¿Semana laboral de cuatro días? En Gran Bretaña comenzó una prueba piloto de seis meses: cómo funciona y quiénes participan

·5  min de lectura
Miles de empleados de 70 empresas en Gran Bretaña participan del programa piloto de la semana laboral de cuatro días
Miles de empleados de 70 empresas en Gran Bretaña participan del programa piloto de la semana laboral de cuatro días - Créditos: @getty images

LONDRES.- Miles de empleados de 70 empresas en Gran Bretaña comenzaron el lunes el primer día de una semana laboral de cuatro días, un programa piloto que es la última prueba en la búsqueda de décadas para reducir las horas de los trabajadores mientras ganan la misma cantidad de dinero.

La prueba de seis meses fue organizada por los grupos sin fines de lucro 4 Day Week Global y 4 Day Week UK y Autonomy, una organización que estudia el impacto del trabajo en el bienestar. Investigadores de la Universidad de Cambridge, la Universidad de Oxford y el Boston College evaluarán su efecto sobre la productividad y la calidad de vida y anunciarán los resultados en 2023, dijeron los organizadores en un comunicado.

El programa en Gran Bretaña sigue esfuerzos similares en otros países, incluidos Islandia, Nueva Zelanda, Escocia y Estados Unidos, donde las empresas han adoptado una mayor flexibilidad en los horarios de trabajo a medida que más personas trabajan de forma remota y ajustan sus horarios durante la pandemia.

“Después de la pandemia, la gente quiere un equilibrio entre el trabajo y la vida”, dijo en una entrevista Joe Ryle, director de campaña de 4 Day Week Campaign. “Quieren trabajar menos”.

La prueba piloto durará seis meses y los resultados se conocerán el año que viene
La prueba piloto durará seis meses y los resultados se conocerán el año que viene


La prueba piloto durará seis meses y los resultados se conocerán el año que viene

Más de 3300 trabajadores de bancos, marketing, atención médica, servicios financieros, comercio minorista, hotelería y otras industrias en Gran Bretaña participan en el programa piloto, dijeron los organizadores. Ryle señaló que los datos se recopilarían a través de entrevistas y encuestas al personal, y a través de las mediciones que utiliza cada empresa para evaluar su productividad.

“Analizaremos cómo responden los empleados a tener un día libre adicional, en términos de estrés y agotamiento, satisfacción laboral y personal, salud, sueño, uso de energía, viajes y muchos otros aspectos de la vida”, dijo Juliet Schor, profesora de sociología del Boston College y la investigadora principal del proyecto.

En Gran Bretaña, el experimento comenzó cuando los empleados regresaron al trabajo después de un feriado de cuatro días en honor a los 70 años del reinado de la reina Isabel II.

Ed Siegel, director ejecutivo de Charity Bank, una de las empresas que participan en el programa piloto, dijo que una semana laboral más corta era el siguiente paso lógico para una fuerza laboral más feliz.

“Durante mucho tiempo hemos sido promotores del trabajo flexible, pero la pandemia realmente generó un impacto en este sentido”, dijo.

Platten’s, una tienda de pescado y papas fritas en Norfolk, Inglaterra, también participa en el programa.

“Creemos que al brindarle a nuestro personal un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, pueden trabajar de manera más eficiente y efectiva”, dijo Callum Howard, portavoz del restaurante.

Un viejo sueño

La semana laboral de cuatro días ha sido un sueño en el mundo laboral durante décadas. En 1956, el entonces vicepresidente Richard Nixon predijo esa situación en un “futuro no muy lejano”. Pero la realidad se ha implementado de manera desigual a nivel mundial a lo largo de los años, dijo en una entrevista telefónica el doctor Schor, quien también dirige la investigación de otros ensayos.

Empresas han adaptado individualmente sus enfoques, particularmente cuando la pandemia puso patas arriba la cultura laboral tradicional. En Estados Unidos, algunas empresas permitieron a los empleados recortar su semana laboral, eliminando los viernes del calendario de trabajo, trabajando en turnos híbridos, aceptando recortes salariales por menos horas o estableciendo sus propios horarios.

En Nueva Zelanda, la empresa Unilever inició una prueba de semana laboral más corta en 2020. En Islandia, una prueba con una reducción del tiempo de trabajo semanal a 35 o 36 horas, que involucró a unos 2500 trabajadores del gobierno, se expandió durante la pandemia, con el 86 por ciento de todos los trabajadores islandeses que ahora tienen -o son elegibles para- horarios más cortos, dijo Schor.

La mayoría de los esfuerzos se están realizando en el sector privado, pero los gobiernos de Escocia y España han anunciado apoyo, incluidos subsidios, para semanas laborales de cuatro días, comentó. Las empresas de Irlanda y Australia comenzarán las pruebas el 1° de agosto, y en octubre comenzarán dos pruebas más en los Estados Unidos y Canadá.

Trabajar desde casa durante la pandemia ha sido el factor principal que impulsó el creciente pedido de una semana laboral más corta, dijo Schor. “Hizo que los empleadores se dieran cuenta de que podían confiar en sus trabajadores”, dijo.

Las compañías también se ven obligadas a reestructurar su forma de trabajar. “Las empresas que realmente tienen éxito en esto eliminan tareas de las agendas de las personas”, dijo. “La reorganización del trabajo más común tiene que ver con las reuniones: el número excesivo de reuniones, la duración excesiva y la falta de eficiencia en las reuniones”.

Por Christine Hauser

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.