Seis meses sin identificar a los autores de las muertes en las protestas masivas de Perú

·2  min de lectura

Lima, 14 may (EFE).- En el fragor de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Perú, este viernes se cumplen seis meses del 14-N, el día más tenso y trágico de la crisis política del pasado noviembre que acabó con el efímero mandato presidencial de Manuel Merino tras las muertes de dos manifestantes.

Medio año después aún no se ha identificado a los responsables de las muertes de los jóvenes Inti Sotelo y Bryan Pintado pese a que todos los indicios apuntan a que murieron por disparos de la Policía, que usó como proyectiles perdigones de plomo, una munición antidisturbios no permitida.

Las investigaciones siguen su curso a cargo de la Fiscalía pero se están dilatando, ya que algunos altos mandos de la Policía no han acudido a varias citaciones para ser interrogados.

A pocos metros del lugar donde recibieron los disparos que les causaron la muerte, se levantó en varias ocasiones un memorial en honor a las dos víctimas, el mismo que periódicamente ha sido destruido por grupos vandálicos de extrema derecha.

MERINO IMPUTADO

En la investigación también está imputado por abuso de autoridad y homicidio doloso el efímero expresidente Merino, congresista del partido Acción Popular, que hasta ahora continúa su labor parlamentaria sin reconocerse responsable de esos hechos.

La repentina llegada al poder de Merino como presidente interino fue el detonante el pasado noviembre de la oleada de protestas más grandes que ha vivido Perú en los últimos 20 años.

Los peruanos salieron masivamente a protestar contra la decisión del Congreso, dominado por la oposición, de destituir al entonces presidente Martín Vizcarra (2018-2020) para que a cambio asumiese el sillón presidencial Merino y cambiase el signo político del Poder Ejecutivo a uno de corte ultraconservador.

La crisis se saldó con la dimisión de Merino y la asunción como presidente interino de Francisco Sagasti, congresista del Partido Morado (centro liberal) que asumió el mandato transitorio para celebrar las elecciones que ya habían sido convocadas por Vizcarra y ceder el poder al ganador el 28 de julio.

INESTABILIDAD PERMANENTE

No obstante, los sectores afines a Merino en el Congreso han intentado ya en dos ocasiones destituir a Sagasti mediante sendas mociones de censura que han sido rechazadas por el pleno del Parlamento.

La última de ellas ocurrió este jueves, en una acción que apenas tuvo 10 votos a favor, pues a Sagasti apenas le quedan dos meses y medio en el cargo antes de que sea sucedido por Pedro Castillo (izquierda) o Keiko Fujimori (derecha), los dos candidatos que se disputan la Presidencia en la segunda vuelta de las elecciones.

El ganador se conocerá el próximo 6 de junio, día en el que están convocados a las urnas más de 25 millones de peruanos para elegir su próximo jefe o jefa Estado para el periodo 2021-2026.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.