir que en mi corazón hay un gran dolor, profundo, que al momento de estarlo hablando y exponiendo lo fui trabajando, fue como hablar con un psicólogo, aunque yo nunca he tenido psicólogos, y eso me hizo entrar en un momento de quebranto, de fragilidad emocional, porque son cosas que me duelen mucho pero no ando por la vida llorando, yo batallando dando energía a mi hija y demostrándole a la gente que hay que tener valor para enfrentar las cosas fuertes de la vida".

Montero aceptó que la situación con sus compañeros muchas veces la tenía tan triste que prefería no salir de la cama y aunque intentó distraerse y apoyar con las labores desde la cocina, ellos no se lo permitieron, por lo que prefirió jugar un juego individual que al final le favoreció.

"Llegó un momento en el que lo que yo cocinaba, la gente no se lo comía y era empezar a tirar la comida y yo les decía 'ahí está, ahí preparé, ahí les cocine' y nadie lo agarraba, entonces en el entendido de que no querían nada de mi parte entonces lo dejé de hacer", recuerda.

Al salir descubrió que se había creado un grupo de fans con seguidores de México, Estados Unidos, Colombia y Perú, quienes muchas veces mandaban helicópteros que sobrevolaban la casa y gritaban su nombre. A todas las personas que se sintieron identificadas con ella y lo manifestaron a través de redes sociales les aconseja que siempre sean auténticas frente a las dificultades de la vida.

"El amor propio es lo más importante, creer en ti, confiar en ti, amarte tal cual eres y aceptar tu realidad. Yo me tardé en entrar al juego porque no lo entendía, me conflictuaba mucho esto de hablar mal, de pelear y las groserías y eso es muy importante, entender cuál es tu realidad y cómo puede cambiar a partir de ti. Para mí la base es que cuando estás bien contigo mismo a lo demás le inyectas esa energía".